Publicado el
En el marco del Día Internacional de la Mujer, celebrado el pasado 8 de marzo, el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) ha presentado un informe pionero que analiza con enfoque de género el emprendimiento verde, el emprendimiento rural y la intersección entre ambos.
España, líder en emprendimiento rural y verde de las mujeres

La igualdad de género y la economía verde son dos temas muy importantes en la actualidad que están estrechamente relacionados. La igualdad de género se refiere a la paridad de derechos, oportunidades y responsabilidades entre mujeres y hombres en todos los ámbitos de la vida, incluyendo el económico. Por su parte, la economía verde se centra en el desarrollo sostenible, es decir, en un modelo de crecimiento económico que tiene en cuenta la protección del medio ambiente, la justicia social y el bienestar humano.

La igualdad de género es esencial para el éxito de la economía verde, ya que las mujeres y los hombres tienen diferentes roles en la economía y en la sociedad, y por lo tanto tienen diferentes necesidades y perspectivas. Las mujeres a menudo tienen menos acceso a recursos y oportunidades económicas, lo que limita su capacidad para contribuir plenamente a la economía verde. Para lograr la igualdad de género en la economía verde, es necesario abordar las barreras y desigualdades existentes y garantizar la participación plena y efectiva de las mujeres en todas las etapas del desarrollo sostenible. Esto incluye el acceso a la educación y la capacitación, el acceso a recursos financieros y tecnológicos, la promoción de la igualdad salarial y la eliminación de la discriminación y la violencia de género.

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) ha organizado el pasado viernes 10 de marzo la jornada “Las mujeres en el emprendimiento verde y rural” en el que se ha presentado un informe sobre emprendimiento verde de las mujeres y emprendimiento de las mujeres en el ámbito rural, y se ha dialogado sobre avances y retos en materia de datos, políticas y recursos. La publicación parte de la premisa de analizar con perspectiva de género diferentes aspectos medioambientales. Así, indaga acerca del emprendimiento verde, el emprendimiento rural y la intersección entre ambos, con datos a nivel nacional, pero también de comunidades autónomas y de la Unión Europea.

Los resultados de la publicación son muy alentadores, con datos de la Tesorería General de la Seguridad Social, donde se observa que las bases medias de cotización de las emprendedoras autónomas en actividades verdes son similares a las de los emprendedores verdes y además superiores a las bases medias de cotización del conjunto de emprendedoras en otras actividades económicas. Y aunque en el agregado de esas otras actividades económicas las bases medias de cotización de las emprendedoras autónomas rurales son menores que las de los autónomos rurales y las autónomas urbanas, ambas brechas de género y ruralidad se cierran en el caso de las actividades verdes, donde las bases medias de cotización son muy similares entre autónomas y autónomos de municipios rurales y no rurales. Por tanto, la cotización del emprendimiento autónomo en actividades verdes es mayor y cierra la brecha de género y la de ruralidad.

Si bien en términos generales las colusiones son positivas, entre los resultados del informe cabe destacar que con micro datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) se estima que solo son mujeres una de cada diez personas emprendedoras en actividades verdes, una de cada tres en el emprendimiento rural, y seis de cada 100 en el emprendimiento verde y rural.

No obstante, en la comparativa europea mediante datos de Eurostat se observa que España es uno de los países a la cabeza de la UE en emprendimiento rural de las mujeres (junto con Lituania, Austria, Francia, Grecia y Polonia) y en emprendimiento verde de las mujeres (solo por detrás de Italia). Asimismo, los datos del Censo Agrario en España muestran que en las explotaciones de agricultura y ganadería ecológicas las mujeres solo son titulares de una de cada cinco hectáreas de superficie agrícola utilizada y de una de cada cinco cabezas de ganado. Estos y otros datos del informe apuntan a que todavía queda mucho por avanzar para conseguir una igualdad efectiva que incorpore plena y significativamente a la economía verde y a la economía rural el talento, necesidades e intereses de las mujeres.

¡Comparte este contenido en redes!

300x300 diario responsable
 
CURSO: Experto en Responsabilidad Social Corporativa y Gestión Sostenible
 
Advertisement
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies