Publicado el
Ayer, 20 de junio, se conmemoró el Día Mundial del Refugiado. Con motivo de la efeméride el máximo responsable de la ONU recordó que los estados tienen el deber de proteger y ayudar a estas personas y buscar soluciones para su reasentamiento contribuyéndoles a rehacer una vida digna.
Las personas refugiadas no son una cifra en un papel, son personas con derechos

El Día Mundial del Refugiado se celebra cada año el 20 de junio. Fue establecido por la Asamblea General de las Naciones Unidas en diciembre de 2000 para conmemorar la fortaleza, el coraje y la resiliencia de las personas refugiadas en todo el mundo. El objetivo principal de este día es sensibilizar sobre la situación de las personas refugiadas y destacar la necesidad de proteger sus derechos y bienestar. También busca reconocer las contribuciones valiosas que las personas refugiadas hacen a sus comunidades de acogida.

Es importante recordar que las personas refugiadas son individuos que han sido obligados a abandonar sus países de origen debido a persecuciones, conflictos armados, violencia o violaciones de derechos humanos. El Día Mundial del Refugiado nos brinda la oportunidad de mostrar solidaridad y empatía hacia las personas refugiadas, así como de promover acciones para abordar las causas subyacentes de los desplazamientos y encontrar soluciones duraderas para ellas.

En un acto en conmemoración de esta fecha, el Secretario General de la ONU expresó que la perseverancia frente a la adversidad que muestran los refugiados representa la fuente diaria de inspiración de las Naciones Unidas. De este modo, el mandatario elogió a las personas que se encuentran fuera de su país de origen por temor a la persecución, al conflicto, la violencia, u otras circunstancias y que requieren protección internacional. “No son una cifra en un papel: son mujeres, niñas, niños y hombres que recorren un duro camino en el que a menudo son objeto de violencia, explotación, discriminación y abusos”, alertó el referente de Naciones Unidas.

Guterres indicó que la celebración del Día Mundial nos recuerda que “tenemos el deber de proteger y ayudar” a estas personas y buscar soluciones para su reasentamiento ayudándoles a rehacer una vida digna. El tema elegido este este año para conmemorar el Día Mundial del refugiado es “Esperanza lejos de casa”, por lo que el Secretario General pidió a todas las personas “que hagan suya la esperanza que los refugiados llevan consigo”.

Por su parte, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados se expresó en términos similares al declarar que la efeméride honra “la valentía y la esperanza de millones de personas forzadas a huir de guerras, violencia y persecuciones”. ACNUR indicó que la mejor forma de apoyar a las personas refugiadas en el exilio es mediante la inclusión, ya que les permite prepararse para reconstruir sus países de origen, o para prosperar en caso de reasentamiento en otro país.

Finalmente, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) conmemoró un logro histórico: desde el año 2001, sus equipos han impartido clases de orientación a más de un millón de personas en situación de desplazamiento, incluidos más de 700.000 refugiados durante el proceso de reasentamiento.

La OIM destacó que, ante la imposibilidad de un retorno en condiciones seguras, el reasentamiento de los refugiados puede constituir la única opción viable para lograr una protección efectiva y satisfacer sus necesidades. “El reasentamiento es una solución duradera para los refugiados, así como una demostración de solidaridad internacional y de responsabilidad compartida con los países que acogen a un gran número de refugiados” destacó la Organización.

¡Comparte este contenido en redes!

300x300 diario responsable

Advertisement
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies