Cobrar a 30 días en España no es un mito, es un milagro. Esto es lo que le responderá cualquier proveedor al que le pregunte. Da igual que sea a una pyme de 50 empleados, una “start-up” ( pyme de jóvenes) o a un emprendedor (lo que viene siendo un autónomo de toda la vida). Ya lo decía mi padre, “si te quieres hacer rico, cobra pronto y paga tarde” ¿Es responsable esta forma de generar plusvalías? ¿es está relación responsable y sana? ¿están cambiando las cosas?
Proveedores o socios, reencuentros en la tercera fase

La relación entre estos dos grupos de interés no es fácil. Ya lo indica la última palabra de la frase anterior, interés. Para muchas empresas todavía hoy lo importante es el precio, así que a igual calidad se busca el mejor precio, pero esto es una verdad a medias. El precio siempre afecta a la calidad. A la calidad del producto,  a la calidad de vida de los que lo elaboran o la calidad del servicio. Por eso es necesario reencontrar el vínculo de la rentabilidad responsable entre proveedores y empresas (administraciones públicas incluidas).

La breve historia de la Responsabilidad Social de las Empresas nos muestra una lenta pero clara evolución. El reenfoque en la relación con clientes y empleados -además de en otras muchas cosas como los cambio legislativos, la Gobernanza o el Cambio Climático- ha sido una de las palancas para el éxito de la RSE. Sin embargo, en mi opinión, esa palanca no funciona bien para los proveedores. Le falta “la fuerza de apoyo” y sin esta fuerza, como todos los que estudiaron ciencias saben, no hay palanca que valga.

Desconozco si esta relación entre las partes (proveedor y cliente-empresa) aparece en algún Objetivo de Desarrollo del Milenio, si no es así, debería estar. Lo dicho, hay que reencontrar los puntos de conexión y empezar una nueva fase de amor en esta relación. Lo mismo hay que hacer terapia de pareja. En otros sitios lo hacen y les va bien.

¿Te ha gustado el artículo?

2 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top