La energía renovable no cambia el color de los electrones. De hecho, la energía de tu casa es siempre la misma. Las Garantías de Origen son las que determinan el origen de la energía
¿De dónde sale la energía renovable que consumo
Pixabay

Efectivamente, cuando apuestas por energías renovables la electricidad no se vuelve de otro color. Definitivamente tus electrones no van a ser verdes. En realidad, la energía sigue siendo la misma.

El consumidor final seguirá teniendo la misma calidad de suministro eléctrico independiente de con qué compañía eléctrica esté. Esto se debe a que tras la producción toda la energía se vierte en la red y se mezcla.

Cuando los usuarios se dan cuenta de esta realidad se preguntan: ¿Entonces no consumo renovables? La respuesta no es sencilla.

“La energía que consumimos es la misma de siempre, la que pagas puede no serlo”, explican desde Lucera Energía. Y precisamente para eso están las Garantías de Origen.

La energía por la que pagas, no es la misma que consumes

La que consumen siempre va a ser una mezcla de la producción. Es España el mix energético es en su mayoría no renovable. Solamente el 40% de la energía proviene de energías limpias.

¿Entonces qué me están vendiendo las comercializadoras verdes? Las eléctricas como Lucera comercializan energía 100% renovable a través de las Garantías de Origen (GDO’s), esto significa que la CNMC asegura que la cantidad de energía que compra la eléctrica ha sido previamente vertida a la red por un productor de renovables. De esta forma la energía que los consumidores pagan a la eléctrica, acaba pagándose a los productores de energía limpia.

Aunque es solamente un gesto a favor de las renovables, es un gesto importante. Si todos exigiéramos energía con GDO’s no habría suficientes renovables para dar suministro. Por eso esta medida es una forma de desplazar progresivamente las energías contaminantes en favor de las limpias.

Aunque realmente este es un sistema avalado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, puede no ser suficiente para los consumidores más comprometidos con el medio.

Autoconsumo, ¿es una alternativa?

A pesar de la mala fama que se ha ganado el autoconsumo por culpa del denominado ‘impuesto al sol’, la verdad es que es posible apostar por el autoconsumo para el caso de las viviendas domésticas (con potencia contratada inferior a 10kW).

Si tenemos espacio suficientes para la instalación de paneles fotovoltaicos podemos reducir la factura de la luz y ahorrar con energía renovable y generada por nosotros mismos. No en todos los casos será posible, pero ¿por qué no intentarlo?

En realidad, las renovables avanzan con un paso lento pero certero. Aún queda un largo camino por recorrer, pero es sin duda marcarán el ritmo del futuro energético de todo el mundo.

 

¿Te ha gustado el artículo?

1 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top