Publicado el
En vísperas de las elecciones europeas que tendrán lugar el próximo mes de junio, un nuevo informe de la Red de Soluciones para el Desarrollo Sostenible (SDSN) de las Naciones Unidas detalla las acciones prioritarias para sentar las bases de un nuevo pacto europeo para el futuro que ponga en el centro a la Agenda 2030.
 Decálogo para impulsar los ODS en Europa

El Informe sobre el Desarrollo Sostenible en Europa 2023/24 (ESDR), recientemente divulgado, es una publicación elaborada por la Red de Soluciones para el Desarrollo Sostenible (SDSN) de las Naciones Unidas en colaboración con SDSN Europa y el Comité Económico y Social Europeo (CESE). Este informe destaca la necesidad de adoptar medidas decisivas en la Unión Europea (UE) para evitar "puntos de inflexión" medioambientales y sociales, asegurando así el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 y los objetivos del Acuerdo de París sobre el clima.

En su quinta edición, la ESDR realiza un seguimiento de los avances en los ODS de la UE, sus Estados miembros y los países socios de Europa. Destaca que, al ritmo actual, la UE no alcanzará aproximadamente un tercio de las metas de los ODS para 2030, con notables disparidades entre los países europeos. Estas diferencias van desde un cuarto en Europa Septentrional y Occidental hasta alrededor de la mitad en Europa Meridional y Europa Central y Oriental, en promedio. El documento también resalta el estancamiento y retroceso de los avances en muchos países europeos en objetivos sociales, con problemas crecientes en torno al acceso y calidad de los servicios para todos, así como la pobreza y la privación material, en parte impulsados por las múltiples crisis desde 2020.

A nivel mundial, la arquitectura financiera internacional no está direccionando el ahorro global hacia las inversiones en ODS al ritmo y escala necesarios, lo que está causando un retroceso en el progreso de los ODS en muchas partes del mundo, especialmente en los países más pobres y vulnerables. El informe de este año es crucial para que la UE refuerce su liderazgo en materia de ODS a nivel nacional e internacional antes de las elecciones europeas de junio de 2024 y la Cumbre del Futuro convocada por el Secretario General de las Naciones Unidas en septiembre de 2024.

Los expertos argumentan que las múltiples y simultáneas crisis sanitarias, de seguridad, geopolíticas, climáticas y financieras han desacelerado el progreso medio de los ODS en la UE, principalmente debido a la lentitud en los avances socioeconómicos y medioambientales. La UE enfrenta sus mayores desafíos en materia de consumo y producción responsables, clima y biodiversidad, uso sostenible de la tierra y dietas, así como en la promoción de la convergencia en el progreso de los ODS en todos sus Estados miembros. Además, la edición de este año destaca los retos relacionados con el principio de "no dejar a nadie atrás" incluido en la Agenda 2030.

El Índice "Que nadie se quede atrás" incluido en el informe mide las desigualdades dentro de los países en cuatro dimensiones: pobreza extrema y privación material, desigualdad de ingresos, desigualdad de género y acceso a los servicios y calidad de los mismos. Este índice revela avances mínimos e incluso retrocesos en tres de las cuatro dimensiones en la mayoría de los países europeos desde 2020. La situación es especialmente alarmante en lo que respecta al acceso a los servicios y su calidad, donde 32 de los 34 países europeos incluidos en el Índice no muestran progreso o experimentan retrocesos.

El funcionamiento eficaz de las democracias e instituciones europeas, fundamentales para la transición hacia el desarrollo sostenible, depende de la capacidad de los líderes de la UE y de los Estados miembros para ofrecer igualdad de oportunidades, proteger a los más vulnerables e impulsar la educación y las competencias para todos. Además, el informe concluye que la UE es responsable de importantes "repercusiones internacionales" negativas, impulsadas en parte por el consumo insostenible y las cadenas de suministro internacionales.

Con vistas a las elecciones del Parlamento Europeo en junio de 2024, la publicación advierte que los líderes entrantes de la UE serán responsables de acordar el próximo presupuesto septenal de la UE (2028-2035) y de negociar la próxima agenda mundial para el desarrollo sostenible. En el actual contexto fragmentado y multipolar, se requiere un enfoque más ambicioso, integrado y coherente por parte de los líderes de la UE para acelerar la aplicación de los ODS a nivel nacional e internacional.

Como complemento al informe ESDR 2023/24, un grupo de más de 200 científicos, expertos y profesionales de más de 20 países europeos también ha publicado hoy un llamamiento conjunto a la acción dirigido a los partidos políticos y a los futuros líderes de la UE para establecer las bases de un nuevo Pacto Europeo para el Futuro, que incluye diez acciones prioritarias:

  1. Responder al grave peligro de los "puntos de inflexión social" negativos reduciendo significativamente el riesgo de pobreza y exclusión social de los ciudadanos europeos.
  2. Redoblar los esfuerzos para lograr emisiones netas cero en la UE para 2050, con grandes avances para 2030.
  3. Reforzar a las autoridades regionales y locales en la consecución de los ODS, lo que incluye supervisar e informar periódicamente sobre los avances en la consecución de los ODS a todos los niveles.
  4. Frenar los efectos negativos a nivel internacional y apoyar la transformación hacia un sistema de comercio sostenible.
  5. Aprovechar el Equipo Europa para la diplomacia global de los ODS y reforzar formatos diversos y universales, especialmente las Naciones Unidas.
  6. Reforzar el papel multilateral de Europa liderando los esfuerzos mundiales para reformar la arquitectura financiera mundial.
  7. Reorientar las asociaciones internacionales de la UE hacia los ODS y avanzar hacia una cooperación mutuamente transformadora.
  8. Movilizar los medios financieros para las transformaciones hacia un futuro sostenible.
  9. Institucionalizar la integración de los ODS en la planificación estratégica, la coordinación macroeconómica, los procesos presupuestarios, las misiones de investigación e innovación y otros instrumentos políticos.
  10. Establecer nuevos mecanismos permanentes para un compromiso estructurado y significativo con la sociedad civil, incluida la juventud, y dentro del Parlamento Europeo sobre las vías y políticas de los ODS.
En este artículo se habla de:
NoticiasAgendaODSUE.

¡Comparte este contenido en redes!

Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies