Lograr alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible supone un gran desafío para el sector público y privado. Más aún en el escenario actual signado por la crisis sistémica que se desató en el mundo entero tras la llegada del coronavirus. Por lo tanto, los expertos afirman que acciones individuales y aisladas de las empresas no conseguirán por sí solas generar el suficiente impacto como para poder alcanzar las metas de la Agenda 2030 a tiempo. La colaboración será fundamental para impulsar el desarrollo sostenible.
La Agenda 2030 desde un enfoque sectorial: cinco claves para la acción empresarial

No caben dudas de que a través de la colaboración entre las empresas de un mismo sector se puede acelerar las transformaciones económicas, sociales y ambientales que requiere la Agenda 2030.  El trabajo en alianza siempre ha sido una de las palancas clave para impulsar el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Más aún hoy, en medio de un contexto adverso atravesado por la pandemia de coronavirus.

Así, la colaboración multiactor, como las alianzas público privadas o de las iniciativas entre una organización del tercer sector y otra del sector privado emergen como una estrategia fundamental para alcanzar las ambiciosas metas propuestas por Naciones Undas. Sin embargo, hasta ahora se ha hecho poco hincapié en las alianzas sectoriales. Éstas, proponen considerar como aliados a las empresas del mismo sector para hacer frente a los desafíos comunes que plantea el desarrollo sostenible.

Es importante recordar que la Agenda 2030 plantea retos específicos para cada uno de los principales sectores económicos.  La magnitud de estos retos exige, por tanto, la actuación conjunta de empresas de un mismo sector, que promoverá, no sólo la transformación hacia un entorno más sostenible, sino también un verdadero cambio sistémico en la economía que permita el cumplimiento de los ODS a tiempo. La Red Española del Pacto Mundial propone cinco claves para impulsar este trabajo sectorial en pos del desarrollo sostenible:

1. Impulsar o apoyar la creación de hojas de ruta sectoriales ambiciosas.

Las hojas de ruta sectoriales son documentos estratégicos que recogen las oportunidades y los objetivos comunes de todas las empresas de un mismo sector. De este modo, ejercen como una guía para las empresas sobre dónde deben dirigir sus esfuerzos para conseguir un cambio real dentro de un sector en particular.

Todas las empresas pueden crear estas hojas de ruta, agrupándose en alianzas o iniciativas sectoriales a nivel local, nacional o internacional para canalizar adecuadamente las contribuciones de su sector a los ODS.  

2.Expandir el mensaje de los ODS en el sector

El primer paso de cualquier marco de aplicación de los ODS es conocer en profundidad estos Objetivos. Aunque actualmente hay empresas que ya contribuyen sin saberlo a los mismos, esa contribución se podría multiplicar si dispusieran de un conocimiento exhaustivo de la Agenda 2030. Para ello, las empresas que trabajan este marco pueden ayudar a expandir el mensaje de los ODS entre sus pares.

Este ejercicio se puede hacer por diferentes vías, que van desde la organización de foros y jornadas de carácter sectorial a la exposición de estos compromisos durante las reuniones con otras organizaciones. Además, no debemos olvidar el poder de los medios de comunicación sectoriales. En este aspecto, las empresas pueden utilizar estos medios como herramienta de difusión de su labor en sostenibilidad que llegue no sólo a sus grupos de interés, sino también a las empresas que operan en su mismo mercado.

3.Innovar para poder transformar el sector

La innovación ha sido señalada por el secretario general de Naciones Unidas como otra de las palancas para acelerar el cumplimiento de los ODS. A nivel sectorial, el desarrollo de soluciones innovadoras podría suponer una revolución de los sectores tradicionales, impulsando su transformación a modelos más sostenibles. A menudo, todo lo que tiene que ver con la innovación necesita un gran flujo de inversión tanto financiera como en recursos humanos, por lo que la unión de los sectores en este sentido es fundamental.

4.Colaborar en la gestión de la cadena de suministro

Como ya hemos mencionado en artículos anteriores, la sostenibilidad de la empresa no se reduce a lo que pasa dentro de los muros de la misma, sino que tiene que aplicarse en toda la cadena de suministro. Por ello, al igual que hemos hablado de la necesidad de expandir el mensaje de la Agenda 2030 entre las empresas homólogas del sector, éste también deberá ser asumido por toda la cadena de valor. Para ello, puede ser muy relevante la creación de iniciativas o estándares sectoriales que fomenten la sostenibilidad en las cadenas de suministro, la difusión de información y datos, comunicar buenas prácticas o compartir herramientas, conocimientos y recursos.

5.Trazar alianzas con otros sectores y organismos relevantes

Es importante remarcar que la transformación del sector también puede apoyarse en otros actores que no pertenezcan al mismo pero que puedan ayudar en el impulso de proyectos ambiciosos. En este aspecto, las empresas pueden buscar apoyo a través de alianzas entre empresas públicas y privadas pertenecientes al mismo sector o proyectos multiactor con instituciones públicas, sociedad civil o entidades académicas.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top