Publicado el
Con miras a lograr cero emisiones netas en su cartera de clientes para el año 2050, la entidad financiera ha revelado su compromiso de ampliar los objetivos intermedios de reducción de emisiones para 2030, focalizándose en sectores clave como la aviación y el transporte marítimo.
BBVA amplía sus objetivos de reducción de emisiones en aviación y transporte marítimo

BBVA refuerza sus compromisos medioambientales con la ampliación de metas intermedias para la reducción de emisiones hasta 2030, concentrándose especialmente en los sectores críticos de aviación y transporte marítimo. Con el objetivo de alcanzar la neutralidad de emisiones netas en su cartera de clientes para 2050, el banco se enfrenta al desafiante reto de descarbonizar estos sectores clave, cuyas emisiones podrían aumentar significativamente si no se toman medidas adecuadas.

Para la aviación, BBVA se propone reducir la intensidad de emisiones en su cartera de financiación en un 18% entre 2022 y 2030, con un enfoque en impulsar tecnologías clave como los combustibles de aviación sostenible. En cuanto al transporte marítimo, el banco busca alinear su cartera de financiación de barcos con la trayectoria establecida por la Organización Marítima Internacional (IMO), apuntando a una reducción del 30% en las emisiones entre 2008 y 2030.

El desafío de descarbonizar la aviación implica inversiones en la modernización de flotas, incluyendo nuevos modelos de aeronaves y tecnologías disruptivas como la electrificación y el hidrógeno para vuelos de corta y media distancia. La colaboración entre aeropuertos, aerolíneas y proveedores de servicios será esencial, con la previsión de que para 2050 habrá 26,000 aeronaves de cero emisiones en el mercado, según la Alianza para una Aviación de Cero Emisiones.

En el caso del transporte marítimo, que representa el 90% del comercio mundial, la IMO ha establecido objetivos de descarbonización con miras a cero emisiones netas en 2050. BBVA calcula su alineamiento con estos objetivos, situándose actualmente en un +6.8% respecto a la trayectoria de la IMO en 2022, con la meta de alcanzar un indicador de 0% para 2030.

Reducir las emisiones en este sector implica renovar la flota actual y desarrollar tecnologías relacionadas con combustibles sin emisiones de carbono. El esfuerzo coordinado entre armadores, propietarios de embarcaciones, productores de combustibles y operadores de puertos será fundamental para lograr una transición exitosa.

Javier Rodríguez Soler, director de Sostenibilidad y CIB de BBVA, destaca la importancia de acompañar la transición energética en estos sectores críticos y subraya la necesidad de avanzar en el desarrollo de nuevas tecnologías para alcanzar la descarbonización.

¡Comparte este contenido en redes!

Diploma “Digitalización y Sostenibilidad”
 
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies