123mon.jpg Me levanto a media noche con una agujetas bárbaras. Son músculos que estaban ahí, no ejercitados por 3 años. Mi mente viaja al contrario, y paso a pensar qué nuevos ejercicios he realizado estos 3 años, que han servido para desarrollar nuevos músculos,   de los que, el ejercicio y el hábito hacen milagros, por falta de dolor, ni me acuerdo que tengo.

Pienso, qué tontería, que los extremos se tocan. No duelen los que están muy ejercitados, y los que no utilizamos nunca, cuando nunca es nunca.

¿te has parado a pensar cuáles son los músculos que no te duelen?

¿y en los músculos que no te duelen en el trabajo?

¿y alguno que no le duele a TU organización?

http://wp.me/p3iA9W-KL

 

Un abrazo desde uno de esos músculos fuertes,

 

Mikel

 

Estudios no científicos no demuestran que muchos números y muchas letras ensanchen el alma.

 

Ni eso, ni lo contrario.

 

Por eso, nos tenemos que dejar seguir nuestras intuiciones.

 

Al menos de vez en cuando.

entrada publicada en el blog de oé corazón, organizaciones con espíritu y corazón

---------------------------------------------            

 

centro13  me despierto a media noche, y me duele el cuerpo, una barbaridad. Vuelvo a tener agujetas. Me acuerdo de un tiempo pasado, un pasado casi remoto, hace 3 años. Por aquel entonces yo tenía una perra, txiki, un ser especial, mezcla de pincher y de chihuahua, que hoy vive más cerca de la tierra de sus ancestros. Por aquel entonces, yo la sacaba a pasear todas las mañanas. Como el paseo a veces se llevaba mal, con tanto frío y tanta oscuridad, un día empezamos a correr. 13 minutos para dar un paseo pasando por el parque de las Matas, hasta el polideportivo y de vuelta a casa, en el calle Sirena. 13 minutos de hábito diario que me sentaron fenomenal. Ese año del 2011 con poco entrenamiento más del que cuento me apunté a la media maratón de Madrid, en la que sucumbí, porque me creí Supermán, y 14 días más tarde, me apunté a la maratón, ay, que necios podemos llegar a ser, ¿verdad?, donde corrí 30 kilómetros. Llegué a salir de la casa de campo, y cuando la curva enfilaba hacia el puente de Segovia, me dije: “Mikel, para, o te vas a morir”. Dejé la sufridera para el que tuviese un perro más grande, o mejor preparación, y disfruté de los pajaritos, del aire limpio de primavera, de una mañana soleada, espectacular. Lo había conseguido, sí. Me podía volver contento a casa, claro que sí. No había terminado esa prueba tan dura pero había dado lo mejor de mí, mientras había algo que dar.

me despierto por la noche y me doy cuenta de que me duele todo el cuerpo. antes de ayer he vuelto a correr. Después de un lapso de tiempo, más o menos grande, vuelvo a correr. Y hasta ahí todo normal. Hace 3 años corría y ahora no. Es lógico que me duelan músculos que he dejado de utilizar.

pero pienso en otras actividades con las que ha pasado lo contrario, que antes no practicaba y ahora sí. En estos años, por lo menos tres.

arcoirismon La primera. Fue allá por diciembre del 2011, fecha en la que me apunté a un taller del Arte de Vivir: el arte de respirar, una actividad, respirar conscientes, que forma parte de mi amanecer. Vamos a pensar en esta actividad como un remanso de paz, una tranquilidad de fondo que está ahí, para cuando se pueda necesitar.

La segunda, más reciente, como consecuencia de otro taller que fomenta incorporar hábitos nuevos en nuestras vidas. El vaso medio lleno y el asombro son dos características que he introducido en mi día a día. Y me acompaña en el proceso del recuerdo, porque tengo memoria de teflón un invento que se ha hecho fuerte en nuestras vidas, la cámara del móvil, que a veces comparte su espacio con una cámara digital.

epiyblasmon La tercera, es la combinación de los números y las letras con las formas, y aquí sí que voy a tener que explicar, este es un regalo del cole de mis hijos. En la escuela Micael los niños aprenden por bloques lectivos. Números, letras y formas. Periodos de un mes. Cualquier niño o enanita que pase por un sistema de educación similar habrá probado por igual las ciencias (números), las letras (sin confusión) y el arte (formas), mira qué curioso. En un esquema que se parece bastante a la escuela escandinava, en la que no tienen prisa para que los niños se pongan como fieras a leer y a escribir, justo lo contrario del movimiento que ahora promueve el ministro de educación de turno, que piensa que como las habilidades lecto-escritoras de nuestros niños están a la cola del informe pisa hay que darles más y más pronto al leer y al escribir, anegando un territorio precioso, la infancia, de fichas y caca, perdón, competitividad. Este regalo de mis hijos, Gorka nos llevó allí, y Maitane lo disfrutó al 100, lo voy incorporando en mi vida poco a poco.

Estudié una ingeniería, números a mogollón, y me estoy dedicando a escibir (letras) y a pintar (formas). Pinto y escribo nuevos modelos para el desarrollo de personas, equipos y organizaciones, y como no soy rencoroso, utilizo algún número, como en el título de las “5 copas para brindar por la vida y la muerte”, o a la hora de enumerar, fase 1, fase 2, fase 3, cardinales, y primer movimiento, segundo movimiento, tercer movimiento, ordinales, o expresión delos resultados de nuestros programas, derivadas.

Pero lo que más me gusta de las matemáticas hoy en día son las integrales. Personas íntegras e integradas en su pensar, sentir y hacer, en organizaciones integradoras, con espíritu y corazón, que mente y cuerpo (procesos) tienen a más no poder.

me levanto de la cama y estoy contento porque hay músculos que no me duelen. No me duele el músculo de querer, ni el músculo de soñar, el músculo de imaginar ni el de compartir.

3 ejercicios, que tal vez son 5, tienen la culpa, la respiración, la mirada positiva, presta al asombro, las letras y las formas. un abrazo muy cálido con el músculo de querer.

123   así lo vimos…

la vida, al final al final, es un hábito.

Si siembras una accion cosechas un hábito, si siembras un hábito cosechas un carácter, si siembras un carácter cosechas un destino.

1

gracias, Artemio, por trazarme a el Arte de Vivir. Gracias, Bea, por el regalo de la respiración consciente y la responsabilidad por todo.

2

gracias, Mariano, por trazarme a Luis Espiga y el movimiento de la triformación social. Gracias, Luis, por el regalo de 5 ejercicios a incorporar en una vida consciente, y por la visión de cómo apoyar en las organizaciones y en los movimientos sociales en este mundo nuevo.

3

gracias, José Luis, por trazarnos el camino a la escuela Micael, ese sitio en el que Gorka se libró del ritalín. Gracias, Antonio y Mariana, por aceptar a Gorka, y con él a todos nosotros, en vuestra comunidad. Un espacio para jugar, sin miedo al profesor, miedo que se convirtió en respeto, para crecer en libertad, y para pintar.

 

 

 

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top