Desayunamos, día sí y día no, con prácticas negativas en empresas . Sin embargo, mirado con perspectiva, el avance de la responsabilidad social en el mundo empresarial sigue adelante y no parece tener freno
¿Va la Responsabilidad Social a mejor o a peor?

No pasa un mes sin que haya alguien que me mire con cara de pez cuando le digo a qué me dedico. Conozco bien esa mirada de “voy a ser educado y no te voy a decir que pienso que cada día las empresas son peores y lo que haces es dorarles la píldora”. Tampoco me extraña. Sólo hay que echar un vistazo a los medios para escandalizarte con las abultadas diferencias salariales, con la aparición de condiciones penosas en la cadena de suministro, con un empresario sobornando o con el último caso de auditores-maquilladores.

Ante este escenario, resulta necesario auto-interrogarse constantemente. ¿Realmente vamos para adelante?…

Sí, las noticias que aparecen son pésimas. Pero, aún así, creo sinceramente que estamos avanzando y, para ello, me baso en las siguientes conclusiones que me gustaría compartir:

1. Existen menos casos negativos hoy día pero existe también una mayor presión social para descubrirlos y comunicarlos. Pasa como con la corrupción o con las guerras. Hay menos que hace años y décadas, pero, afortunadamente, salen más habitualmente a la luz e interesan más a la opinión pública.

2. Cada vez tenemos una mayor oferta de empresas sociales:  Ashoka, Schwab, Skoll, Hult,.. Pero si lo miramos simplemente como consumidores, podríamos cambiar casi todos nuestros servicios en casa a empresas sociales, sea la electricidad, el banco o la telefonía. Pero con internet podríamos acceder a cientos mas. En nuestros boletines en Sinnple mostramos la punta del iceberg: juguetes, teléfonos, joyería, ropa...

3. No habrá cambio sin las grandes empresas y éstas están cambiando. Se nota en los sectores históricamente “problemáticos” y no precisamente por proyectos-cosmética. Con todos sus defectos, en moda H&M lidera la compra de algodón orgánico del mundo, Levis lidera la reducción del consumo de agua,vuelve la producción a Occidente, toman presencia los tejidos reciclados…; En electrónica, Intel, se proclamará pronto “libre de conflicto”, HP pone medios para una fabricación más respetuosa, Greenpeace tuvo que subir el listón en su clásico ranking de empresas electrónicas, etc

4. Cambia pero… ¿a qué ritmo? Difícil cuantificarlo. Sin duda, el cambio es más lento de lo que nos gustaría, quizá más lento de lo que yo lo percibo porque existen más noticias negativas que ignoro. Sin embargo, las buenas noticias son que creo que es más rápido de lo que podíamos pensar hace solo 10 años y claramente más rápido de lo que la sociedad cree a día de hoy.

En este camino, tan negativo es el pensar que todo está hecho como el pensar que no se puede hacer nada. El resultado final lo veremos con el tiempo. Pero ¿seremos capaces de reconocer el cambio? ¿Seguiremos con esta insatisfacción que nos engaña y nos hace pensar que el mundo es cada día más hostil?


Iñigo

¿Te ha gustado el artículo?

3 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top