Desde el comienzo de la invasión rusa en Ucrania las consecuencias han sido cada vez más devastadoras. Los menores están viviendo una situación de extrema gravedad con un avance de la violencia a una escala y velocidad no vistas desde la Segunda Guerra Mundial. Unicef denuncia que tres millones de niños y niñas dentro de Ucrania y más de 2,2 millones en los países de acogida a refugiados necesitan ayuda humanitaria. Además, casi dos de cada tres niños se han visto desplazados por los combates.
Tras 100 días de guerra, más de 5 millones de niños y niñas necesitan ayuda humanitaria

El mundo está de luto: cada día en Ucrania, de media, más de dos niños mueren y más de tres resultan heridos, principalmente en ataques con armas explosivas en áreas pobladas.  La invasión rusa en Ucrania está teniendo trágicas consecuencias con índices de violencia y de violación de Derechos Humanos, inéditos desde la Segunda Guerra Mundial.

UNICEF denuncia que, tras cien días de guerra aproximadamente, 3 millones de niños y niñas dentro de Ucrania y más de 2,2 millones en los países de acogida a refugiados necesitan ayuda humanitaria.  Además, la infraestructura civil de la que dependen los menores continúa dañada o destruida; hasta ahora esto incluye al menos 256 instalaciones de salud y una de cada seis "Escuelas Seguras" apoyadas por UNICEF en el este del país. Cientos de centros educativos en toda Ucrania también han resultado dañados. Las condiciones para los niños en el este y el sur, donde los combates se han intensificado, son cada vez más desesperadas.

Por otra parte, la agencia de Naciones Unidas para la infancia también advierte que la guerra ha causado una crisis aguda de protección infantil. Los niños que huyen de la violencia corren un riesgo significativo de separación familiar, violencia, abuso, explotación sexual y trata de seres humanos. La mayoría de ellos han estado expuestos a eventos profundamente traumáticos. Necesitan urgentemente seguridad, estabilidad, servicios de protección infantil y apoyo psicosocial, especialmente aquellos que no están acompañados o han sido separados de sus familias. Más que ninguna otra cosa, necesitan paz. Al mismo tiempo, la guerra y el desplazamiento masivo están devastando los medios de subsistencia y las oportunidades económicas, dejando a muchas familias sin ingresos suficientes para satisfacer las necesidades básicas y sin capacidad para poder ofrecer a sus hijos un apoyo adecuado.  

La directora ejecutiva de UNICEF, Catherine Russell afirma que “el 1 de junio es el Día Internacional para la Protección de los Niños en Ucrania y en toda la región. En lugar de celebrar la ocasión, nos acercamos solemnemente al centésimo día de una guerra que ha destrozado la vida de millones de niños. Sin un alto el fuego urgente y una paz negociada, los niños seguirán sufriendo y las consecuencias de la guerra afectarán a los niños vulnerables de todo el mundo”.

Ante esta situación por demás compleja, El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia sigue pidiendo un alto el fuego inmediato en Ucrania y que se proteja a todos los niños y niñas de cualquier daño. Esto incluye poner fin al uso de armas explosivas en áreas pobladas y a los ataques a la infraestructura civil. UNICEF pide un acceso humanitario completo para que sea posible llegar de forma segura y rápida a los niños que lo necesiten, dondequiera que se encuentren. La entidad ha hecho un llamamiento por valor de 624,2 millones de dólares estadounidenses (unos 579 millones de euros) para financiar su respuesta humanitaria dentro de Ucrania, y un llamamiento de otros 324,7 millones de dólares estadounidenses (unos 300 millones de euros) para su respuesta en los países de acogida de refugiados

Cabe destacar que la organización y sus aliados están sobre el terreno en Ucrania y los países vecinos trabajando para proporcionar a los niños y sus familias asistencia humanitaria, incluidos servicios de protección infantil, agua y saneamiento, salud, nutrición y educación. Además, en los países de acogida de refugiados UNICEF apoya los sistemas nacionales, municipales y locales que brindan protección y servicios esenciales, en particular para los niños más vulnerables. Esto incluye formación a guardias fronterizos contra la trata de personas; ampliar las oportunidades de aprendizaje e integrar a los niños refugiados en las escuelas; adquisición de vacunas y suministros médicos; y establecer centros de juego y aprendizaje para proporcionar a los niños pequeños la sensación de normalidad y descanso que tanto necesitan.

Se han establecido veinticinco Puntos Azules –centros integrales seguros que ofrecen apoyo y servicios a las familias en movimiento, gestionados por UNICEF y ACNUR- en las principales rutas de tránsito de Moldavia, Rumania, Polonia, Italia, Bulgaria y Eslovaquia. En Moldavia, más de 52.000 refugiados, en su mayoría en hogares liderados por mujeres, han recibido ayuda a través de un programa de UNICEF-ACNUR que proporciona ayudas en efectivo.

Para contribuir al trabajo de UNICEF en esta emergencia:

https://www.unicef.es/ayuda-ucrania

Teléfono. 900 907 500

Cuentas bancarias

CaixaBank ES84 2100 5731 70 0200224381

BBVA ES65 0182 2370 41 0010033337

Bizum código 11261

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top