Las y los eurodiputados aprobaron el pasado martes 5 de abril nuevas normas para seleccionar qué proyectos energéticos pueden recibir financiación europea y así alinear la legislación con el Pacto Verde Europeo. Se determinó la la inclusión de la financiación de proyectos relacionados con el desarrollo de infraestructuras de hidrógeno y la captura y almacenamiento de carbono.
El Parlamento Europeo aprobó nuevas normas para financiar proyectos energéticos

En su resolución del 10 de julio de 2020, el Parlamento pidió una revisión del reglamento de las redes transeuropeas de energía (RTE-E), que establece las directrices de la UE para las infraestructuras energéticas transfronterizas y esboza el proceso de selección de los llamados proyectos de interés común (PIC). En diciembre de 2020, la Comisión adoptó una propuesta de revisión del reglamento RTE-E. Los PIC son proyectos de infraestructura que se consideran esenciales para alcanzar los objetivos de la UE en el ámbito de la energía, como la mejora de la interconexión entre los mercados nacionales, el aumento de la competitividad, la seguridad del suministro y el fomento de las energías renovables.

Luego de este antecedente, el pasado martes 5 de abril, se llevaron a cabo nuevas negociaciones en las cuales las y los eurodiputados apoyaron la inclusión de la financiación de proyectos relacionados con el desarrollo de infraestructuras de hidrógeno y la captura y almacenamiento de carbono. Asimismo, se determinó que los proyectos elegibles deberán impulsar la integración del mercado interior y reforzar la seguridad del suministro energético. El texto fue aprobado por el Parlamento con 410 votos a favor, 146 en contra y 72 abstenciones. Ahora tendrá que ser adoptado formalmente por el Consejo antes de su publicación en el Diario Oficial y su posterior entrada en vigor.

Por su parte, los proyectos seleccionados tendrán que ayudar a los países de la UE a abandonar los combustibles fósiles como el carbón, el lignito, la turba y la lutita bituminosa. Los eurodiputados lograron mantener por un periodo transitorio (hasta el 31 de diciembre de 2027) la financiación de proyectos que reutilicen las infraestructuras de gas natural existentes para el transporte o almacenamiento de hidrógeno. Otra determinación que se tomó fue que los nuevos proyectos basados en el gas natural ya no podrán recibir financiación de la UE. Sin embargo, una excepción temporal permitirá que Chipre y Malta tengan cada uno un proyecto de gas preparado para el hidrógeno. Estos proyectos serán financiados con vistas a conectarlos a la red energética europea y funcionarán bajo estrictas condiciones.

Zdzisław Krasnodębski (ECR, Polonia), expresó: “La trágica realidad de la guerra en Europa y el reducido nivel de seguridad energética de la UE demuestra que, durante años, Europa ha cometido graves errores al evaluar sus necesidades, también en lo referido a la infraestructura energética transeuropea. Con la nueva legislación no sólo mejoramos el proceso de planificación de infraestructuras, sino que también impulsamos nuevos tipos de proyectos de interés común, en línea con los objetivos climáticos. La norma incentivará la inversión en redes de hidrógeno y CO2, así como el desarrollo de redes marinas”.  

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top