La innovación es clave para generar empresas más rentables y sostenibles. El Club Excelencia en Gestión, asociación multisectorial sin ánimo de lucro que genera y comparte conocimiento sobre gestión y transformación de las organizaciones, ha celebrado en colaboración con Opinno tres jornadas sobre cómo promover e impulsar la cultura de la innovación en una organización. De las reflexiones extraídas de estos encuentros virtuales, ambas entidades han elaborado un listado de 9 claves.
¿Cómo potenciar la innovación en el ámbito privado?

La innovación es una estrategia necesaria no sólo para que una empresa pueda ser sostenible de cara al futuro, sino también para que pueda diferenciarse y adaptarse de una manera más ágil a los cambios constantes a los que se vea sometida. El Club Excelencia en Gestión junto a Opinno  organizaron una serie de jornadas con el objetivo de abordar los siguientes interrogantes: ¿Cómo generar una cultura de innovación en la organización?; ¿cómo puede revolucionar un modelo de negocio?; y ¿cómo generar un ecosistema de innovación fructífero?  De las reflexiones extraídas de estos encuentros virtuales, ambas entidades han elaborado el siguiente listado de conclusiones y recomendaciones bajo el título de “9 claves para potenciar la innovación en una organización”:

 

  1. Crear un hub de innovación que le dé soporte: Ha de ser catalizador de la innovación corporativa, nutriendo continuamente a todos los involucrados con tendencias de actualidad e impulsando la generación de relaciones con el ecosistema innovador, promoviéndolo de forma transversal en toda la compañía.

  2. Involucrar a las unidades de negocio: Desde el inicio, de una manera coordinada e integrada con el hub de innovación, identificando y priorizando los retos de intraemprendimiento en base a las líneas estratégicas de la compañía. Éstos deben hacerse tangibles en casos de uso que impacten directamente con las unidades de negocio en su realidad actual o en su desempeño futuro.

  3. Con metodologías para ejecutar el proceso de intraemprendimiento. Bajo una metodología basada en design thinking y lean startup, y con el soporte del hub de innovación. Todo ello para idear y construir soluciones que solventen retos de las unidades de negocio.

  4. Poner al cliente en el centro: La generación de un modelo de negocio se inicia por la definición de un problema relevante, la comprensión profunda del cliente y sus dolores latentes.

  5. Validar con el mercado real: Es difícil que un plan de negocio sobreviva al primer contacto con el cliente. Cuando se tiene un modelo y una solución definida, el enfoque debe estar en validarlo con el mercado real y obtener sus respuestas, que nos van a permitir tomar decisiones basadas en datos.

  6. Con foco en el futuro para solucionar los problemas del mañana: Escuchar al cliente ayuda a entender los problemas actuales, pero es importante mirar también hacia el futuro con métodos predictivos, con empatía y con imaginación.

  7. Definir correctamente el reto: Así como una buena estrategia de identificación del ecosistema de innovación y un planteamiento adecuado de la hoja de ruta del proyecto para concienciar sobre las bondades de la inteligencia colectiva y la co-creación.

  8. Involucrar al área de negocio: Principalmente porque debe creer en el proyecto desde el inicio y liderarlo. También se necesita la implicación y la experiencia de los equipos de IT, recursos humanos, finanzas, marketing y compliance, entre otros. Mientras, las áreas de innovación o de digital serán las facilitadoras de estas iniciativas.

  9. Apostar por fórmulas de colaboración: Con otras organizaciones, ya sean de otro sector o, incluso, de la ‘competencia’, porque la innovación disruptiva normalmente se encuentra fuera de la empresa y las alianzas son claves para generar un ecosistema innovador.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top