Se trata de un nuevo proyecto encaminado hacia un modelo regenerativo, que apuesta por la integración y la co-creación colectiva. El mismo cuenta con un equipo diverso que suma perfiles reconocidos en áreas clave a ambos lados del Atlántico.
Felicidad: una propuesta innovadora que usa la creatividad para acelerar la transformación sostenible de las empresas

Felicidad Collective es una empresa que propone un modelo único en el que se integran varias áreas de influencia, tanto en operaciones, como a nivel de marca, para transformar negocios tradicionales en negocios de impacto sostenible. La oferta incluye, por primera vez en España, un modelo de trabajo directo con Fondos de Inversión.

En un horizonte en el que aquellas empresas que no inviertan en su regeneración desaparecerán, el giro hacia la sostenibilidad se convierte en un paso obligado para la pervivencia empresarial. Felicidad se compromete a ser ese partner regenerador e impulsor de cambios que, convertidos ya en ventaja competitiva, garanticen el futuro y competitividad de la empresa. En palabras de Chacho Puebla, uno de los socios fundadores: “Esto no es nada nuevo. Tampoco es una moda. Los mayores fondos de inversión están empezando a rechazar a aquellas multinacionales que no cumplan con los criterios de ESG. Como dice el CEO de BlackRock, Larry Fink: ‘Las empresas que no apliquen una política de reducción de emisiones tienen un futuro muy complicado’. O te transformas o no sobrevives. Se llama resiliencia. Y sabremos hacerlo, aunque cueste”.

Este tipo de transiciones no son fáciles, sobre todo en empresas arraigadas; de ahí que la firma apueste por un cambio profundo, pero paulatino, con un enfoque de negocio basado en la sostenibilidad gradual. Ahí es donde juega un papel fundamental la creatividad, clave en todo proceso de transformación, porque tiene la capacidad de multiplicar y agilizar el impacto, aportando soluciones a complejos retos técnicos.

En el ámbito de la sostenibilidad, las transformaciones rara vez son lineales. Por eso, Felicidad trabaja en dos niveles: operaciones y marca. Ayuda a regenerar empresas –esto es, repensar, rediseñar y hacer- para que sean más sostenibles, eficientes, resilientes e inclusivas y, gracias a estos cambios, construye imagen de marca y crea una historia verdadera y con rigor. Hace mucho y también lo sabe contar.

De manera flexible y personalizada, Felicidad ha segmentado una transformación integral en cuatro etapas (de contrato completo o independiente por cada segmento): 1.-THINK: análisis estratégico detallado del producto o servicio, hasta alcanzar un diagnóstico que permita valorar su impacto ambiental y social, mucho más allá de lo económico. 2.-DO: implementación, puesta en marcha de las medidas que la empresa ha decidido emprender en su camino hacia la práctica sostenible y elaboración de directrices de comunicación. 3.- SHARE: el proceso de transformación se comunica al mundo; no basta con hacerlo, hay que contarlo. 4.- SCALE: en asociación con fondos de impacto y fondos especializados de inversión con criterios ESG aporta un importante valor al proceso (único en España) y equilibra la ecuación riesgo-rentabilidad-impacto, posibilitando la inyección de capital en las empresas que trabajan con Felicidad.

Formada por un equipo que suma más de veinte años de experiencia en las áreas de tecnología, sostenibilidad y creatividad, cuenta, además, con una oferta que incluye, por primera vez en España, un modelo de trabajo directo con fondos de inversión. Felicidad esta asociado a fondos especializados en criterios de inversión ESG y fondos de impacto que mide el trinomio rentabilidad-riesgo-impacto que, llegado el momento de análisis exhaustivo, podrían inyectar capital y equilibrar el proceso de transformación y transición de la empresa. Gracias a este ecosistema, con más de 15.000 soluciones sostenibles y una red de cientos de especialistas, y sumado el acceso directo a la inversión, pueden llegar a soluciones integrales para iniciar o acelerar la transición y transformación empresarial.

Ante un incierto horizonte temporal marcado por los Objetivos de Desarrollo Sostenible, y una vez aprobada en España la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, se inicia un periodo en el que todos los actores económicos implicados deberían movilizarse. Como bien apunta Leo Gutson, socio cofundador y Chief Impact Officer de Felicidad: “La transformación sostenible no solo es un reto para la gran empresa sino también para las pymes, especialmente para aquellas que forman parte de la cadena de valor de las grandes. Europa marca el camino hacia una descarbonización net zero 2050 de emisiones. Se debe tener un plan a largo plazo para afrontar en condiciones ese reto con hitos a corto plazo”.

Según las pautas de la UE, en 2050 todos los países deberán ser neutros en carbono y para 2030 la reducción de emisiones tiene que haber alcanzado un 55% de media europea. Unas cifras realmente ambiciosas teniendo en cuenta que todavía hay sectores en los que la transformación sostenible requiere de medidas firmes y urgentes. Desde Ecuador, José Javier Guarderas, socio cofundador y Head of Business Development de Felicidad, es tajante: “El hecho de contar con herramientas tecnológicas bien desarrolladas nos pone en una situación destacada a la hora de implementar modelos y sistemas en España, en Europa y en cualquier país del mundo. Lo importante es que todos hablemos el mismo idioma: hay que empezar a actuar en busca de un modelo sostenible y hacerlo ya. No hay otro planeta al que expandirse, solo tenemos uno y debemos cuidarlo”.

Para todas aquellas empresas que estén pensando en tener un futuro (presente) sostenible que garantice la estabilidad y la competitividad de la compañía, así como su imagen de marca, Felicidad es la aliada perfecta a la hora de afrontar dicha transformación de una manera eficaz, duradera y rentable.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top