Publicado el
Mañana, 15 de junio, se conmemora el Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez. Con motivo de la efeméride, Cruz Roja hace un llamamiento a la sociedad a tomar consciencia sobre esta problemática.
Subestimar a las personas mayores también es maltrato

Cuando decimos “déjame hacerlo a mí, tu ya no sabes hacer nada”, “es mejor que no vayas, con tu edad mejor quédate en casa”, “no gastes en tonterías, tu ya no necesitas nada nuevo”, “haces el ridículo echándote un novio a tu edad”, o “papá, mamá, tu ocúpate de esto que no tienes nada mejor que hacer” a una persona mayor estamos subestimando sus capacidades, y eso también es maltrato. Así lo explica Cruz Roja en el Día Mundial de la toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez que se celebra mañana, 15 de junio.

Esta fecha tiene como objetivo generar conciencia sobre la violencia que sufren muchas personas mayores en todo el mundo, así como promover la importancia de proteger sus derechos y dignidad. El abuso y maltrato hacia las personas mayores es un problema grave y preocupante en muchas sociedades. Puede manifestarse de diversas formas, como el abuso físico, psicológico, financiero o sexual, así como la negligencia o el abandono por parte de sus cuidadores. Estas formas de maltrato pueden ocurrir tanto en entornos domésticos como en instituciones de atención a largo plazo.

En este contexto, la Organización Humanitaria ha lanzado una campaña para concienciar al respecto y recuerda que este último año ha realizado más de 14.000 intervenciones de este ámbito, desde 196 puntos de atención repartidos en todo el territorio, ya que Cruz Roja trabaja todo el año con su proyecto ‘Buen trato’ precisamente para promocionar un trato adecuado a las personas mayores y proteger frente al maltrato, salvaguardando sus derechos, y apoyando a quienes sufren o podrían sufrir cualquier tipo de malos tratos.

En el marco de la conmemoración del 15 de junio, Cruz Roja quiere recordar que las personas mayores son de especial relevancia para la sociedad, que aportan experiencia, sabiduría, visión histórica, y son pilar y nexo de unión de muchas familias. A pesar de ello, son objeto de discriminación, abuso y maltrato por el hecho de ser mayores, y según la Organización Mundial de la Salud, 1 de cada 6 personas sufren algún tipo de maltrato asociado a la edad, por lo que es un problema de primera magnitud en la sociedad.

El maltrato no sólo abarca la agresión física, sino que va desde la negligencia u omisión de los cuidados que pueden sufrir tanto por su entorno como por profesionales, hasta el abandono, o la creación de una imagen peyorativa que socialmente se ofrece en ocasiones de este colectivo, fruto del edadismo, las trabas en la participación social, o el infantilismo, entre otros. Cruz Roja señala esta problemática invisibilizada para que se actúe de manera intensa en erradicarla, y concienciar sobre que quien lo sufre, también sufre vergüenza por no tener recursos de apoyo, sienten que son vistos como generadores de costes sociales y sanitarios en lugar de personas activas de pleno derecho, y falta información sobre sus propios derechos y su defensa. Además, se requiere de mayor concienciación a los perpetradores, que incluso no son conscientes de que subestimando las capacidades de las personas mayores les están maltratando. Características como la edad avanzada, el sexo femenino, el aislamiento, la discapacidad o la situación de dependencia, pertenecer a una minoría étnica, racial o religiosa, estas en situación de privación de libertad entre otros, son factores de riesgo muy importantes para sufrir maltrato.

Es esencial que la sociedad en su conjunto tome conciencia de este problema y se comprometa a prevenir y combatir el abuso y maltrato en la vejez. Algunas acciones clave que se pueden tomar incluyen:

  1. Sensibilización: Promover una mayor sensibilización sobre el abuso y maltrato en la vejez a través de campañas de información en los medios de comunicación, eventos comunitarios y programas educativos en escuelas y centros de atención a la salud.
  2. Protección legal: Fortalecer las leyes y regulaciones que protejan los derechos de las personas mayores y castiguen el abuso y maltrato. Esto implica establecer marcos legales claros, implementar medidas de prevención y asegurar una respuesta efectiva y justa ante casos de abuso.
  3. Prevención: Desarrollar programas de prevención dirigidos a educar a las personas mayores, sus familias, cuidadores y profesionales de la salud sobre la importancia de respetar los derechos de los mayores y prevenir el abuso y maltrato. Esto incluye promover el respeto, la empatía y la atención adecuada hacia las personas mayores.
  4. Intervención y apoyo: Establecer sistemas y servicios de apoyo que brinden intervención y asistencia a las personas mayores que han sido víctimas de abuso o maltrato. Esto puede incluir líneas de ayuda telefónica, servicios de asesoramiento, refugios seguros y programas de apoyo comunitario.
  5. Colaboración: Fomentar la colaboración entre gobiernos, organizaciones no gubernamentales, profesionales de la salud, trabajadores sociales y la sociedad en general para abordar el abuso y maltrato en la vejez de manera integral. Es necesario trabajar juntos para identificar y abordar los factores subyacentes que contribuyen al maltrato y desarrollar soluciones efectivas.

¡Comparte este contenido en redes!

300x300 diario responsable

Advertisement
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies