A partir de 2022 las empresas europeas con más de 250 trabajadores estarán obligadas a publicar aquellas actividades que pueden considerarse sostenibles según la taxonomía europea. Ante este nuevo escenario y con el objetivo de descubrir los retos, las oportunidades y las soluciones, BBVA ha organizado un encuentro con sus clientes de banca de empresas y corporaciones.
BBVA orienta a sus clientes de banca de empresas sobre la nueva taxonomía europea

Conocer todos los detalles del marco regulatorio en términos de sostenibilidad es clave para gestionar adecuadamente los riesgos de una empresa y representa una oportunidad para impulsar un modelo de negocio más sostenible. Sin embargo, muchas empresas no saben por dónde comenzar o cómo hacerlo. La incorporación de criterios sostenibles en las empresas implica tener en cuenta la taxonomía establecida por la Unión Europea, es decir, la clasificación de las actividades económicas medioambientalmente sostenibles.

Si bien en los últimos años la sostenibilidad ha ganado terreno en el mundo empresarial, lo cierto es que BBVA ha sido una empresa pionera en dicho campo. La entidad financiera lleva años trabajando para facilitar a sus clientes empresariales la transición ecológica, acompañándoles no sólo con soluciones innovadoras, sino en ámbitos que en muchas ocasiones resultan complejos como la nueva regulación.

En un contexto en el que cada vez hay más empresas que buscan que su financiación sea sostenible, BBVA considera importante la fijación de objetivos en base a criterios ESG (‘environmental, social and governance’, por sus siglas en inglés). Para contribuir a la transición de las empresas hacia la sostenibilidad, BBVA ha organizado un evento online para los clientes corporativos bajo el nombre de: “Sostenibilidad. Negocio o necesidad. Retos y oportunidades de la regulación europea”, que ha contado con la participación de Fernando Alonso, director de Empresas y Corporaciones de BBVA en España; Antoni Ballabriga, director global de Negocio Responsable de BBVA; y Elías Gómez, responsable de soluciones sostenibles de BBVA en España.

Durante el encuentro Antoni Ballabriga ha señalado la importancia de que Europa desarrolle una taxonomía de transición que permita financiar más allá del 20% de las actividades puramente sostenibles que se están financiando en la actualidad, ya que de esta forma el 80% restante se quedará sin el acompañamiento que BBVA brinda en materia de sostenibilidad. Al respecto afirmó que: “Creemos que habrá una segunda taxonomía más integradora donde se requieran unos niveles de cumplimiento distintos que permitirán incorporar actividades en transición”.

Cabe mencionar que, en cuanto a soluciones sostenibles para las empresas, BBVA ofrece, además de financiación verde, funcionalidades que les permiten adoptar medidas para ahorrar costes y contribuir con el medioambiente. Al respecto, Elías Gómez ha señalado la importancia de que las empresas “se marquen entre sus objetivos el reducir las emisiones asociadas al alcance 3”, es decir, los gases de efecto invernadero procedentes de emisiones indirectas como los viajes de trabajo o los servicios subcontratados. En este aspecto, BBVA en España dispone de una calculadora de huella de carbono que ya es utilizada por más de 140.000 empresas.

Para poder implantar medidas de reducción de emisiones de CO2 a la atmósfera, y que las empresas puedan beneficiarse de los fondos europeos vinculados a este tipo de proyectos de eficiencia energética, BBVA se ha aliado a ‘partners’ relevantes para ofrecer un servicio de gestión integral de las mismas. Las empresas están mostrando interés en los fondos Next Generation aunque en ocasiones se encuentran con dificultades para acceder a ellos. Es ahí donde BBVA quiere estar, sobre todo en un momento en el que, según palabras de Fernando Alonso, director de Empresas y Corporaciones de BBVA, “el mercado está viendo una oportunidad por el nivel de ayudas”.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top