Publicado el
El pasado14 de febrero, además de ser el Día de los Enamorados, se conmemoró el Día Mundial de la Energía. Actualmente, es cada vez más urgente, la necesidad de que las personas y las empresas sean más responsables energéticamente. La emergencia climática requiere del compromiso de todos los sectores y BBVA ha asumido este desafío desde hace años haciendo una fuerte inversión en energías limpias.
BBVA apuesta por las energías renovables

La emergencia climática ya está aquí y es momento de actuar en consecuencia. No solo el sector público tiene una gran responsabilidad en esta problemática, sino que también el sector privado debe comprometerse. El aumento de la temperatura del planeta y sus consecuencias han incrementado la necesidad de acciones que contrarresten el cambio climático. La eficiencia energética es una de ellas.

Aumentar, efectivamente, la eficiencia energética implica algo más que usar menos energía: requiere tomar conciencia de cómo se usa y, de ese modo, conocer dónde y cómo se desperdicia. Se trata de una responsabilidad que recae sobre las personas, pero también sobre las organizaciones.

El 14 de febrero de 1949 la Organización de las Naciones Unidas conmemoró por primera vez el Día Mundial de la Energía, una fecha destinada a promover las fuentes alternativas, generar conciencia sobre el ahorro, su uso eficiente y disminuir la utilización de las energías no renovables.

Hace ya algunos años que el Grupo BBVA definió a la sostenibilidad como uno de sus seis pilares estratégicos. En ese marco, BBVA en Argentina ha desplegado una serie de acciones que implican una nueva forma de convivir en el planeta. Así, su vínculo con la comunidad, pero también sus negocios se han orientado a una forma de ser y hacer sostenible.

Muestra de ello es el acuerdo de compra de energía renovable eólica que BBVA en Argentina concretó en 2020 bajo su Plan Global de Ecoeficiencia 2016-2020. A través de energía limpia obtenida en aerogeneradores, el edificio de Reconquista 199 logró cubrir en promedio un 80% de su demanda energética. Se estima que este cambio ha logrado una reducción de 1.500 toneladas de dióxido de carbono por año. Un paso importante hacia el objetivo de descarbonización.

Asimismo, la financiación “verde” ha tomado mucha relevancia para la entidad financiera en el mundo entero. Los Eco Préstamos son un ejemplo de ello, ya que mediante este tipo de producto las personas adquieren paneles solares para sus casas, pero también electrodomésticos con eficiencia energética ‘A’ o superior.

¡Comparte este contenido en redes!

Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies