maturana En el post de hoy nos acompaña el pensamiento y la palabra de Humberto Maturana, biólogo chileno, que entró en el mundo de las personas y las relaciones para quedarse.

 

Nos habla de liderazgo,

 

                El liderazgo y la colaboración no son compatibles,

 

                Cada vez que uno obedece, se siente mal.

 

De la aceptación del error,

 

El camino alternativo a la competencia,

 

                La colaboración,

 

              Puedo mirar lo que el otro hace, y aprender de él o ella

 

                Y el otro puede mirar lo que yo hago mientras no está compitiendo conmigo

 

De la imposición de las ideas, de esa necesidad de tener razón

 

                Estamos negando a los demás para nosotros conseguir algo

 

Y sobre modelos alternativos de vida, también de educación, esa educación que influye ya es esas personitas pequeñas, la nueva generación que está por venir.

http://wp.me/p3iA9W-Nc

---

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=GpMuubZSuy4&w=560&h=315]

Si estás interesada en el desarrollo del liderazgo, te adjunto un par de preguntas sencillas, con sus respuestas, espectaculares, de Humberto Maturana, biólogo y filósofo chileno.

Si no tienes inconveniente, te llevo hasta el final, allá por el minuto 23.

23:49 Y a propósito de eso, en twitter nos preguntan si son compatibles, y cómo son compatibles, la colaboración con el liderazgo.

Una muy buena pregunta. Yo  creo que, como se entiende el liderazgo en general, no son compatibles. Porque en la historia, la historia de la palabra liderazgo, es una historia de aceptar la autoridad de otro. Y en el momento que usted acepta la autoridad de otro, no colabora. Obedece. Se somete. Entonces, confundimos mucho. Es totalmente distinto de la conversación, la coordinación con otros, que permite generar una idea,  y ponerse de acuerdo, y en el momento en que nos ponemos de acuerdo sobre el quehacer, es el acuerdo el que guía el quehacer, no el liderazgo.

No la dominación.

No la obediencia, efectivamente.

24:53 Y si usted atiende bien, se dará cuenta de que cada vez que uno obedece, uno se siente mal.

24:58 ¿Es importante respetar los errores? Este es un mundo que no respeta los errores.

Absolutamente. Porque si no respeto los errores, no me doy cuenta de ellos, o los oculto, o miento. Pero el otro también tiene que respetar mis errores. Cuando yo digo cometí un error, estoy diciendo una cosa muy potente. Me doy cuenta de que hice algo que era inoportuno, aunque en el momento pensaba que era así. Y eso debiera abrir la posibilidad de una conversación para corregir el error, para compensarlo. Bueno, ¿hay errores terribles? Por supuesto que sí, que hay errores terribles, que uno quisiera no quisiera haber cometido, pero resulta que cuando uno hizo lo que hizo no quería cometer un error, pensaba que era válido.

Lo que yo digo aquí es parte de lo que pensamos, hacemos en investigación humana.

www.matriztica.cl

y si quieres viajar hacia adelante, hay otra pregunta tonta, cuya respuesta da que pensar.

17:19 Desde twiter nos preguntan cuál es el camino alternativo a la competencia.

La colaboración. Usted suprime la competencia, y aparece la colaboración.

Entre todos lo vamos a lograr.

Bueno, entre todos. Pero claro. Porque en el momento en el que suplimos la competencia dejo de estar centrado en ser mejor que el otro. Puedo mirar lo que el otro hace, y aprender de él o ella, y el otro puede mirar lo que yo hago porque también no está compitiendo conmigo. Entonces, ¿qué aparece? La posibilidad de hacer algo juntos. Aparece la colaboración. En qué caso, en el que corresponda, en la situación en la que nos encontramos. Suspende la competencia y aparece la colaboración.

y si bajamos un poco más en el tiempo...

9:22 ¿Por qué estamos tan centrados en la lógica de la imposición de nuestras ideas?

Porque vivimos en la cultura de la competencia, del ganar, del progreso, del éxito, del competir. Fíjese que la competencia, implica la negación de lo que uno hace, porque uno hace las cosas en función de lo que hace el otro. Lo que guía mi hacer no es lo que yo quiero, …

Estamos negando a los demás para nosotros conseguir algo, porque pensamos y actuamos como si lograr algo en términos de la calidad de nuestro hacer dependiese del otro, y no es cierto. No depende del otro, depende de la calidad de lo que yo hago.

10:37 ¿Podemos vivir de manera distinta, o estamos condenados a vivir de esta forma?

No, no, no estamos condenados, los seres humanos no estamos condenados, porque siempre podemos reflexionar. Y aquí, a donde lleva la reflexión. La reflexión consiste en que uno se detiene un instante a mirar lo que está haciendo, y se pregunta, “¿me gusta lo que estoy haciendo o no? " Pero tengo que mirarlo, y para mirarlo tengo que detenerme, tengo que aceptar que posiblemente no sé, no veo. Entonces, en ese acto de reflexión se abre la posibilidad de cambiar de dirección, se abre la posibilidad de que realmente no quiero lo que estoy haciendo. Así que vivir en la competencia, en la lucha, en este esfuerzo continuo del éxito, no hace que hagamos mejor las cosas. No nos abre espacios de reflexión que nos permitan escoger un camino u otro en función de lo que queremos vivir, según lo que queremos conservar en la convivencia.

Gracias, Humberto, por tu pensar, y por tus quehaceres en Chile.

maturanamon    Así lo vimos...

Como un pensamiento nuevo, fresco, que nos transporta a otro espacio, que es el mismo espacio, de otra manera. Por medio del pensar y del quehacer.

Nosotros, a este lado del charco, lo llamamos programas.

Más info: http://www.oecorazon.com/programas-de-oe.html

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top