diarioresponsable.com Hay días en los que echas la vista atrás y tomas conciencia de todo lo que ha ocurrido en tan poco tiempo.  A mí me ha pasado esta semana con el cuentacuentos,  nuestro programa para la comunicación interna en entornos corporativos. 13 meses de construcción de metodología y mensaje, también en el proceso de ventas,  ese que es tan importante como el de pre – producción, el de producción o el de post – producción.  Me doy cuenta, no sin asombro, del mensaje que encierra el cuaderno que me acompaña este año en el viaje.  Hemmingway, un vividor, escritor alegre donde los haya, me refiero a su vida más que a su obra,  acompañado de Testis, el toro de Kukuxumusu, que está leyendo Fiesta (Sun also rises),  un viaje de un grupo hacia San fermines,  en actitud de celebración, brindando.

Hemmingway, después de haber escrito, el toro en plena actividad de leer, porque un club de escritura también puede, yo diría que debe, ser un club de lectura.  Una fiesta, un humano y un toro juntos, con la misma actitud de celebrar,  fundidos por un abrazo.  Definitivamente no podía elegir mejor cuaderno de viaje para este año de lanzamiento del cuentacuentos.

Hace unos años ya que escribo tonterías, rebautizadas como tolonterías, en un diario. Ese libro en el que en principio acostumbraba a desaguar (cuando te vas por las patas de miedo, viene bien), que he utilizado para putamadrear (cuando quieres insultarle a alguien, aunque la mayor parte de las veces te estés insultando a ti mismo), y aquí podemos utilizar también el término putopadrear, aunque no sea un término muy al uso, o que también he utilizado para conectar con todos mis anhelos, ilusiones, proyectos y expectativas, más o menos fundadas, hoy se ha convertido en un cuaderno de viaje, estilo Hemmingay.

En las librerías venden unos muy caros, creo que se llaman Moleskine, me puedo equivocar, hoy me ofrezco ese lujo de no comprobar la ortografía en internet. Como yo quiero algo que no sea tan estricto, negro, y cuente algo de cómo soy, me lanzo a uno de Kukuxumusu.

ya que lo compras y que te va a acompañar un rato, pues que te guste, ¿no?

y ya que escribes tolonterías, Mikel, que el cuaderno sea tonto, ¿no? Pero mira qué divertido que es, que de tan tonto que parece, esconde un bolígrafo de explorador. Puedo perder el cuaderno, pero si tengo el cuaderno a mano, boli tengo sí o sí.

Como consecuencia de un libro que me regaló mi buen amigo Bernardo, el mundo amarillo, he dedicado mi última agenda a construir mi expediente vital (como tenemos un expediente médico, y como las empresas que están certificadas con AENOR, que tienen un expediente del proceso de certificación, yo trabajé ahí unos añitos que ahora recuerdo con una sonrisa, al comprobar cómo todo lo vivido nos ha dejado huella, nos ha aportado y nos ha ayudado a crecer).

Como la agenda es pequeña, en vez de rollos patateros, para eso ya tengo ahora un blog, y mira que soy rollero, dibujo conceptos, imágenes, entrelazo palabras.

Reviso mi último cuaderno, todavía en curso, y miro cuándo comienza, el 09 de 2014, qué curioso, con el comienzo del cuentacuentos, después de un ajá que se produce sentado con Antonio y Juanan en la terraza de FresCo, estación de Chamartín, es que me encanta el espacio aéreo de Madrid, justo antes del verano.

En la primera hoja veo 5 programas, entre los que se encuentra el cuentacuentos. Sigo pasando hojas, y leo en dibujos los grandes hitos que transforman el cuentacuentos en la historia reciente de mi vida.

Un camino en el que se encuentran la palabra Gracias (2014/01/19), mezclada con los 10 principios de la indagación apreciativa, que en realidad son 7, volviendo de mis vacaciones de Navidad, unas vacaciones preciosas en México con Gorka y Maitane, mis hijos, eso es abajo, y mi madre, eso es arriba, o al revés, si pensamos en términos de evolución de la especie (adelante y atrás), conmigo por medio para liarla.

Un camino que empieza en amarillo para convertirse en rojo (curiosidad, actividad de crear, creatividad, innovación, qué bueno que el rojo está a la derecha y sube, ¿verdad, Tomás?), y una visita a BCN (Edita, Joan Pau, Miriam, Mikel, Silvia).

cucu1

yo soy responsable de lo que hice y de lo que no hago, de cómo lo hago y de cómo lo dejé de hacer, con el nacimiento de la plastilina, que inunda nuestros correos electrónicos y tiene su sitio en nuestras ofertas.

Ahí estoy, siguiendo una pista que me deja caer Antonio, de vuelta en Barcelona, poniendo el acento en lo importante que es apreciar, eso que he aprendido a hacer en la escuela Micael, en Aprendemos todos, y en el desierto de la separación.

y una ajá, relacionado con una presentación en una universidad en Madrid, en un foro muy formal, tras la que tras atar cabo y cabo y cabo, simplemente, dices "qué tonto", tanto tiempo dándole vueltas y es así de simple.

cucu4

y cuando tú lo ves sencillo, y potente, así lo transmites y así es.

cucu5

Un cuaderno de viaje, un libro de bitácora, o el libro de los momentos maravillosos de mi vida son 3 nombre a un lo mismo que es diferente para cada persona que lo lee, en función de su situación vital.

Pero es un ejercicio que siempre, siempre, siempre vamos a introducir. Escribir, pintar, tomar fotos, porque la memoria tiene muchos recobecos que nos van a engañar. Pasa el tiempo y es muy agradable leer y ver dibujos, con lo que salió y con lo que no salió, con todas esas historias que son hoy la historia de nuestra vida, nuestro mejor cuento.

Lo que hoy es, es perfecto, y además está bien así.

oecorazon513mon    así lo vimos...

Quiero agradecer a las personas y casualidades, rebautizadas como "causualidades" que me han acompañado en este año tan bonito, tan divertido, de construcción.

Aunque ellos saben quiénes son, y lo que han hecho, dos son muy importantes, Silvia, de 10, Carlos, qué os voy a decir que no sepáis, y como no hay dos sin tres, Antonio, qué bueno coincidir, en una lista que se hace extensa, Juanan, Miriam, Joan Pau, Rocío, Edita, Javier, Gaizka, Joserra, Pablo, Mario, Irene, Eva, Jorge, Male, Ignacio, Enrique, Ignacio, Fidel, Tomás, Joseba, Fátima, Manuel, Natalia, y que puede seguir un rato, Bernardo, José Luis, Gidor, Iñaki, eskerrik asko biotzez (gracias de corazón).

Los vascos somos raros hasta en eso. Eskerrik asko es algo así como una contradicción, eskerrik es una forma de negar eskerrak,  es un partitivo?, qué bueno no saber idiomas ni cómo explicarlo, asko es mucho, si lo pienso es como si dijese "no gracias muchas", o "gracias no muchas", cuando quiero decir lo contrario.

Mila esker, mil gracias, podría ser lo mismo, pero suena fatal. Vamos a dejarlo en Biotzez, de corazón, como ese corazón que metemos por aquí y allá, en nuestros apuntes y en nuestros dibujitos y en esta forma tan rara de contar.

oecorazon513

 


un abrazo, Mikel

 

http://wp.me/p3iA9W-19E

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top