Publicado el
Esta es una de las principales conclusiones que emerge del informe Shaking Sustainability, un estudio impulsado por EY y Modaes.es. El mismo analiza el desarrollo de la sostenibilidad en moda desde ocho ámbitos de la empresa y pone en evidencia su importancia como elemento de transformación de toda la industria.

No hay dudas de que la sostenibilidad se ha convertido en uno de los grandes agitadores de la industria de la moda a escala global. Esta tendencia se ha acelerado fuertemente tras la llegada de la pandemia. Con el objetivo de ofrecer una herramienta útil para la industria de la moda, permitiendo a las compañías comparar su desempeño con la media de los mayores grupos del mundo y obteniendo un instrumento que permitirá medir la evolución del sector con datos prácticos y cuantificables se publicó, impulsado por EY y Modaes.es, el informe Shaking Sustainability.

Los datos cuantitativos del informe se complementan con información cualitativa obtenida a partir de cuatro entrevistas en profundidad a directivos de grandes players del sector y, además, a expertos de las prácticas más significativas de EY tanto del sector de Retail & Consumer Products como de las prácticas de People Advisory Services; Impuestos Indirectos y Strategy & Transactions. El estudio se ha realizado a partir de una encuesta a cincuenta de los principales operadores del sector de la moda a escala global y un fact checking exhaustivo de sus memorias anuales y de sostenibilidad, que han permitido obtener una imagen amplia y clara de esta cuestión en la industria global de la moda.

Una de las principales conclusiones que emergen del estudio muestra que el 83% de los operadores globales del sector señala que la pandemia ha tenido este efecto impulsor en su transición hacia la sostenibilidad. Pese a ello, el sector tiene todavía grandes retos por delante, con particular foco en ámbitos como las operaciones, la tecnología y las personas.  En el capítulo de gobierno, riesgos y cumplimiento, el informe revela que el 82% de los grandes operadores del sector a escala global tienen una política de sostenibilidad formalmente aprobada por el consejo de administración. Los operadores le dan una nota de 9 sobre 10 en la relevancia que tiene para ellas el cumplimiento e implementación de políticas y prácticas responsables, pero se puntúan con una media de 7,7 en el nivel de desempeño conseguido.

Por su parte, se afirma que el 93% de las compañías han desarrollado una identificación y evaluación de los riesgos ligados a la sostenibilidad y el 68% tiene al menos un responsable de las políticas de sostenibilidad en sus comités de dirección. En cuanto a las operaciones, uno de los aspectos clave para uno de los sectores más globalizados de la economía, el 54% de las empresas asegura que los consumidores pueden realizar actualmente una trazabilidad completa de sus productos. Asimismo, el 69% cuantifica las emisiones de alcance 2 generadas a lo largo de su cadena de valor y el 58% llega a cuantificar las emisiones de alcance 3. Para las compañías del sector, el cambio climático tiene una relevancia media de 8,6 sobre 10, pero sitúan el nivel de desempeño en 6,6 puntos sobre 10.

La investigación explica que la sostenibilidad relativa a la salud y seguridad de sus empleados y colaboradores tiene una relevancia de 9,4 sobre 10 para la media de las compañías. En este caso, el grado de desempeño conseguido es mayor, con una media de 8,9 sobre 10 de media. En el capítulo de personas, un 50% de las empresas tienen sistemas de protección de su cadena de suministro con supervisión sindical independiente, el 86% impulsan políticas activas de igualdad, diversidad y empoderamiento de la mujer en el ámbito de la dirección y el 89% tienen un proceso de debida diligencia/auditoría para evaluar el estado de su cadena de suministro.

Por otro lado, la sostenibilidad se ha convertido en un atributo de marca de alto impacto en el desarrollo actual y futuro de las compañías, tal y como suscriben el 96% de los operadores. En comunicación y márketing, el informe también apunta que el 77% de las empresas desarrollan de forma recurrente planes de comunicación con el consumidor en aspectos ligados a la sostenibilidad. El márketing responsable y el etiquetado de producto tiene una relevancia de 7,2 sobre 10 por parte de las empresas, que dan un 8,6 sobre 10 en el nivel de desempeño en este ámbito.

La tecnología es otro de los campos estratégicos en la transición de la moda hacia la sostenibilidad, y uno de los ámbitos en los que más queda por hacer. En este sentido, aunque el 82% de las empresas han incorporado en el último año nuevas tecnologías e innovaciones sostenibles en la manufactura del producto, las compañías muestran el camino por recorrer en término de innovación tecnológica. En concreto, las empresas le dan a este aspecto una relevancia media de 7,8 sobre 10, mientras que el nivel de desempeño conseguido se sitúa en 6,9 sobre 10.

Finalmente, en relación al tema finanzas, la investigación muestra que para sólo un 60% de las empresas los criterios de sostenibilidad tienen una ponderación relevante en las decisiones ligadas a sus transacciones financieras, mientras que en el ámbito jurídico/fiscal el informe revela que un 94% de las empresas cuentan con políticas en materia de sostenibilidad ambiental y laboral de obligado cumplimiento para sus proveedores. Además, el 91% de las empresas cuentan con equipos y sistemas específicos de supervisión para velar por el cumplimiento de las políticas de sostenibilidad para sus proveedores.

Alberto Castilla, socio responsable de Sostenibilidad de EY, apunta que la sostenibilidad “no es sólo una cuestión de compromiso empresarial, sino fundamentalmente de competencia, de ser capaces de realizar con éxito la transformación que requiere la sostenibilidad, en beneficio de todos”.

¡Comparte este contenido en redes!

Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies