La integración de este colectivo de personas en el mercado de trabajo dista de ser satisfactoria en nuestro país. Según la última Encuesta de Discapacidad, Autonomía Personal y Situaciones de Dependencia (EDAD-2020) del Instituto Nacional de Estadística (INE), analizada por Funcas, el número de personas con discapacidad en edad laboral (16-64 años) ronda los 1,58 millones, lo que representa el 37% del total.
La tasa de paro de las personas con discapacidad es preocupante en España

El desempleo es uno de los principales problemas que afronta España actualmente. Se trata de una problemática compleja que se ha visto agravada tras la pandemia y la actual crisis económica. En este contexto, las personas con discapacidad se ven aún más perjudicadas.  Según la última Encuesta de Discapacidad, Autonomía Personal y Situaciones de Dependencia (EDAD-2020) del Instituto Nacional de Estadística (INE), analizada por Funcas, el número de personas con discapacidad en edad laboral (16-64 años) ronda los 1,58 millones, lo que representa el 37% de todas las personas con discapacidad (4,32 millones). Si bien es una cifra más alta que la que arrojó la EDAD-2008 hace algo más de una década (1,47 millones), la tasa de prevalencia de personas con discapacidad sobre el total de la población en edad laboral se mantiene en torno al 5%.

Claramente, la integración de las personas con discapacidad en el mercado de trabajo dista de ser satisfactoria en nuestro país. El informe advierte que los indicadores clave del mercado de trabajo evidencian la pobre integración de las personas con discapacidad en España: su tasa de actividad asciende a 33,5%, 40 puntos porcentuales por debajo de la tasa de actividad de toda la población; su tasa de empleo (23,4%) representa aproximadamente un tercio de la observada en la población general (62%), en tanto que su tasa de paro (30,2%) dobla la de la población total (15,6%).

Según se desprende de la investigación, la mayoría de las personas con discapacidad en edad laboral que no han trabajado nunca alegan como razón de su inactividad la propia discapacidad (así lo hacen el 53,1% de las mujeres y 75,2% de hombres). Pero es posible que algunas personas con discapacidad sean inactivas por haber desistido de buscar trabajo, bien porque lo han intentado repetidamente sin éxito, bien porque, anticipando el fracaso, no toman la decisión de hacerlo.

En cuanto a las personas con discapacidad no ocupadas que quieren trabajar (84.100 mujeres y 76.200 hombres), cabe preguntarse cómo buscan empleo. Según la EDAD-2020, el 64,1% de esas personas utilizan los contactos personales como principal método para encontrar un puesto de trabajo, una proporción considerablemente más elevada que la de aquellos que afirman recurrir a los servicios públicos de empleo (SEPE) (40,5%). La preferencia por los amigos y familiares en la búsqueda de empleo es lógica, dado que resulta más prometedora: el 38,5% de las personas con discapacidad que tienen empleo afirman haberlo encontrado a través de contactos con familiares y amigos, mientras que solo el 4,5% de ellas lo encontraron mediante el SEPE.

Luego de analizar los resultados del informe, desde Funcas advierten que aún queda un largo camino por recorrer rumbo a la integración laboral de las personas con discapacidad. En este sentido, concluyen que los dos principales retos son, por un lado, reducir al máximo el grupo de los inactivos por “desistimiento” o “anticipación de fracaso” en la búsqueda de empleo (un colectivo de magnitud hoy día desconocida, pero previsiblemente numeroso), y, por el otro, ayudar a encontrar empleo a aquellas personas con discapacidad que desean trabajar, de manera que el paro en este colectivo se reduzca significativamente.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top