Publicado el
La Fundación, cuya misión es contribuir a la igualdad de oportunidades laborales de las personas con discapacidad mediante la sensibilización, capacitación y la transición al empleo, llegó a Sevilla hace más de 10 años con el objetivo de impulsar el talento de las personas con discapacidad para aumentar sus oportunidades laborales. Hasta la fecha, la fundación ha atendido a más de 4.000 personas.
Más de 2.300 andaluces han encontrado trabajo gracias a la Fundación Randstad

Según la Base Estatal de Datos de Personas con Discapacidad (BEDPD), que elabora el IMSERSO, en 2021 había en Andalucía 582.452 personas con un grado de discapacidad reconocido superior al 33%. Esta cifra supone un 6,9% del total de la población andaluza. La distribución por sexo es del 51,8% de hombres y del 48,2% de mujeres.Por grupos de edad, las personas con discapacidad reconocidas se concentran principalmente entre los 35 y 64 años (45,7%) y entre los 65 y 79 años (25,5%). Los menores de 34 años representan el 13,3%. Además, en Andalucía, 247.815 personas tienen un grado entre el 33% y el 44%. El grupo de discapacidad más numeroso es el osteoarticular (119.018 personas) seguido del mental (100.865 personas).

La discapacidad y el desempleo son dos problemas sociales interrelacionados que afectan a millones de personas en todo el mundo. Las personas con discapacidad enfrentan barreras únicas en el lugar de trabajo y tienen más probabilidades de estar desempleadas que las personas sin discapacidad. Con los últimos datos de la Encuesta de empleo de las personas con discapacidad (2021) del INE, en el caso de la Comunidad Andaluza, el número de personas con discapacidad, en la franja de edad de 16 a 64 años, que se encontraban inactivas ese año ascendía a 265.600 personas, lo que suponía el 70% de la población andaluza con discapacidad de dicha edad. Este hecho, hace que la tasa de actividad en Andalucía se sitúe en el 29,9%, la cuarta más baja de todas las comunidades y casi 5 puntos por debajo de la media de España (34,6%).

La discriminación laboral es uno de los mayores obstáculos que enfrentan las personas con discapacidad. A menudo son rechazados para puestos de trabajo debido a estereotipos y prejuicios basados en la discapacidad, en lugar de ser evaluados en función de sus habilidades y experiencia. Además, las personas con discapacidad a menudo tienen menos acceso a la formación y el desarrollo profesional, lo que las deja en desventaja cuando compiten por trabajos. Otro problema es la falta de accesibilidad en el lugar de trabajo. Las personas con discapacidad pueden necesitar adaptaciones y ajustes para realizar su trabajo de manera efectiva, pero a menudo las empresas no están equipadas para hacer estos cambios. Esto puede incluir la falta de rampas, ascensores, espacio adecuado para maniobrar sillas de ruedas, o tecnologías de asistencia. La falta de accesibilidad no solo dificulta la realización del trabajo, sino que también puede hacer que las personas con discapacidad se sientan excluidas y aisladas.

Para hacer frente a esta injusta situación, en los 10 años de actividad que lleva la fundación en Sevilla, ha realizado diferentes acciones formativas con 2.638 personas y ha facilitado la integración en el mercado laboral de 2.312 personas. La fundación realiza sus actividades en un ecosistema social contando con la colaboración de empresas, entidades sociales, administraciones públicas, centros de formación y medios de comunicación. En este sentido, es importante destacar que en 2021 se ha colaborado con 333 empresas y 4 administraciones públicas. Respecto a 2020, se ha incrementado en un 86% las empresas colaboradoras.

Otro dato importante que aportan desde la Fundación Randstad, es que las mujeres andaluzas con discapacidad más afectadas por la situación de paro. Concretamente, el paro registrado de las personas que declararon algún tipo de discapacidad a 31 diciembre de 2021 ascendió a 31.022 personas. La situación de paro afecta más a las mujeres con discapacidad (53,7%) que a los hombres (46,3%) a pesar de ser menor cantidad de personas con discapacidad. Los mayores de 45 años (63,3%) son casi el doble que el número de parados menores de 45 años (36,7%). El mayor número de parados en Andalucía tiene al menos la educación secundaria o la educación primaria. Los tipos de discapacidad más comunes entre los parados con discapacidad en Andalucía son las físicas, estos suponen un 72% de los parados.

Entre los principales proyectos que ha llevado a cabo la fundación en Andalucía destaca el Programa Sevilla Integra, desarrollado en Sevilla durante los tres últimos años, un proyecto que persigue facilitar la inserción socio-laboral de la población desempleada con mayores dificultades de inserción y perteneciente a colectivos vulnerables.

Por otra parte, en Andalucía, el número de contratos a personas con discapacidad durante 2021 fue de 62.581 contratos, de los cuales el 63,9% los firmaron hombres y el 36,1% mujeres. Por grupos de edad, la mayor proporción de contratos se hicieron para los mayores de 45 años (48,3%), muy seguido de los de entre 25 y 44 años, que suponen el 45% de los contratos registrados. El sector servicios concentra el mayor número de contratos realizados en 2021 siendo este el 70% de la contratación en la comunidad andaluza.

En palabras de Ana María Ballesteros, directora de Proyectos de Fundación Randstad en Andalucía: “En un contexto de escasez de talento, es esencial reconocer el valor y las habilidades que las personas con discapacidad pueden aportar a los equipos de trabajo. Por esta razón, estamos promoviendo la concienciación e información entre las empresas interesadas en integrar a estas personas en sus equipos, para que puedan entender cómo hacerlo de manera efectiva y conozcan cómo pueden beneficiarse de las habilidades y experiencias únicas que las personas con discapacidad pueden aportar a sus equipos”.

¡Comparte este contenido en redes!

Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies