Si necesitas un buen modelo para arrancar o mejorar tu RSE, aplica la Biomímesis para convertir tu empresa en un bosque comestible
¿Se parece tu empresa a un bosque comestible?

Es posible que estés familiarizado con el término, pero para mí "bosque comestible" era algo desconocido hasta que lo escuché el otro día en el congreso que organizó la Fundación Valores en Vitoria sobre "Proyectos y Utopías para un mundo mejor: Bien Común, Ética y Valores" .

Inmediatamente hice un paralelismo entre el bosque comestible y una empresa socialmente  responsable.

Un bosque comestible es un ecosistema de plantas y animales cuidadosamente diseñado y mantenido, que nos proporciona comida mientras mantiene los beneficios de un sistema natural.

¡Qué sugerente definición de empresa responsable!.

Hagamos un paralelismo entre la definición de bosque comestible y empresa socialmente responsable:

Es un ecosistema de diferentes seres vivos:  personas de diversas culturas, procedencias, experiencias… que conviven en un mismo entorno psicológico (no necesariamente físico) y que contribuyen a la supervivencia de cada uno de los miembros.

Cuidadosamente diseñado y mantenido: claro, necesita un cuidadoso diseño de su razón de ser, sus objetivos estratégicos, sus alianzas, … y todo ello exige a su vez revisión y mejora continua.

Proporciona comida: comida en su acepción habitual (sustento y todo lo relacionado con él) y en su acepción psicológica (bienestar psicológico, sentido de afiliación y de pertenencia, posibilidades de desarrollo personal y profesional…)

Mientras mantiene los beneficios de un sistema natural: la empresa  responsable ayuda a mantener un ecosistema social en el que convive con todos sus partícipes, siendo corresponsable del bienestar de todos ellos.

Además, los términos que se utilizan para explicar el bosque comestible son también muy sugerentes y perfectamente aplicables.  Veamos algunos:

Policultivo. "Cultivar" y "cultura" tienen el mismo origen etimológico.  En el bosque se favorece el cultivo de diferentes especies, en la empresa la integración de diferentes culturas.  De hecho, una empresa que se enraíza en su cultura monolítica tradicional y se defiende de los embates de nuestra cambiante sociedad está condenada al fracaso.

La alta diversidad incrementa la salud del ecosistema: También resulta evidente en el caso de una empresa responsable;  de hecho, cada vez tenemos más empresas que cuidan especialmente las políticas de integración, tanto desde el ángulo de las diferentes personas que se incorporan a la empresa (personas con diferentes  culturas, con capacidades especiales, con conocimientos especiales) como de las que ya forman parte del equipo y van a verse incluidas en una nueva realidad social en el seno de la empresa.

Asegura la fertilidad del suelo. El suelo es la base en la que arraiga esa nueva realidad que da de comer y sostiene a tantos seres vivos. La empresa responsable es aquélla que cuida de sí y de todos los demás elementos del ecosistema (clientes, proveedores, administración, entorno…) de forma respetuosa para que lo básico común continúe siendo fértil.  Esta aproximación es especialmente cierta en aquellas empresas que se enmarcan en nuevos modelos de gestión como la Economía Circular.

No es cultivar el bosque, sino cultivar como el bosque. Esta explicación me gusta especialmente porque se puede enmarcar en la Biomímesis, una corriente que me gusta extrapolar del mundo de la ingeniería al ámbito de la gestión de empresas:  si la naturaleza ha tenido miles de años para hacer ensayos y adoptar la mejor solución, ¿por qué no copiarla en vez de intentar inventar la rueda?.  La naturaleza sabe que el bosque es un ecosistema capaz de mantener con vida una multitud de seres diferentes, de forma simultánea, en buenas condiciones, durante mucho tiempo y sin necesidad de intervenciones externas.  Es decir, una empresa que se siente parte integrante del ecosistema está aportando muchos enteros para que el ecosistema funcione adecuadamente.

Un bosque comestible es como los "huertos caseros" hace miles de años.  Claro, cuando el hombre aún estaba en armonía con la naturaleza y se sentía una parte de ella, no el rey del mundo.  Una empresa responsable tiene esa cosmovisión que le ayuda a plantearse su actividad basándose en el  respeto.  Todos sabemos que la palabra "respeto"  procede de la latina  respectus, atención, consideración.  Y, en definitiva, ¿cuáles son los pilares del nuevo modelo de gestión corporativa que hemos dado en llamar RSE?  Sí, la consideración y el respeto.

Así que, si necesitas un buen modelo para arrancar o mejorar tu RSE, aplica la Biomímesis para convertir tu empresa en un bosque comestible.

-----------

http://www.tendencias21.net/El-mundo-esta-al-reves-y-podemos-cambiarlo_a42487.html

¿Te ha gustado el artículo?

6 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top