diarioresponsable.com El pasado lunes, 11 de mayo de 2015, en la Facultad de Filosofía y Ciencias de la Educación, la Fundación ÉTNOR asistió a la presentación del libro “Ética del Humor. Fundamento y aplicaciones de una nueva teoría ética”, de Juan Carlos Siurana, Profesor Titular de Filosofía Moral de la Universitat de València y parte del Equipo de Investigación de ÉTNOR. 

Para introducir al creador de esta obra, contamos con la presencia de dos catedráticas de la Universitat de València, Adela Cortina y Pilar Barreto, y del ámbito más práctico, estuvo el doctor Víctor Suberviola, especializado en medicina familiar y comunitaria, quien fue el moderador del encuentro.

Adela Cortina contó varias anécdotas sobre los inicios académicos del autor y cómo conocieron a Pilar Barreto. Nos decía «la mejor recompensa para un profesor es decir que un alumno se convierte en un colega, además uno competente y muy querido. Juan Carlos es una persona de la que nadie puede hablar mal, él es deliberativo, dialógico, dialogante». También afirmó que al leer el libro de Siurana recordó El nombre de la Rosa de Umberto Eco y a su personaje Jorge de Burgos, quien ocultaba el segundo libro de la Poética de Aristóteles justamente porque se trataba de comedia y humor, causando la muerte a los monjes que lo leían. «Juan Carlos quiere demostrar todo lo contrario, que el humor y la risa son importantes en la vida. En cambio, lo tenebroso la amarga». Asimismo añadió «cuando la gente es ética, es magnánima, y las cosas van mejor. Cuando la gente es tenebrosa, las cosas van peor».

Lo interesante del libro, «es que Juan Carlos propone una nueva teoría, que no tiene parangón, que tiene bases biológicas y filosóficas, desde un nuevo paradigma: el de los grupos y las redes interdisciplinares», agregaba la Catedrática de Ética y Filosofía Política. El libro, alude a distintos temas, salud, filosofía, ética y sus relaciones con el humor, igualmente refiere la aplicación al terreno de la medicina, de la sanidad, humor como instrumento de empresa, y también en el ámbito de la educación, entre otros.

Luego, Pilar Barreto tomó la palabra. Contó algunas anécdotas también, entre ellas, recordó la primera reunión que tuvieron para trabajar en el proyecto por el cual se conocieron: «debíamos encontrar instrumentos de valoración para medir la calidad de vida en los pacientes de cáncer de pulmón. En medio de la reunión Adela pregunta, refiriéndose a las preguntas de los cuestionarios y a la muestra: ¿y todo esto para qué le sirve a los pacientes? Ese toque de realidad nos detuvo y nos conmovió, eso es lo que me mueve en la vida». Acotaba que «Juan Carlos tiene una capacidad increíble de recoger conocimiento de salas distintas disciplinas, él es un ejemplo de interdisciplinariedad». En cuanto a la obra, señaló que «merece la pena por el bienestar de las personas, porque ayuda en el sufrimiento humano». Desde la perspectiva psicológica, comenta que «no se puede hacer una mirada del ser humano solo de sus fragilidades, también hay que ver sus potenciales y capacidades, los aspectos más sanos de la vida».

El autor prosiguió comentando que, en parte, escribe libros como proceso de autoformación y de aporte a la sociedad. Al humor lo comenzó a estudiar en el 2005 y ha logrado cristalizar una nueva teoría ética, un acercamiento desde mundo moral que otras corrientes filosóficas solo habían podido hacer de manera tangente. No existe otro libro que se titule así en todo el mundo. Este trabajo es toda una novedad.

Juan Carlos ilustraba que definir el humor es muy difícil, pero que lo ha logrado: «el humor es una capacidad, la capacidad de percibir lo cómico, lo gracioso que hay en el mundo que nos rodea. Esto genera una emoción: la hilaridad. Y se sabe que la emoción se ha generado porque se expresa a través de la sonrisa y de la risa».

Ahora bien ¿por qué se genera esa emoción? Nuestro autor responde que «depende del contexto, el cansancio, el consumo de sustancia, pero también depende de nuestra educación ética. Según nuestra visión ética del mundo podemos reír o no reír de las cosas. Al ver la sonrisa o la risa puedes también hacerte una idea de los valores de esa persona. Ya te da una información, que muchas veces ni siquiera se da cuenta de que te la está dando». Añadió que «la cuestión de los chistes en la menos importante en la ética del humor. Lo clave es el trasfondo ético del fenómeno».

Su teoría tiene un método filosófico nuevo, fundamentado en la racionalidad ético discursiva del humor unida a la racionalidad biológica. Remarcaba que «la ética es terapéutica. La ética es sanadora, contribuye a la salud. La ética es rentable en la empresa. En el caso de la aplicación la mundo empresarial, algunas empresas ya lo han hecho, como Google y Ben and Jerry’s. Hay que saber cómo introducir el humor en la empresa, sino puede resultar mecánico y poco positivo».

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top