Escenario de la comunicación no financiera en México: el bienio del cambio 2012-2013
Reportes corporativos en México: situación y tendencias

La comunicación del desempeño corporativo relacionado con el gobierno corporativo y los aspectos sociales y ambientales ha crecido de manera destacada en México desde finales de los años 90, en que se dieron las primeras publicaciones. Ello ha ido de la mano del mayor interés de los inversionistas, y su potencial como herramienta de relacionamiento con el resto de grupos de interés.

El estudio desarrollado por EY México busca contribuir al conocimiento de la comunicación no financiera en el país, entregando una radiografía de la práctica, con las principales características de los informes y las tendencias en cuanto a la forma y su contenido

La elección del bienio 2012-2013 para el análisis, que tiene vocación de continuidad, obedece a que en este período se produjo un punto de inflexión con la publicación de la última versión G4 de la metodología de GRI, referencia global para la elaboración de los informes de sustentabilidad, y el Marco <IR>, primer estándar internacional para el desarrollo de informes integrado.

El primer foco de estudio aborda la situación respecto a las diversas publicaciones existentes, incluyendo los informes de sustentabilidad, los integrados y las Comunicaciones de Progreso (COP). En este último caso se consideran aquellas publicaciones que han sido desarrolladas para informar del avance en la implementación de los 10 Principios del Pacto Mundial pero no convergen con un informe de sustentabilidad al uso, habiendo sido específicamente preparadas con ese objetivo.

Nos encontramos ante un escenario de 157 publicaciones sobre el desempeño 2012 y un 33% más para 2013, en que se alcanzaron 209 publicaciones. La reportabilidad es campo de las grandes empresas privadas, que representan el 67% de los informantes para el bienio, con un 81% de informes de sustentabilidad o integrados, versus la situación en las Pymes en que el 93% son COP.

El siguiente foco ya se ciñe a los informes de sustentabilidad o integrados, con 97 publicaciones para el desempeño 2012 y 104 para 2013. El creciente interés de los inversionistas y la influencia sobre las compañías listadas queda de manifiesto en que ya un 38% de las compañías que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) disponen de informe, en un mercado en que no existen iniciativas de “report  or explain” para los participantes. Si tomamos el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC), que incluye a las empresas con mayor liquidez en la bolsa, un 74% elaboran informe, afianzando su rol en la entrega de información sobre los principales riesgos e impactos sociales, ambientales y de gobernanza, complementando e incluso integrándose con las tradicionales publicaciones del desempeño financiero.

Por sectores de actividad destacan los rubros de servicios financieros y aseguramiento, materiales y equipos de construcción/operación, alimentos y bebidas, y el químico-farmacéutico, todos ellos por encima del 10% del total de informes.

GRI: el estándar de referencia

En cuanto al estándar utilizado, el 75% de los informes ha sido elaborado conforme a la metodología de Global Reporting Initiative (GRI) , con una rápida adopción de la versión G4, que ya fue utilizada en el 23% de los reportes GRI correspondientes a información 2013, y en el 70% de ellos la opción de conformidad adoptada fue la “esencial”.  

Los Principios que GRI establece son claves cómo brújula en el proceso de elaboración del informe. Entre los 4 planteados para la definición de los contenidos del reporte, los de materialidad y participación de los grupos de interés son los más reconocidos. Para las publicaciones del bienio, el 57% se indica la realización de un proceso de materialidad, para enfocarse en “lo que importa y dónde importa”; sin embargo, sólo el 43% como promedio del bienio incluye una referencia a las actividades desarrolladas para determinar los aspectos materiales.

El involucramiento de los grupos de interés es asimismo esencial, referenciado en el 91% de los informes del bienio, si bien sólo el 22% de éstos indica cómo se han determinado los grupos de interés. Existe por tanto una asignatura pendiente al respecto, aportando mayor transparencia.

Verificación de los informes

La emisión de un dictamen por terceros respecto de la veracidad de la información, en un universo muestral de los indicadores reportados, es una práctica que se da en México para el 51% de los informes (de sustentabilidad y los integrados). Permite a la compañía reforzar los sistemas de gestión de la información, detectando oportunidades de mejora que contribuyen a la madurez del proceso de elaboración del informe.

La trayectoria de los informes integrados

A nivel internacional se está produciendo una evolución en el concepto de informe integrado, desde las primeras aproximaciones con una combinación del informe anual y del de sustentabilidad, a una posición más avanzada en que se expresa la creación de valor de manera continua a lo largo del informe, bajo la premisa de los recursos como capitales que se transforman resultado de las actividades de la compañía. Ello corresponde al planteamiento del Marco <IR>, desarrollado por el International Integrated Reporting Council (IIRC).

Durante el bienio 2012-2013 se produce una tendencia a la consolidación de los reportes integrados en México, en torno al 15% de los informes (del total de sustentabilidad o integrados). Se trata de un escenario similar al existente a nivel internacional, si consideramos el 20% que señala el World Business Council for Sustainable Development (WBCSD) para ese período (Reporting Matters, 2014). Sólo una de las compañías aplicó el Marco <IR>, si bien esperamos se vaya incrementando su aplicación entre quienes ya se han embarcado en la elaboración de informes integrados. Cabe destacar asimismo que la práctica totalidad, salvo una excepción para 2012, fueron elaborados además conforme a GRI, que ayuda a definir los contenidos a reportar y permite disponer de indicadores.

Tendencias para el futuro

Las compañías se encuentran ante desafíos ya en el corto plazo respecto a cómo informar  y qué comunicar en relación a los ámbitos de gobernanza, social, ambiental, y también económico, incluyendo la gestión de los riesgos e impactos. Cobrarán protagonismo los nuevos modelos de negocio en desarrollo, como la economía circular, el desempeño en relación a los grandes desafíos globales como el cambio climático, y la valoración de las externalidades, continuando además  el crecimiento en el interés de los inversionistas. Todo ello en un contexto de generalización de la tecnología, que acerca a los grupos de interés y acentúa su demanda de información.

eymexico

¿Te ha gustado el artículo?

3 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top