La compañía internacional líder comprometida con la movilidad y la energía ha presentado este año su nuevo plan estratégico para 2030, "Positive Motion", que proyecta su ambición de ser referente en movilidad sostenible, biocombustibles e hidrógeno verde en España y Portugal, y de convertirse en un símbolo de la transición energética. La empresa sitúa a los clientes en el centro de su actividad y trabajará con ellos para ayudarles a avanzar en sus objetivos de descarbonización.
Las 10 claves del plan de Cepsa para su transición energética

Cepsa acaba de presentar su nueva Estrategia 2030, "Positive Motion", para convertirse en líder de la movilidad y la energía sostenibles en nuestro país y Portugal, y ser un referente de la transición energética. Para ello, se transformará en una empresa más enfocada a las necesidades de sus clientes, que también afrontan sus propios desafíos en la descarbonización de sus actividades. Todo ello con una inversión de 8.000 millones de euros. Los diez puntos este nuevo plan son:

  1. Más de la mitad de su EBITDA procederá de negocios sostenibles antes de 2030.
  2. En 2030, reducirá un 55% sus emisiones de CO2 de alcance 1 y 2, y entre un 15% y un 20% de las de alcance 3, situándose así entre las compañías más ambiciosas del sector.
  3. El objetivo de la compañía es alcanzar cero emisiones netas en 2050 e ir más allá (‘Net Positive’).
  4. Invertirá en esta década entre 7.000 y 8.000 millones de euros, de los cuales más del 60% se destinará a negocios sostenibles a partir de 2023.
  5. Creará el principal ecosistema de movilidad sostenible y la mayor red de recarga eléctrica ultrarrápida en carretera de España y Portugal.
  6. Transformará sus estaciones de servicio, la segunda mayor red de Iberia, en espacios digitalizados de ultraconveniencia y restauración.
  7. Se convertirá en líder de hidrógeno verde en España y Portugal, con una capacidad de producción de 2 GW en 2030, y liderará la fabricación de biocombustibles con una producción de 2,5 millones de toneladas/año, especialmente para descarbonizar el tráfico aéreo, produciendo 800.000 toneladas de SAF (combustible sostenible para la aviación).
  8. Desarrollará una cartera de proyectos de energías renovables, solar y eólica, con una capacidad de 7 GW, para consumo propio, de los que 1,5 GW ya tienen conexión a la red.
  9. Sus Energy Parks en Andalucía se convertirán en la puerta de Europa para la exportación de hidrógeno verde.
  10. Dotará de mayor autonomía a los negocios de Química y Exploración y Producción para maximizar su potencial de creación de valor .

Sin dudas, los criterios de ESG inspiran todo lo que hace Cepsa para avanzar hacia su objetivo Net Positive. Concretamente, en esta década, reducirá un 55% sus emisiones de CO2 de alcance 1 y 2, y entre un 15% y un 20%, las de alcance 3, con el objetivo de llegar a cero emisiones netas en 2050. En palabras de Maarten Wetselaar, consejero delegado de Cepsa: “Iniciamos hoy un ambicioso viaje para transformar nuestra compañía y ser un motor clave y facilitador de la transición energética. Cepsa es lo suficientemente pequeña para moverse con rapidez, a la vez que lo suficientemente grande para ser un líder en la creación de una economía más verde, justa y sostenible. Nos asociaremos con nuestros clientes para desarrollar soluciones de descarbonización para su demanda energética y, por supuesto, también abordaremos nuestra propia huella de carbono. Las moléculas verdes son esenciales para la descarbonización de sectores complejos, como el transporte pesado, la aviación o el tráfico marítimo, y Cepsa tiene una ventaja competitiva gracias a sus muchos años de experiencia en la producción y manejo de esta fuente de energía.”

Al mismo tiempo, Wetselaar explicó que la compañía cuenta con un equipo altamente cualificado y comprometido, y con enclaves estratégicos en el sur de España que presentan unas condiciones óptimas para el desarrollo de moléculas y electrones verdes que ayudarán a crear un mundo en ‘Positive Motion’. Y continuó: “No cabe duda de que atravesamos tiempos inciertos, con la guerra de Ucrania trastocando la vida de millones de personas y desestabilizando los mercados energéticos a nivel global. Sin embargo, la estrategia que presentamos hoy es un plan a largo plazo que refleja la oportunidad histórica que tienen España y sus empresas energéticas para convertirse en actores clave en la promoción y producción de energías limpias. Esto ayudará a reforzar la seguridad e independencia energéticas de Europa, y confío en que Cepsa pueda asumir un papel de liderazgo en este proceso”.

La compañía ha anunciado que invertirá en esta década entre 7.000 y 8.000 millones de euros, de los cuales, un 60% se destinará a negocios sostenibles a partir de 2023. Todo ello, se traducirá en una mayor contribución de los negocios sostenibles al EBITDA, pasando del 14% en 2022 a más de la mitad en 2030. Al mismo tiempo, Cepsa quiere ir más allá de las cero emisiones netas (net zero) y llegar al Net Positive, permitiendo a los clientes y a la sociedad avanzar en la dirección correcta. La compañía ha establecido una ambiciosa hoja de ruta para recortar sus emisiones, situándose entre las compañías referentes de su sector. En concreto, en 2030, reducirá sus emisiones de CO2 (alcance 1 y 2) en un 55% respecto a 2019, y aspira a alcanzar cero emisiones netas en 2050 e ir más allá, contribuyendo positivamente (Net Positive). En cuanto al alcance 3, la intensidad de carbono de sus productos se reducirá entre un 15 y un 20% en 2030.

Además, es importante resaltar que Cepsa tiene un firme compromiso con las políticas ambientales, sociales y de buen gobierno. Para reforzar este compromiso, la compañía ha vinculado la retribución de sus directivos a los objetivos de ESG: un 15-20% de su salario variable dependerá del cumplimiento de estos objetivos. En cuanto a la Agenda 2030 de Naciones Unidas, Cepsa ha establecido como prioritarios cuatro Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS): ODS 7 (Acceso a una energía asequible y limpia), ODS 8 (Trabajo decente y crecimiento económico), ODS 12 (Producción y consumo responsables), y ODS 13 (Acción por el clima).

Positive motion: una visión estratégica y sostenible

La nueva visión de negocio de la compañía ("Positive motion") estará formada por dos ecosistemas: movilidad sostenible y new commerce, y energía sostenible. Todo ello alimentado por los Energy Parks y las alianzas con otros socios estratégicos. En primer lugar, en la nueva estrategia de Cepsa, la descarbonización del transporte por carretera y la movilidad del cliente final tendrán un papel fundamental. La compañía desarrollará el mayor ecosistema de movilidad eléctrica en España y Portugal, junto a Endesa, desarrollando la más amplia red de recarga ultrarrápida en carretera, que alcanzará una ratio mínima de un cargador de 150 kW cada 200 kilómetros en las principales carreteras y vías interurbanas. Asimismo, impulsará la demanda de hidrógeno verde en el transporte por carretera, para lo que se ha fijado la meta de establecer en 2030 una estación de repostaje cada 300 kilómetros, en los corredores que conectan España con Europa.

El segundo gran ecosistema de la nueva estrategia de Cepsa se centrará en acelerar la descarbonización de los clientes industriales, el transporte aéreo y marítimo, así como de la propia compañía, a través de la producción de moléculas verdes, principalmente hidrógeno renovable y biocombustibles. La compañía, que actualmente es uno de los principales productores españoles de hidrógeno, liderará en 2030 la producción de hidrógeno verde en España y Portugal, con una capacidad de 2 GW. De este modo, se convertirá en un referente en la importación y exportación de esta energía al continente europeo, África y Oriente Medio, gracias a la localización privilegiada de sus instalaciones en la Península Ibérica. Paralelamente, su amplia experiencia en la producción y suministro energético y su conocimiento técnico permitirán a la compañía liderar la producción de biocombustibles de segunda generación, con una producción de 2,5 millones de toneladas al año en 2030, fomentando así la economía circular. En este ámbito, Cepsa se convertirá en un proveedor de referencia de combustible sostenible para la aviación (SAF), con una producción anual de 800.000 de toneladas. La compañía representa a día de hoy el 35% del mercado de suministro energético para el sector aéreo en España.

Para llevar a cabo esta nueva propuesta, Cepsa apostará por convertir sus refinerías en parques energéticos diversificados y sostenibles. Estas instalaciones están estratégicamente situadas en el sur de Europa, junto a los principales puertos, lo que proporciona a los grandes clientes industriales un acceso privilegiado a los mercados clave. Asimismo, la compañía implementará tecnologías basadas en la inteligencia artificial y analítica avanzada para optimizar sus procesos y reducir el impacto ambiental de la actividad de sus centros industriales. Asimismo, en el ámbito de las energías renovables, Cepsa desarrollará una cartera de proyectos de energía solar y eólica para su propio consumo, con una capacidad de 7 GW, de los cuáles 1,5 GW ya tienen conexión a la red.

Finalmente, la estrategia de los negocios de Química y Exploración y Producción permanece sin cambios. Cepsa dotará de mayor autonomía a estas divisiones con el objetivo de maximizar la creación de valor y permitir un mayor enfoque y una toma de decisiones más rápida.La división de Química reforzará su liderazgo global en los mercados de LAB (materia prima para la fabricación de detergentes biodegradables) y fenol (utilizado para la producción de plásticos de alta tecnología), mediante el desarrollo y producción de productos químicos a partir de materias primas renovables y recicladas. En este sentido, el negocio de Química aspira a que hasta un 30% de sus ventas en 2026 proceda de productos bajos en carbono.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top