Publicado el
Así lo muestra el informe mundial sobre crisis alimentarias de la Red de Información sobre Seguridad Alimentaria (FSIN, food security information network, por sus siglas en inglés) presentado ayer, 3 de mayo. Según la publicación, el número de personas que sufren inseguridad alimentaria aguda y necesitan ayuda urgente en materia de alimentación, nutrición y medios de subsistencia aumentó por cuarto año consecutivo en 2022, con más de 250 millones de personas que padecen hambre aguda y habitantes de siete países al borde de la inanición. Los expertos advierten que la crisis económica mundial ha sido el motor de la crisis alimentaria y la guerra en Ucrania contribuyó a la inseguridad nutricional aguda.
Actualmente, hay 65 millones de personas más en situación de hambre extrema que en 2022

La crisis económica mundial afecta de manera directa en las condiciones de vida de las personas, especialmente, en los países cuyas economías son más vulnerables. Los datos publicados ayer, 3 de mayo, en el último Informe Mundial sobre Crisis Alimentarias (GRFC) nos muestran que hemos fracasado como humanidad: el hambre en el mundo es cada vez más. El Informe Global sobre Crisis Alimentarias es una publicación anual elaborado por la Red de Información sobre Seguridad Alimentaria, una alianza internacional de las Naciones Unidas, la Unión Europea, agencias gubernamentales y no gubernamentales que trabajan para abordar las crisis alimentarias.

Según este documento, el número de personas que sufren inseguridad alimentaria aguda y necesitan ayuda urgente en materia de alimentación, nutrición y medios de subsistencia aumentó por cuarto año consecutivo en 2022, con más de 250 millones de personas que padecen hambre aguda y habitantes de siete países al borde de la inanición. La ONG Oxfam Intermón considera que este dato es una mancha para la humanidad como colectivo. En palabras de Lourdes Benavides, responsable de seguridad alimentaria de Oxfam Intermón: “Se están revirtiendo décadas de progreso por los conflictos, las crisis económicas y el cambio climático. Los traficantes de armas, los señores de la guerra, los grandes contaminadores y los monopolios alimentarios están haciendo que el planeta sea cada vez menos habitable, expulsando a más personas de sus hogares y tierras y acabando con los ingresos de millones de personas que penan por llevar comida a la mesa.”

El informe concluye que alrededor de 258 millones de personas en 58 países y territorios se enfrentan a una inseguridad alimentaria aguda en niveles de crisis o peores (CIP/CH Fase 3-5) en 2022, frente a los 193 millones de personas en 53 países y territorios en 2021. Los datos son inaceptables. Se trata de la cifra más alta en los siete años de historia del informe. Sin embargo, cabe aclarar que gran parte de este crecimiento refleja un aumento de la población analizada. En 2022, la gravedad de la inseguridad alimentaria aguda aumentó al 22,7 por ciento, desde el 21,3 por ciento en 2021, pero sigue siendo inaceptablemente alta y subraya una tendencia al deterioro de la inseguridad alimentaria aguda mundial.

Los expertos a cargo de la investigación afirman que más del 40% de la población en la fase 3 o superior de la CIP/CH residía en sólo cinco países: Afganistán, la República Democrática del Congo, Etiopía, partes de Nigeria (21 estados y el Territorio de la Capital Federal - FCT) y Yemen. Concretamente, la población de siete países se enfrentó a la inanición y la indigencia, o a niveles catastróficos de hambre aguda (fase 5 de la CIP/CH) en algún momento de 2022. Más de la mitad de ellos se encontraban en Somalia (57%), mientras que estas circunstancias extremas también se dieron en Afganistán, Burkina Faso, Haití (por primera vez en la historia del país), Nigeria, Sudán del Sur y Yemen.

Además, alrededor de 35 millones de personas experimentaron niveles de emergencia de hambre aguda (fase 4 de la CIP/CH) en 39 países, de los cuales más de la mitad se localizaron en sólo cuatro países: Afganistán, la República Democrática del Congo, Sudán y Yemen. Por su parte, en 30 de los 42 principales contextos de crisis alimentarias analizados en el informe, más de 35 millones de niños y niñas menores de cinco años sufrían emaciación o malnutrición aguda, de los cuales 9,2 millones padecían emaciación grave, la forma de desnutrición que más vidas pone en peligro y que más contribuye al aumento de la mortalidad infantil.

Causas múltiples de un problema cada vez más grave

Se trata de un problema complejo y multicausal. El informe explica que las crisis económicas han superado a los conflictos como principal causa de inseguridad alimentaria aguda y malnutrición en varias crisis alimentarias importantes. La subida de los precios de los alimentos y las graves perturbaciones de los mercados, socavan la resiliencia de los países y su capacidad para responder a las crisis alimentarias.

Uno de los factores que analizan los expertos es que el impacto de la guerra en Ucrania ha repercutido negativamente en la seguridad alimentaria mundial debido a las importantes contribuciones tanto de Ucrania como de Rusia a la producción y el comercio mundiales de combustible, insumos agrícolas y productos alimentarios esenciales, en particular trigo, maíz y aceite de girasol. La guerra en Ucrania interrumpió la producción agrícola y el comercio en la región del Mar Negro, desencadenando un pico sin precedentes en los precios internacionales de los alimentos en la primera mitad de 2022. Aunque los precios de los alimentos han bajado desde entonces, también gracias a la Iniciativa de Cereales del Mar Negro y a las Vías de Solidaridad de la Unión Europea, la guerra sigue afectando indirectamente a la seguridad alimentaria, sobre todo en los países de renta baja dependientes de las importaciones de alimentos, cuya frágil capacidad de recuperación económica ya se había visto golpeada por la pandemia COVID-19.

Los choques económicos (incluidos los impactos socioeconómicos de la COVID-19 y las repercusiones de la guerra en Ucrania) se convirtieron en el principal impulsor en 27 países, con 83,9 millones de personas en la fase 3 o superior de la CIP/CH o equivalente, frente a los 30,2 millones de personas en 21 países en 2021. La resiliencia económica de los países pobres ha disminuido drásticamente en los últimos tres años, y ahora se enfrentan a largos periodos de recuperación y a una menor capacidad para hacer frente a futuras crisis.

Por su parte, los fenómenos meteorológicos y climáticos extremos fueron la principal causa de la inseguridad alimentaria aguda en 12 países en los que 56,8 millones de personas se encontraban en la fase 3 o superior de la CIP/CH o equivalente, más del doble del número de personas (23,5 millones) en ocho países en 2021. Estos extremos incluyeron sequías sostenidas en el Cuerno de África, inundaciones devastadoras en Pakistán, y tormentas tropicales, ciclones y sequías en el sur de África. Mientras que los conflictos y los fenómenos meteorológicos extremos siguen impulsando la inseguridad alimentaria aguda y la malnutrición, las repercusiones económicas de la pandemia del virus de la inmunodeficiencia humana y el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA)19 y los efectos de la guerra en Ucrania también se han convertido en importantes causas del hambre, sobre todo en los países más pobres del mundo, debido principalmente a su gran dependencia de las importaciones de alimentos e insumos agrícolas y a su vulnerabilidad a las crisis mundiales de los precios de los alimentos.

En el prólogo del informe el Secretario General de la ONU, António Guterres, escribió: "Más de 250 millones de personas se enfrentan ahora a niveles agudos de hambre, y algunas están al borde de la inanición. Esto es inconcebible. Esta séptima edición del Informe Mundial sobre las Crisis Alimentarias es una mordaz acusación del fracaso de la humanidad a la hora de avanzar hacia el Objetivo de Desarrollo Sostenible 2 de poner fin al hambre y lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición para todos".

En este artículo se habla de:
NoticiasODSdesigualdadderechos humanoshambre

¡Comparte este contenido en redes!

Diploma “Digitalización y Sostenibilidad”
 
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies