Publicado el
El próximo viernes 7 de abril se celebra el Día Mundial de la Salud y la ONG World Vision advierte que una de las problemáticas actuales más graves el hambre. Concretamente, afirman que, hoy, más de 900.000 personas en todo el mundo luchan por sobrevivir en condiciones similares a la hambruna.
El mundo se enfrenta a una crisis de hambre masiva

Cada año, el 7 de abril, se celebra el Día Mundial de la Salud. Una fecha que fue establecida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 1950 para crear conciencia sobre la importancia de la salud en todo el mundo y para destacar temas de salud específicos cada año. Así, cada año, la OMS elige un tema específico que refleje una preocupación actual en materia de salud global. El tema de 2023 es "Construyendo un mundo más saludable y justo para todos", con un enfoque especial en la igualdad de acceso a la atención médica y a los servicios de salud de calidad.

Para que haya justicia social, sin dejar a nadie atrás, es necesario hacerle frente al hambre. La ONG World Vision denuncia que en la actualidad, decenas de millones de niños, niñas y sus familias se enfrentan a la inanición. Los conflictos, la COVID-19 y el cambio climático, “las llamadas 3C” (Covid, cambio climático y conflictos), han puesto a casi 45 millones de personas en 37 países en riesgo de morir de hambre. A esta situación se suma ahora una cuarta “C”, los costes, cuyo aumento está actuando como motor de esta crisis.

El panorama es poco alentador en el mundo entero y las previsiones no parecen mejorar. Según los expertos de la ONG se espera que 2023 sea aún más duro para decenas de millones de personas en todo el mundo, ya que la mayor crisis de hambre de la historia moderna está poniendo en grave peligro a las personas que luchan por alimentar a sus familias. 

Más de 900.000 personas en todo el mundo luchan actualmente por sobrevivir en condiciones similares a la hambruna[1]. Esta cifra es 10 veces superior a la de hace cinco años. El sistema humanitario está siendo llevado al límite, con un aumento de la financiación que sigue sin poder seguir el ritmo de las crecientes necesidades de respuesta, y UNICEF prevé que uno de cada cuatro niños vivirá por debajo del umbral de la pobreza en 2023[2] Además, el número de niños y niñas afectados por esta crisis alimentaria y nutricional sigue aumentando.

Por su parte, las inundaciones sin precedentes en Chad, la prolongada sequía en el Cuerno de África, el reciente terremoto en Turquía y Siria, entre otras emergencias y desastres naturales provocados por el cambio climático, están agravando el hambre en países ya sumidos en la pobreza. El efecto dominó de la guerra en Ucrania también está impulsando esta emergencia a un ritmo asombroso. Los precios de los alimentos están en su nivel más alto de los últimos 10 años[3] y el aumento de los precios del gas ha perturbado aún más la producción y exportación mundial de fertilizantes, reduciendo el suministro, aumentando los precios y amenazando con reducir las cosechas. Esto, a su vez, podría convertir la crisis de asequibilidad de los alimentos en una crisis de disponibilidad, ya que la producción de maíz, arroz, soja y trigo se redujo en 2022[4].

El hambre es aún más cruel con los más pequeños. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 30 millones de niños y niñas de los 15 países más afectados sufren emaciación, de los cuales 8 millones padecen emaciación grave, la forma más mortífera de desnutrición. Este nivel de hambre grave repercute de por vida en el desarrollo de los niños y niñas y en todos los aspectos de sus vidas, poniendo en peligro su salud, desarrollo, bienestar general y potencial inmediatos y a largo plazo, así como el de las generaciones futuras. Esto exige una ayuda humanitaria urgente y el refuerzo de la resiliencia nutricional de las poblaciones que se enfrentan a crisis alimentarias para prevenir los devastadores efectos intergeneracionales de la desnutrición[5].

En palabras de Eloisa Molina, directora de Comunicación de World Vision: “Se necesita inmediatamente ayuda alimentaria y otras ayudas vitales para evitar la muerte de miles de personas. A pesar de los esfuerzos de las Naciones Unidas y de ONG como World Vision, las necesidades siguen superando la financiación internacional”.

 

[1]https://www.wfp.org/global-hunger-crisis#:~:text=2023%3A%20Another%20year%20of%20extreme,%2DCOVID%2D19%20pandemic%20levels .

[2]https://www.unicef.org/globalinsight/reports/prospects-children-polycrisis-2023-global-outlook

[3] https://www.worldvision.es/acerca-de/publicaciones/price-shocks-2022/

[4] https://www.wfp.org/global-hunger-crisis#:~:text=2023%3A%20Another%20year%20of%20extreme,%2DCOVID%2D19%20pandemic%20levels.

[5] OMS (enero, 2023): Se necesita una acción urgente ya que la desnutrición aguda amenaza la vida de millones de niños vulnerables

¡Comparte este contenido en redes!

Diploma “Digitalización y Sostenibilidad”
 
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies