Publicado el
La Plataforma del Tercer Sector celebró ayer, 13 de julio, en la Cámara de Comercio de Madrid el encuentro “La Casilla Empresa Solidaria: más cerca del triple impacto”, en el cual se puso de manifiesto el nuevo contexto de interrelación entre las empresas y el Tercer Sector, demostrando que ambos agentes comparten intenciones y objetivos, con el valor social como principal palanca del cambio.
La Casilla Empresa Solidaria, clave para implicar a las empresas en la transformación social

Las empresas tienen mucho que aportar a la transformación social. Sólo en este año 2023, según la previsión del Ministerio de Hacienda sobre el ejercicio del año anterior, se recaudarían 225 millones de euros si todas las empresas de nuestro país, sea cual sea su tamaño, marcasen la Casilla Empresa Solidaria en el Impuesto de Sociedades destinando el 0,7 % de su tributación a financiar proyectos sociales. Es por ello que la Plataforma del Tercer Sector, organización impulsora de esta iniciativa, recuerda que Casilla Empresa Solidaria es una de las medidas más sencillas y eficaces que tienen las empresas para canalizar su solidaridad y contribuir a la construcción de una sociedad más justa, inclusiva y sostenible.

Esta fue una de las principales conclusiones que se desprendió del encuentro “La Casilla Empresa Solidaria: más cerca del triple impacto”  organizado por la Plataforma del Tercer Sector celebrado ayer, 13 de julio, en la Cámara de Comercio de Madrid el, en el que se dieron cita representantes de organizaciones empresariales, sociales y académicas con el fin de dar a conocer esta herramienta clave para implicar a las empresas en la transformación social y acelerar la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Marcar esta casilla se trata de una decisión voluntaria y de coste cero con la que, además, el sector empresarial genera valor social y mejora su reputación, efectuando una aportación económica real en un momento en el que la ciudadanía demanda acciones con impacto directo por parte de las empresas.

Cabe recordar que la Casilla Empresa Solidaria está presente en la sociedad española desde el ejercicio impositivo de 2018, siendo una vía de ingresos que impacta directamente en la mejora de la vida de millones de personas en situación de vulnerabilidad. En 2019, la recaudación obtenida superó los 33 millones de euros aumentando, en 2020, hasta más de 36. En 2021, debido al efecto de la crisis provocada por la COVID, bajó a 31 millones, alcanzando en el último ejercicio una cifra superior a los 43 millones de euros, quedándose en un 23 % de la máxima recaudación que se podría haber conseguido si todas las sociedades hubieran marcado la Casilla. Esta se puede marcar durante el periodo de presentación del Impuesto de Sociedades, abierto hasta el 25 de julio, y está actualmente disponible en dos modelos de dicho impuesto: el 200 y el 220. Aparece incluida en el apartado ’otros caracteres – fines sociales’, concretamente, en la casilla 00073 (dentro del modelo 200) o bien en la 069 (en el modelo 220).

Casilla Empresa Solidaria: palanca para un cambio sistémico

El encuentro, celebrado en pleno plazo de presentación del Impuesto de Sociedades, se abrió con las palabras de bienvenida de Marina Serrano, vicepresidenta de la Fundación CEOE que ha querido destacar que: “Las empresas deben contribuir a esa sociedad más justa para avanzar, porque el futuro lo tenemos que construir entre todos y solo juntos podemos hacer una sociedad mejor, más resiliente y solidaria".

Luego, durante su intervención, Luciano Poyato, presidente de la Plataforma del Tercer Sector, recordó que “lo que el Tercer Sector necesita en este momento es aprender del ámbito empresarial acerca de su escala de gestión, procesos de producción e integración de normas de calidad. Por otro lado, al ámbito empresarial le puede venir muy bien conocer cuáles son los problemas y la realidad social para conseguir ese triple impacto: generar riqueza, tener impacto en lo social y en lo medioambiental. Esta herramienta significa un paso más para algo todavía más importante: trabajar de forma conjunta".

Tras las palabras de bienvenida dieron comienzo las primeras participaciones en las que se pudo escuchar a Marta González-Moro, CEO de 21gramos e impulsora de Marcas con Valores. A continuación, Luciano Poyato en su intervención Regeneración justa, reto compartido subrayó que “el cambio sistémico es imperativo para las empresas que quieren generar un impacto positivo en la sociedad y ser relevantes en la transformación”. Después fue el turno de Begoña Gómez, directora de la Cátedra de Transformación Social Competitiva en la UCM, para quien “la sostenibilidad social y medioambiental debe integrarse en la estrategia de negocio de las compañías y convertirse para ellas en ventaja competitiva”.

Por su parte, Luis Martín Lara, CEO de CE Consulting puso en valor “el papel clave que juegan las asesorías fiscales en impulsar el proceso de la Casilla Empresa Solidaria”. Miguel Ángel García, coordinador de la Fundación CEOE analizó cómo las asociaciones empresariales tienen el poder de “canalizar la solidaridad corporativa hacia el propósito de ser parte de la regeneración social”. En su intervención, María Cid, directora de la Fundación Solidaridad Carrefour, señaló que “la reputación no es solo una cuestión de recaudación, sino también de coherencia y orgullo, con la que las empresas asumen su responsabilidad social e inspiran el cambio”. Cerrando estos turnos de intervenciones, Mar Medeiros, directora de Empresas, Alianzas Estratégicas y RSC-D de Inserta Empleo/Fundación ONCE dio un paso más, apuntando que la “Casilla Empresa Solidaria es la antesala para una intervención más directa de las empresas en los proyectos sociales, entre ellos, la apuesta por el talento diverso”.

Finalmente, la jornada contó con la despedida y agradecimiento de Paquita Sauquillo, Vocal de comunicación de la Plataforma del Tercer Sector, “necesitamos el apoyo de las empresas para luchar contra las desigualdades. En Europa somos un ejemplo. Somos conscientes de que en España la mayoría de las empresas son PYMES y autónomos. Deben tener confianza en el trabajo del Tercer Sector, que, además, también crea empleo”.

¡Comparte este contenido en redes!

Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies