Publicado el
Lograr un futuro más saludable para toda la humanidad es, sin dudas, el desafío más urgente en la actualidad. La salud es lo primero; sin ella la Agenda 2030 no tienen razón de ser. Sin embargo, la mitad de la población mundial no puede acceder a los mínimos sanitarios y existe una falta histórica de inversión en atención primaria. Reunidos en Nueva York, los líderes mundiales participaron en tres importantes reuniones sobre la salud, entre ellas una sobre preparación ante las pandemias y otra sobre cobertura sanitaria universal, para afrontar los principales retos.
Sin salud no hay desarrollo sostenible posible

Sin salud, los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible son inviables. Poner a las personas en el centro debe ser la prioridad de todos los Estados, más aún, después de las lecciones que la pandemia nos dejó –o debería habernos dejado-. La salud es, sin duda, uno de los aspectos más importantes de la vida. Tener una buena salud es fundamental para disfrutar de una vida plena y satisfactoria. Cuando gozamos de buena salud, podemos realizar nuestras actividades diarias, trabajar, relacionarnos con otras personas, disfrutar de nuestro tiempo libre y perseguir nuestros objetivos y sueños.

La salud no solo se refiere a la ausencia de enfermedades, sino también al bienestar físico, mental y emocional. Mantener un estilo de vida saludable, que incluya una alimentación equilibrada, ejercicio regular, descanso adecuado y cuidado de la salud mental, contribuye a mantener y mejorar nuestra salud a lo largo del tiempo.

Sin embargo, los últimos datos publicados por Naciones Unidas son poco esperanzadores: unos 4500 millones de personas, más de la mitad de la población mundial, no tienen suficiente acceso a los servicios sanitarios esenciales, una cuestión que los líderes mundiales y ministros de países de todo el mundo abordarán en una serie de reuniones de alto nivel relacionadas con la salud, que tendrán lugar en la sede de las Naciones Unidas esta última semana del mes de septiembre. El recién inaugurado 78º periodo de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas espera cambiar este hecho.

En la lista de tareas figura una nueva estrategia mundial para prevenir, preparar y responder a futuras pandemias, tras las duras lecciones aprendidas del brote del COVID-19 en 2020. También se están preparando acuerdos internacionales para hacer frente a la epidemia mundial de tuberculosis y promover la cobertura sanitaria universal. En un escenario como el actual, por demás complejo, se están desarrollando en la Asamblea General una serie de reuniones ministeriales que ya han dado a luz dos importantes declaraciones, una sobre cómo mejor hacer frente a las eventuales pandemias del futuro y otra sobre la necesidad de una cobertura sanitaria universal. Desde Naciones Unidas expresaron que los principales logros e iniciativas adoptados en estos días pueden resumirse en los siguientes cinco puntos:

1. El nuevo acuerdo sobre pandemias va más allá del COVID-19: Mucho antes de que la pandemia del COVID-19 paralizara el mundo, la agencia sanitaria de las Naciones Unidas estaba forjando formas innovadoras de hacer frente a los brotes mundiales de enfermedades y virus mortales. Sólo unos meses antes de que se produjera el confinamiento mundial por coronavirus en marzo de 2020, la OMS discutía una estrategia internacional. Ahora, un nuevo acuerdo sobre pandemias se presenta ante el mundo en la Asamblea General de las Naciones Unidas de este año.

Como aprendieron dolorosamente las naciones de todo el planeta, ningún país estaba inmune al mortal virus de rápida propagación que puso al límite los sistemas sanitarios, mató a más de seis millones de personas e impuso décadas de retroceso a los avances en materia de desarrollo. De cara al futuro, el plan es hacer que el mundo sea más seguro a través de la vigilancia de los brotes de virus a nivel mundial y la consolidación de planes de respuesta eficaces para las generaciones actuales y futuras.

2. Atención sanitaria universal: Muchos países con los sistemas de atención médica más avanzados se vieron sorprendidos por el COVID-19 debido a su falta histórica de inversión en atención primaria, según el director de la Organización Mundial de la Salud. A través de una serie de Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), el responsable de la OMS dijo que proporcionar cobertura sanitaria universal es imperativo.

También dijo que una atención primaria de salud sólida (Objetivo 3) requiere inversiones a largo plazo en el personal sanitario y asistencial, específicamente en cuanto a condiciones de trabajo dignas (Objetivo 8). Además, la inversión en educación (Objetivo 4) debe corresponderse con puestos de trabajo, carreras profesionales, salarios e incentivos adecuados, añadió. Dado que dos tercios del personal sanitario y asistencial son mujeres, enfatizó que las inversiones en este ámbito también pueden promover la igualdad de género (Objetivo 5). Para alcanzar una población más saludable, los ministros adoptaron el boceto de la declaración política este jueves durante la reunión de alto nivel sobre la cobertura sanitaria universal. En este sentido, el responsable de la OMS pidió a los Estados miembros tomar medidas en favor de la cobertura universal de salud y convertirla en la prioridad principal de su gobierno; atribuir los recursos financieros necesarios para ello; y hacer frente a los factores que impulsan la aparición de enfermedades como las condiciones de vida de la población, incluyendo la comida y del aire.

3. El Consultorio de Salud: Mientras los diplomáticos debaten los retos mundiales en la sede de las Naciones Unidas, la agencia de la salud de la misma, ha puesto en marcha el Consultorio de salud sobre Objetivo de Desarrollo número 3, acerca de la salud y el bienestar. El Coro Global Scrubs, conformado por personal de primera línea del hospital Royal Melbourne en Australia, está prestando sus servicios de musicoterapia en el Consultorio de Salud durante la semana de alto nivel de la Asamblea General de las Naciones Unidas. Los visitantes pueden sentarse en un “banco de la amistad” y explicar al personal de la clínica por qué la salud mental es importante para ellos. Después de todo, la salud no es solo la ausencia de enfermedades o dolencias sino un estado de completo bienestar físico, mental y social.

4. 30 años de la epidemia de tuberculosis a punto de quedar en el olvido: El pasado viernes 22 de septiembre se celebró un diálogo de alto nivel con el objetivo de intensificar los esfuerzos mundiales para finalmente poner fin a una epidemia de tuberculosis que ha durado ya décadas y que sigue siendo una causa significativa de mortalidad en todo el mundo. Esta enfermedad prevenible y curable afecta de manera desproporcionada a los países en desarrollo, y una cuarta parte de la población mundial está infectada con la bacteria que causa la enfermedad. Se calcula que en 2021 enfermaron de tuberculosis 10,6 millones de personas, de las cuales aproximadamente 1,6 millones fallecieron a causa de ella.

Treinta años después de que la Organización Mundial de la Salud declarara la tuberculosis como una emergencia mundial, la epidemia sigue siendo un desafío crítico en todas las regiones y afecta a todos los países del mundo. Millones de personas enfermas de tuberculosis carecen cada año de una atención de calidad, incluido el acceso a pruebas diagnósticas y tratamientos asequibles, especialmente en los países en vías de desarrollo, según la agencia sanitaria de la ONU. La adopción del proyecto de declaración política significa que las naciones se comprometieron a alcanzar objetivos más ambiciosos durante los próximos cinco años para cambiar rápidamente esta situación.  Los objetivos incluyen llegar al 90% de las personas con servicios de prevención y atención, utilizando una prueba rápida como primer método de diagnóstico; proporcionar paquetes de prestaciones sociales a todas las personas con tuberculosis; autorizar al menos una nueva vacuna; y cerrar las brechas de financiación para la implementación y la investigación para 2027.

5. Plan de acción mundial: En 2019, la Organización Mundial de la Salud estableció el Plan de acción mundial a favor de una vida sana y bienestar para todos, que reúne a 13 organismos multilaterales de salud, desarrollo y trabajo humanitario de todo el mundo. A pesar de los crecientes desafíos durante la pandemia del COVID-19, la red de organismos logró merecidos avances, que compartieron en la Cumbre de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.  El objetivo es sencillo: ayudar a los países a acelerar los avances de los Objetivos de Desarrollo Sostenible relacionados con la salud. Juntos, emprenden acciones conjuntas y proporcionan un apoyo coordinado y alineado a los planes y estrategias individuales que dirige cada nación.

¡Comparte este contenido en redes!

Diploma “Digitalización y Sostenibilidad”
 
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies