De un tiempo para acá somos muchos los que hemos sentido verdadero interés por introducir en nuestras empresas u organizaciones un sentido de responsabilidad hacia las personas que tenemos cerca. Nuestra Responsabilidad Social Empresarial o Corporativa debe ir encaminada hacia tres puntos bien distinguidos: económica, medio ambiente y una contribución a la mejora social
La RSE como impulso de la sociedad

Una empresa fiable, flexible, rentable y capaz, debe además incorporar en su modelo de gestión y de relaciones con sus grupos de interés, actuaciones y proyectos que den respuesta a la construcción interna de valores y comportamientos éticos, a los retos y problemas de las sociedades, al respeto y cuidado de las personas y a la preservación y mejora del medioambiente.

En estos momentos de especial crisis socioeconómica es cuando las empresas deben “mojarse” e implicarse para que la sociedad avance y, buscar ser una institución legitimada socialmente para dar respuesta a las demandas que se le plantea desde los valores y las pautas de comportamiento de la propia sociedad. Nos encontramos en un momento de difícil acceso al mercado laboral, donde cada vez somos más competitivos y disponemos de mayor formación. Sin embargo, no tenemos que obviar a ese colectivo que por diferentes circunstancias –en su mayoría obstáculos encontrados en su camino- tiene complicado el acceso a un puesto de trabajo.

En Fundación Cauce trabajamos para que las personas que se encuentran en una situación de especial necesidad puedan encontrar un nuevo proyecto de vida, bien con formación complementaria o itinerarios concretos de inserción socio- laboral. Que las empresas se involucren en este tipo de acciones consolida la construcción de valores dentro de las mismas. 

Paula Granado Fernández

Directora de Comunicación Fundación Cauce

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top