Publicado el
El presidente de BBVA, Carlos Torres Vila, ha firmado, junto a más de 100 presidentes o CEOs de grandes compañías globales, una declaración en la que piden a los líderes mundiales y participantes en la próxima Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de Dubái (COP28) que apuesten por “políticas y actuaciones transformadoras”.
BBVA pide a los líderes de la COP28 políticas transformadoras para detener el cambio climático

Las Conferencias de las Partes (COP) de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC) son las conferencias anuales que se han celebrado desde la adopción del Protocolo de Kioto en 1997. En estas cumbres, los países discuten y negocian acuerdos y acciones para abordar el cambio climático. La más conocida de estas cumbres es la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP), que es donde se acuerdan tratados internacionales importantes, como el Acuerdo de París. De cara a la próxima COP28 que tendrá lugar en Dubai el próximo mes de noviembre, el presidente de BBVA, Carlos Torres Vila, ha firmado, junto a más de 100 presidentes o CEOs de grandes compañías globales, una carta abierta de la Alianza de CEOs Líderes por el Clima promovida por el World Economic Forum (WEF). “Cada fracción de grado cuenta en la carrera hacia el objetivo de cero emisiones netas”, explica el documento.

Los presidentes o CEOs firmantes de la carta advierten que la limitación del aumento medio de la temperatura mundial a 1,5 ºC “corre el riesgo de quedar fuera de nuestro alcance”. “Para mantener vivo el objetivo de 1,5ºC ― destaca la carta ― debemos intensificar rápidamente la colaboración público-privada y la acción para acelerar la reducción de emisiones en todas las cadenas de valor mundiales”.

Los 107 presidentes o CEOs firmantes apuntan que el sector privado tiene una gran oportunidad de invertir en la transición climática con su poder para movilizar recursos financieros y capacidades técnicas, así como para desarrollar servicios climáticos innovadores y tecnologías de adaptación. Esta acción colectiva supondrá una importante aportación a los objetivos climáticos mundiales e impulsará el valor sostenible: se espera que sólo la transición energética cree 51 millones de puestos de trabajo adicionales antes de 2030, tal y como indica el texto de la carta.

Concretamente, los socios de la Alianza han fijado objetivos individuales de reducción de emisiones por un valor estimado total de 1,0 Gt (mil millones de toneladas) de CO2e para 2030. “La acción humana sostenida para eliminar las emisiones de gases de efecto invernadero tiene el potencial de alterar el curso de la sociedad en relación con el clima. Ahora bien, el éxito depende del apoyo de los gobiernos para hacer frente a una serie de retos”, recalca el texto. Esos retos a superar son:

  • Procesos normativos y administrativos lentos y complejos que ralentizan el desarrollo de proyectos de energía renovable y dificultan la adopción de soluciones sostenibles.
  • La ausencia de una infraestructura adecuada, ya que las redes eléctricas no están preparadas para integrar adecuadamente la creciente proporción de energías renovables.
  • Limitaciones tecnológicas que retrasan los esfuerzos para aumentar la capacidad de desarrollar soluciones de descarbonización en su fase inicial.
  • Escasa armonización e interoperabilidad entre estándares de divulgación, que difieren entre sectores y jurisdicciones.

Para afrontar estos retos, los líderes firmantes de la carta piden a los responsables políticos y reguladores cuatro avances significativos:

  • Impulsar con rapidez las energías renovables e invertir en la infraestructura de red necesaria. Reforzar esta labor con políticas y objetivos que permitan al sector privado mejorar su eficiencia energética y, de forma justa y equitativa, eliminar progresivamente las subvenciones a los combustibles fósiles.
  • En las prácticas de contratación pública, fijar objetivos de contratación ambiciosos y basados en la ciencia para crear motores de demanda y apoyar el desarrollo de las cadenas de suministro.
  • Impulsar la eliminación de carbono por medios naturales y tecnológicos. Los gobiernos deberían fijar objetivos adecuados de retirada de carbono, así como incentivar las inversiones de las empresas mediante un entorno normativo favorable para los mercados del carbono.
  • Simplificar y armonizar los requisitos de divulgación y medición en materia climática.
En este artículo se habla de:
NoticiasCambio climáticoBBVAactualidadCOP28

¡Comparte este contenido en redes!

300x300 diario responsable

Advertisement
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies