El Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa presentó este miércoles 15 de septiembre el capítulo de Medioambiente de su informe anual “La información sobre Responsabilidad Social Corporativa en las empresas del IBEX 35”, referente a 2019. Según la investigación, las empresas analizadas avanzan lentamente hacia la transición, y solo 19 de ellas han disminuido sus emisiones directas.
La transición ecológica, un objetivo lejano para las empresas del IBEX 35

La Unión Europea y España han puesto en marcha diferentes iniciativas para ir hacia una transición ecológica del sistema productivo, en las que se señala el papel fundamental de la empresa.  Para alcanzar la transición ecológica es preciso que las empresas gestionen sus procesos y actividades más allá del riesgo de reputación y el posible impacto ambiental, hacia la implantación de medidas de mitigación y adaptación al cambio climático, alcanzar la “circularidad máxima” de sus procesos y conservar la calidad de los ecosistemas, la biodiversidad y el capital natural.

The Global Risks Report 2020 del Foro Económico Mundial (WEF por sus siglas en inglés), sigue marcando el cambio climático como el principal riesgo económico al que nos enfrentamos destacando que está golpeando más fuerte y rápido de lo que los gobiernos y los agentes económicos esperaban. La temperatura global está camino de aumentar al menos 3ºC a finales de siglo, el doble de lo que los expertos en clima han considerado como el límite para evitar las consecuencias económicas, sociales y ambientales graves.

De este modo, la transición ecológica es, sin lugar a dudas, prioritaria para el sector privado. Detener la emergencia climática y tomar acciones contundentes que apunten a ello es cada vez más importante para las empresas. Sin embargo, el avance es lento y aún quedan muchos aspectos en los cuales profundizar. Esta es una de las conclusiones que emerge del capítulo de Medioambiente del informe anual “La información sobre Responsabilidad Social Corporativa en las empresas del IBEX 35”, referente a 2019 publicado el día de hoy, 15 de septiembre, por el Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa.

Dentro de medioambiente se han analizado un total de 163 indicadores distribuidos en ocho dimensiones y diez sub dimensiones. El informe observa las siguientes dimensiones: política y gestión medioambiental, cambio climático, energía, agua, materiales y biodiversidad. En primer lugar, se observa que la puntuación obtenida por las empresas analizadas en el área de medioambiente tiene un promedio de 41,28 sobre 100 puntos posibles, siendo la tercera área que mayor puntuación obtiene del total de las analizadas.  Asimismo, es evidente que las empresas facilitan más información y de mayor calidad en el área de política y gestión medioambiental con un promedio de 40,72 puntos. El área con peor valoración es la de Calidad atmosférica, acústica y lumínica que obtiene una valoración promedio de tan solo 16,29 puntos.

El compromiso con el medioambiente debiera ser cada vez más importante, según afirman expertos del Observatorio de RSC. Las consecuencias del cambio climático y la pérdida de biodiversidad están entre los principales riesgos para la economía mundial a largo plazo. Diversos organismos internacionales (IPCC, IPBES, IRP y PNUMA) llevan años avisando de la importante pérdida de biodiversidad y de los impactos del cambio climático como consecuencia de nuestro sistema de producción y de consumo. En este escenario, si bien la investigación afirma que ha habido un avance de la información publicada por las empresas en materia medioambiental, aún hay carencias importantes en la información sobre economía circular, calidad del aire y biodiversidad.    

La biodiversidad debería ser defendida y protegida. Empero, esto no parece ser relevante para muchas de las empresas analizadas en el capítulo. Al respecto, el estudio demuestra que hay grandes incoherencias en la información sobre biodiversidad. Todas las empresas, a través de sus operaciones y cadenas de suministro, impactan directamente en la biodiversidad. Más allá de aquellas compañías cuya materia prima se encuentra en la biodiversidad, todas las empresas necesitan de los servicios que brinda la biodiversidad, como suelos, agua dulce limpia o disponibilidad de polinizadores para cultivos agrícolas.  Es por esto, que el compromiso en su protección debiera ser grande.  

Resulta preocupante que, aunque la política ambiental de muchas empresas identifica su impacto sobre la biodiversidad, luego este aspecto está obviado en el estado de información no financiera (EINF).  Asimismo, la investigación cuestiona que el concepto de materialidad sea un recurso utilizado por la empresa para evitar informar de aspectos de significativo impacto sobre la salud de los ecosistemas y de las personas.

En este sentido, el sector financiero es el que peores resultados ha obtenido. El documento muestra que ninguna de las empresas indica responsabilidad en este aspecto, aunque paradójicamente todas indican haber suscrito los Principios de Ecuador. Igualmente es preocupante que muchas de las verificaciones realizadas por terceros obvien esta circunstancia en sus informes, dando por válida la información del EINF y su adecuación a los requerimientos de la Ley 11/2018 de información no financiera. Las cifras que se desprenden del estudio no son nada alentadores: solo 19 empresas del IBEX 35 presentan una política específica en materia de biodiversidad e identifican los principales riesgos que su actividad puede tener sobre la biodiversidad. De estas, 15 presentan un plan de acción con objetivos cuantificables.

La transición ecológica del sistema productivo será un proceso a largo plazo que depende, en gran medida, de la urgencia que se le asigne y de la propagación de diversas formas de innovación, permitiendo generar vías alternativas de pensamiento y de vida: nuevas prácticas sociales, tecnologías, modelos de negocio, soluciones basadas en la naturaleza, etc.

Otro aspecto que muestra la investigación es que, mientras que la información de emisiones de cambio climático es amplia en los EINF, otras emisiones contaminantes a la atmósfera incluyendo el ruido, no son tenidas en cuenta.  Al respecto, la investigación afirma que solo 18 empresas del IBEX 35 informan sobre sus emisiones de NOx, 14 sobre sus emisiones de SOx y tan solo 8 sobre sus emisiones de PM (contaminación por partículas).

La economía circular es otra área analizada en el informe y en la cual los resultados están lejos de ser los esperados. 24 empresas presentan un compromiso en materia de Economía Circular, habiendo suscrito muchas de ellas el Pacto por la Economía Circular del Ministerio de Transición Ecológica, sin embargo, solo 8 empresas del IBEX 35 realizan análisis de ciclo de vida de su producto o servicio según normas ISO y tan solo 3 empresas realizan análisis de la huella ambiental de la empresa.

10_Observatorio_RSC.png

La descarbonización de una economía aún depende en gran medida de los combustibles fósiles e implica, entre otras cosas, transformaciones industriales, cambios tecnológicos, nuevos patrones de producción energética, nuevos modelos comerciales y más circularidad. En otras palabras, cumplir con el acuerdo de Paris requiere un cambio profundo y rápido de la forma en que producimos, nos movemos y consumimos. En este sentido, El Pacto Verde aprobado por la UE presenta el objetivo principal de hacer de Europa el primer continente climáticamente neutro del mundo de aquí a 2050.

A pesar de la centralidad que esta problemática tiene a nivel global y regional, el informe del Observatorio de RSC afirma que ha habido sólo tímidos avances hacia una economía baja en carbono.  El análisis constata que el cambio climático es el aspecto ambiental del que más se hacen eco las empresas del IBEX 35, pues todas declaran compromisos con la lucha contra el cambio climático, bien sea por demanda social o por convencimiento propio. Sin embargo, los datos a nivel operativo indican que aún se está lejos de una economía baja en carbono.  Es notable la falta de planificación a largo plazo en línea con los objetivos de la UE. Tan solo 10 empresas del IBEX 35 presentan una estrategia de adaptación al cambio climático.   

Tampoco la información sobre huella de carbono indica avances significativos en la lucha contra el cambio climático en las empresas del IBEX 35. 34 empresas informan de sus emisiones directas e indirectas por consumo eléctrico, pero tan solo se aprecia una evolución positiva en alcance 1 en 19 de las empresas analizadas, siendo un avance insuficiente para alcanzar los objetivos marcados.

La política ambiental tiene que ser adecuada a la naturaleza, la magnitud y los impactos ambientales significativos de las actividades, productos y servicios de la empresa e incluir el compromiso de mejora continua y de prevención de la contaminación. De esta forma se garantizará la existencia de un auténtico compromiso del cual, lamentablemente, las empresas del IBEX35 se encuentran aún lejos de alcanzar. Así, el informe concluye que unque se aprecia un avance importante de la información ofrecida por las empresas en sus informes de gestión en materia de medio ambiente, en términos generales, la información reportada en los Estados de Información no Financiera no puede considerarse que cumpla con los requisitos establecidos en la ley dado que, en primer lugar, no existe ninguna empresa que informe de todos los indicadores requeridos por la ley en relación con medio ambiente, de acuerdo con el criterio y metodología desarrollada por el Observatorio de RSC.

En segundo lugar, la información ofrecida no es completa; además, los indicadores recogidos en los Estados de Información no Financiera suelen ser parciales y no se cumplen los requerimientos de comparabilidad, relevancia y fiabilidad, puesto que solamente en escasas ocasiones la información es suficiente para poder comparar empresas. Finalmente, la materialidad es un recurso utilizado por la empresa en ocasiones para supuestamente eludir informar de aspectos de significativo impacto sobre la salud de los ecosistemas y las personas.

¡Comparte este contenido en redes!

Top