Publicado el
La Fundación Randstad junto con Randstad Research, ha elaborado un informe en el cual analiza la aportación de talento de las personas con discapacidad al mercado laboral y la oportunidad que significa para estas la formación en nuevas tecnologías y su incorporación en un mercado laboral en transformación. Concretamente, la publicación afirma que un 12% de los parados con discapacidad podría cubrir puestos de trabajo en los sectores con mayor escasez de talento.

El desempleo es una problemática grave en España. Situación que afecta de manera especial a las personas con discapacidad, quienes, pese a tener formación, deben afrontar numerosas barreras para acceder a un puesto de trabajo. La incorporación de las personas con discapacidad al mercado laboral significa para las empresas una alternativa adicional para lograr profesionales con preparación y las habilidades necesarias.  Según los últimos datos publicados por el INE, en el segundo trimestre de 2022 había más de 145 mil vacantes sin cubrir, cifra que no ha dejado de crecer desde 2019.

La Fundación Randstad junto con Randstad Research, ha analizado la aportación de talento de las personas con discapacidad al mercado laboral y la oportunidad que significa para estas la formación en nuevas tecnologías y su incorporación en un mercado laboral en transformación. 

La formación es clave a la hora de buscar empleo. El acceso a los estudios universitarios para las personas con discapacidad marca su evolución en el mercado de trabajo. De hecho, este colectivo mejora considerablemente sus tasas de empleo y paro cuando alcanzan estudios superiores como se analizó en una nota anterior sobre la empleabilidad de las personas con discapacidad y su nivel de formación. Expertos de Randstad explican que, si observamos el número de matriculados en la universidad, las personas con discapacidad no han dejado de crecer y en el curso 2020-2021 ya había 23.581 matriculados, es decir, un 4,5% superior a los matriculados en el curso anterior.

rand_copy.png

Fuente: Fundación Universia

Cabe destacar que, en los últimos años, las empresas tienen dificultades para cubrir puestos de trabajo y el número de vacantes no deja de crecer y se situaba por encima de las 145 mil vacantes en el segundo trimestre de 2022.  Concretamente, el 56% de las empresas se encuentran con dificultades a la hora de cubrir nuevos puestos de trabajo. Este porcentaje varía según el sector del que se trate, siendo los sectores con mayores dificultades los de ingeniería, sanidad, educación y marketing y comunicación que se encuentran por encima del 70%.

¿Podrían ser las personas con discapacidad que se encuentran desempleadas una opción válida para las empresas a la hora de cubrir sus vacantes laborales?  Sin dudas, la respuesta es sí. El informe afirma que este colectivo cuenta con habilidades suficientes y con niveles de formación mínimos para cubrir esas vacantes. En España, a 31 de diciembre de 2021, el número de parados registrados con discapacidad, según el SEPE era de 144.931, de los cuales casi el 60% contaban con formación secundaria o superior. Con lo cual, podrían ser potenciales trabajadores con las competencias necesarias para desempeñarse en diferentes puestos.

Por titulación académica, y seleccionando las ramas de conocimiento que mayor volumen de parados con discapacidad tienen según el SEPE, el 12% de los parados (17 mil personas) podrían cubrir diferentes vacantes en los sectores que más dificultad encuentran para encontrar perfiles profesionales.

De tal manera que, si cruzamos los sectores con mayores dificultades para encontrar talento, con los parados con discapacidad por ramas de conocimiento, es posible apreciar cómo muchos de los parados, pueden cubrir vacantes en los sectores que más lo necesitan. Así nos encontramos, por ejemplo, cómo los profesionales parados con discapacidad en las ramas STEM podrían hacer frente a vacantes en varios sectores como informática, telecomunicaciones o ingeniería.

Según los últimos datos conocidos, en el curso pasado, el 43% de los estudiantes con discapacidad elegían Ciencias Sociales y Jurídicas (8.582 estudiantes), seguido de los estudios STEM al que optaron el 24% de los estudiantes (4.749 estudiantes). Es decir, la mayoría de los estudiantes con discapacidad eligen aquellas carreras que más demandan las empresas. En 2020, según datos del INE, había 1,9 millones de personas con discapacidad en edad de trabajar (entre 16 y 64 años) de los cuales 664 mil se encuentran activos. Por nivel formativo, un 63% de los activos con discapacidad cuentan con estudios secundarios y un 27% con estudios universitarios.

Finalmente, según el informe The Future of Jobs (WEF), en España el 93% de las empresas acelerará la digitalización de sus procesos laborales y el 64% incrementará la automatización del trabajo. Este proceso llevará aparejado la desaparición o transformación de muchos empleos y la aparición de otros nuevos. De lo que no cabe duda es que los trabajos del futuro serán más automáticos y digitales, pero requerirán de más habilidades humanas o transversales como la creatividad, la capacidad de adaptación o la inteligencia emocional.  Como queda patente en el informe Supracapacidades y diversidad funcional. Nuevas perspectivas para el empleo[1],  las personas con discapacidad desarrollan determinadas habilidades y competencias que son idóneas para determinados perfiles o puestos de trabajo y son un factor diferencial para este colectivo en el actual mercado laboral.

 

[1] Supracapacidades y diversidad funcional. Nuevas perspectivas para el empleo. María José García Cantero. Informe publicado en la Cátedra Fundación Randstad-UOC sobre Discapacidad, Empleo e Innovación Social, 2019

En este artículo se habla de:
NoticiasempleoFundación Randstadactualidad

¡Comparte este contenido en redes!

300x300 diario responsable
 
CURSO: Experto en Responsabilidad Social Corporativa y Gestión Sostenible
 
Advertisement
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies