La entidad destinará 100.000 euros para entregar bienes de primera necesidad a las personas afectadas por el terremoto ocurrido recientemente.
Fundación Mapfre pone en marcha una campaña de donaciones para Turquía

Las necesidades en Turquía tras el terremoto son cada vez más. Para contribuir con esta situación, la Fundación MAPFRE destinará una ayuda inicial de 100.000 euros para contribuir al suministro de bienes de primera necesidad en las zonas más afectadas por el terremoto. Actualmente ultima la entrega de tiendas de campaña, mantas y sacos de dormir, y en el corto plazo, proporcionará viviendas prefabricadas para empezar a realojar de manera estable a las personas que han perdido sus hogares.

Asimismo, al entidad ha puesto en marcha una campaña de microdonaciones en www.fundacionmapfre.org, que está dirigida a la sociedad y cuyo objetivo es incrementar los fondos para ayudar a los afectados por el terremoto. Con esta iniciativa, Fundación MAPFRE garantiza que el 100% de las cantidades aportadas se destinarán a los beneficiarios.

Quienes deseen ayudar a Turquía pueden hacerlo en www.fundacionmapfre.org o, directamente, a través de este link:https://www.fundacionmapfre.org/accion-social/proyectos/nacionales/se- solidario/conoce-los-proyectos/ayuda-urgente-terremoto-turquia/

Antonio Huertas, presidente de MAPFRE y de Fundación MAPFRE manifestó su apoyo y solidaridad con los cientos de miles de personas que han sufrido los terremotos en Turquía y Siria esta semana. Durante su intervención, ha solicitado la generosidad de la sociedad, indicando, que “ahora mismo cualquier ayuda es poca”, y ha destacado que “somos muy sensibles a estas situaciones extraordinarias y tenemos una larga experiencia en la atención de las necesidades sociales y de las personas más vulnerables”.

Cabe destacar que, en los últimos años, Fundación MAPFRE ha activado distintas campañas de para ayudar a los afectados en situación de emergencia. Entre ellas, destaca la realizada en 2022, con motivo de la guerra en Ucrania; la que realizó en 2017 en Perú, como consecuencia del fenómeno El Niño Costero; en 2016, para ayudar a los afectados por el terremoto de Ecuador, y en 2011, como resultado del terremoto de Lorca.

¡Comparte este contenido en redes!

Top