Publicado el
La compañía ha alcanzado un acuerdo con Kira Ventures para el desarrollo de hasta 15 plantas de biometano en España en esta década. Se prevé que las primeras plantas estén operativas en 2025 en Castilla-La Mancha y Castilla y León. La utilización de este gas renovable, en lugar de fósil, supondrá la revalorización de 10 millones de toneladas anuales de residuos, fomentando así la economía circular, y evitará la emisión de 728.000 toneladas de CO2 al año, el equivalente a la plantación de 8,7 millones de árboles.
Cepsa avanza en el desarrollo de plantas de producción de biometano a partir de residuos agrícolas

Cepsa continúa avanzando en su apuesta por el desarrollo sostenible. Esta vez ha comenzado la búsqueda y desarrollo de proyectos para la construcción y operación de plantas para la producción de biometano a partir de residuos agrícolas y ganaderos con el objetivo de descarbonizar su actividad industrial, sustituyendo el consumo de gas natural por el de este gas renovable. Cabe destacar que la producción de biometano a partir de residuos agrícolas es una práctica sostenible que contribuye a la gestión de residuos orgánicos y la producción de una fuente de energía renovable. Es importante destacar que la producción de biometano a partir de residuos agrícolas requiere una inversión inicial y un proceso de gestión adecuado, pero puede contribuir de manera significativa a la sostenibilidad ambiental y energética.

El biometano tiene las mismas características que el gas natural, pero permite reducir hasta el 100% las emisiones de CO2. Esta similitud hace que también pueda almacenarse o inyectarse directamente en la actual red de transporte gasista, sin necesidad de desarrollar nuevas infraestructuras. Además de utilizarse como sustituto del gas natural para uso industrial, este gas renovable también puede utilizarse para la producción de hidrógeno verde y como alternativa para la movilidad sostenible. Este biocombustible de segunda generación (2G) se obtiene a partir del biogás, que a su vez se produce mediante un proceso natural de descomposición (digestión anaerobia) de residuos orgánicos biodegradables agrícolas, ganaderos e industriales. Posteriormente, tras su depuración mediante un proceso tecnológico denominado upgrading, se convierte en biometano.

Las plantas de biometano son una alternativa sostenible al tratamiento de residuos, ya que permiten revalorizarlos para la producción de energía renovable y para la producción de subproductos como abonos o fertilizantes sostenibles que podrían utilizarse en las tierras de cultivo de la zona. Además, las plantas de producción de biometano contribuyen al desarrollo económico sostenible del mundo rural y la España vaciada, impulsando dos sectores clave para la economía española, como el agrícola y el ganadero.

En 2030, la compañía aspira a gestionar una cartera de proyectos de 4 TWh al año, un objetivo ambicioso, equivalente a la energía suficiente para 650.000 hogares, que le permitirá reducir de manera muy significativa las emisiones de CO2 de sus parques energéticos y plantas químicas, además de constituir un vector complementario para la producción hidrógeno verde y empleo en movilidad sostenible. La utilización de este gas renovable, en lugar de fósil, supondrá la revalorización de 10 millones de toneladas anuales de residuos y evitará la emisión de 728.000 toneladas de CO2 al año, el equivalente a la plantación de 8,7 millones de árboles.

En el marco de este objetivo, Cepsa ha firmado una alianza con Kira Ventures, compañía española referente en la promoción y gestión de activos de energías renovables, para la puesta en marcha de hasta 15 plantas de biometano en España en esta década. Ambas compañías ya trabajan en el desarrollo de las cinco primeras, que estarán situadas en Castilla-La Mancha y Castilla y León, y se prevé que estén operativas entre 2025 y 2026. Los expertos de la compañía afirman que estas plantas utilizarán residuos agrícolas y ganaderos de las zonas en las que se instalen, como estiércol y purines, entre otros; y serán 100% sostenibles, ya que utilizarán para su funcionamiento energía eléctrica de origen renovable y aprovecharán el calor generado por el propio biogás.

En palabras de Javier Antúnez, director de Biocombustibles de Cepsa: “Continuamos apostando por los biocombustibles de segunda generación mediante el desarrollo de plantas de biometano. Se trata de un paso más en la estrategia de Cepsa para descarbonizar sus operaciones y continuar impulsando la transición energética. Mediante la producción de biometano podremos sustituir al gas natural en los procesos industriales y avanzar así en nuestro objetivo de reducir un 55% las emisiones de nuestra actividad, además de contribuir a la producción de hidrógeno verde y ofrecer una nueva alternativa de movilidad sostenible”.

Finalmente, Alberto Rodríguez Gallego, socio de Kira Ventures, ha destacado: “Con este acuerdo, consolidamos nuestra apuesta por el desarrollo de nuevos vectores energéticos renovables, contribuyendo a la descarbonización de la industria. Desde Kira creemos que el biometano va a jugar un papel clave en la transición a una economía neutra en carbono, mejorando la independencia energética de nuestro país y proporcionando una alternativa más eficiente para la gestión de residuos ganaderos y agroalimentarios. España está preparada para aprovechar su potencial en la expansión de esta tecnología y Kira Ventures aspira a jugar un papel relevante en esa transición”.
 

¡Comparte este contenido en redes!

300x300 diario responsable

Advertisement
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies