Los últimos datos sobre el incremento del nivel del mar derivado de aumento de la temperatura de la tierra nos obliga a cambiar cuanto antes algunos de los modelos de negocio más utilizados
La procrastinación y los modelos de negocio.

Tras diez años de estudios, los científicos del PNAS (Proceedings of the National Academy of Sciences) publicaron hace unos días un interesante informe en el que confirman que el nivel mundial del mar ha aumentado más rápido en los últimos 100 años, que lo que lo hizo en los anteriores 3.000.

Un aumento que, como no podía ser de otra manera, está acelerando y agravando las inundaciones en zonas costeras por todo el planeta.

Pero las malas noticias no se quedan ahí, ya que lo peor está aún por llegar. Ya que, si este aumento del nivel del mar se ha dado tras un incremento medio de las temperaturas de tan solo un grado centígrado desde el año 1.800, qué no podremos esperar si tras el acuerdo de París en diciembre pasado, en el mejor de los casos, se va a duplicar ese incremento de temperatura, llegando como mínimo a los 2ºC durante los próximos años.

Según el mencionado informe, el aumento de otro grado más en la temperatura media del planeta conllevará el incremento del nivel del mar a oscilar entre 24 y 61 centímetros, en el mejor de los casos, y entre 52 a 131 centímetros, en la peor de las estimaciones en los próximos 84 años.

Un incremento del nivel del mar que supondrá la inundación de muchas comunidades costeras, trayendo consigo una nueva crisis migratoria por el incremento de los “refugiados climáticos”. Unos refugiados que, al igual que ha sucedido ya con la tribu Biloxi-Chitimacha-Choctaw de nativos Americanos de la Isla de Jean Charles (Luisiana), tendrán que buscar un nuevo hogar cuando el mar inunde sus tierras.

Así pues, como dijo ayer el actor Leonardo DiCaprio al recoger su premio Oscar al mejor actor, ya es hora de dejar de procrastinar y empezar a trabajar de verdad todos conjuntamente para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Este cambio de mentalidad incluye a las organizaciones, ya que debemos aceptar que el cambio climático afecta a toda actividad humana, como un elemento más del ecosistema global. Por lo que las organizaciones y la sociedad en general deberemos cambiar nuestro modo de vida y la forma en la que aprovechamos los recursos naturales, para así mitigar los cambios esperados y adaptarnos a los mismos.

Así lo han entendido ya en la ciudad alemana de Hamburgo, donde acaban de prohibir la utilización de las cápsulas de un solo uso de café en todos los edificios gubernamentales. Unas capsulas de café que, según el Departamento de Medio Ambiente y Energía del Gobierno de Hamburgo, “Son la causa de un consumo innecesario de recursos y de generación de residuos”.

Y es que estas cápsulas no pueden ser recicladas fácilmente, ya que están hechas mayoritariamente de una mezcla de plástico y aluminio. Lo que ha llevado a su inventor “John Sylvan” a decir que a veces se siente mal por su invención.

Estas cápsulas de café son sólo un ejemplo de uno de los modelos de negocio más antiguos conocido como razor & blades o cebo y anzuelo, que basa su efectividad en el consumismo y la atracción por los bajos precios, pero que en muchas ocasiones se basa también en la alta utilización de recambios de usar y tirar.

Este modelo de negocio, como han visto en Hamburgo, es un modelo arcaico que debe dejar paso cuanto antes a aquellos basados en la producción en ciclo cerrado, buscando no solo racionalizar el uso de los materiales y recursos, sino que comportan un importante y primordial enfoque en el diseño de productos y servicios.

Y es que retrasar lo inevitable no tiene sentido y menos cuando es tanto lo que está en juego. Así que ya es hora de ponernos manos a la obra y que las organizaciones y empresas utilicen modelos de negocio sostenibles, que sean premiados por las administraciones locales y elegidos por los consumidores.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top