Publicado el
Según datos recientemente publicados por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), el organismo de las Naciones Unidas (ONU) para las tecnologías de la información, 2.700 millones de personas en el mundo, una de cada tres, todavía no están conectadas y la mayoría vive en países en desarrollo.
La digitalización, una deuda pendiente del siglo XXI

Aunque parezca mentira, hoy, en pleno 2022, un tercio de la población mundial no está conectada a internet.  Sin dudas, la digitalización y la innovación tecnológica serán claves para que la sociedad avance en un mundo más inclusivo y sostenible. Sin embargo, según los datos que acaba de publicar la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), el organismo de las Naciones Unidas (ONU) para las tecnologías de la información, 2.700 millones de personas en el mundo, una de cada tres, todavía no están conectadas y la mayoría vive en países en desarrollo.

Los expertos aseguran que a pesar de que la pandemia aumentó el número de usuarios, el fuerte crecimiento no seguirá ininterrumpidamente y añaden que para que todo el mundo esté conectado en 2030, hay que impulsar las habilidades digitales e invertir en infraestructuras.

En este contexto, y conscientes de la importancia de avanzar en materia de digitalización, comenzó en 2020 la Hoja de Ruta para la Cooperación Digital, para fomentar la conectividad y la transformación digital a nivel mundial, centrándose en las comunidades con mayores dificultades. Luego, en el marco de la Asamblea General de la ONU, -donde se están poniendo sobre la mesa los desafíos a los que nos enfrentamos-, se ha reunido el mayor foro sobre conectividad y digitalización: la Coalición Digital de las Naciones UnidasPartner2Connect. Allí ha estado la Fundación Microfinanzas BBVA, la única entidad española que ha participado en el encuentro. 

La Fundación Microfinanzas BBVA (FMBBVA) tiene entre sus prioridades la digitalización de los segmentos más vulnerables, para garantizar la inclusión digital. El pasado mes de junio se unió a la Coalición Digital Partner2Connect, la alianza global lanzada por la UIT y la Oficina del Enviado del Secretario General para la Tecnología. En 2022 ha vuelto a ser reconocida como la fundación líder en contribución al desarrollo en América Latina, y la segunda del mundo, según los informes de la OCDE.

Durante su intervención, Gabriela Eguidazu, directora de Innovación para el Crecimiento Inclusivo de la FMBBVA, ha destacado cómo la Fundación, en sus 15 años de actividad, ha evolucionado su modelo con el uso de nuevas tecnologías para que los casi 3 millones de personas con pocos recursos a los que atiende en América Latina no se queden atrás. Llegando a emprendedores en zonas rurales, remotas o excluidas, para acercar los servicios financieros a los más vulnerables y llevar la conectividad a las zonas de más difícil acceso.

Con ellos, la fundación ha diseñado canales digitales que les ahorran tiempo y dinero: una App propia (que funciona incluso off line), un chat en el móvil desde el que pueden pagar y consultar sus operaciones o biometría facial para firmar documentos, todo con un acompañamiento constante que les ayuda a superar las barreras de la falta de conocimientos, la desconfianza, el miedo a la tecnología.

Cabe destacar que, al cierre de 2021, 392.616 emprendedores ya hacían sus gestiones a través de la App o de la WEB. Como ejemplo, el 12% de clientes de Financiera Confianza, entidad de la FMBBVA en Perú, se han dado de alta como usuarios digitalmente sin tener que ir a una oficina. Además, en lo que va de año, más de 500.000 personas han recibido capacitación en las entidades de la FMBBVA (más de 236.000 en formato virtual o híbrido), la mayoría mujeres.

Los participantes en el encuentro internacional han coincidido en señalar que la prioridad en estos momentos de incertidumbre es, además de lograr la conectividad universal, pasar de una conectividad básica a una más efectiva. Para alcanzar este objetivo, Partner2Connect hace un llamamiento a las alianzas para mejorar la calidad y velocidad de la conexión, el coste, la falta de habilidades digitales, o las barreras lingüísticas.

“La pandemia de COVID-19 impulsó enormemente la conectividad, pero tenemos que mantener la inercia para garantizar que todo el mundo, en todas partes, pueda beneficiarse de las tecnologías y los servicios digitales”, declaró el secretario general de la UIT, Houlin Zhao. “Esto sólo se puede lograr con más inversiones en redes y tecnologías digitales, aplicando las mejores prácticas y centrándose continuamente en el desarrollo de las competencias”.

¡Comparte este contenido en redes!

300x300 diario responsable

Advertisement
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies