El día de hoy 21 de abril, la comisión ha anunciado nuevas definiciones para canalizar el dinero hacia actividades sostenibles. Lo ha hecho mediante un ambicioso paquete de medidas generales para contribuir a mejorar el flujo de dinero hacia actividades sostenibles en toda la Unión Europea. Al permitir reorientar las inversiones hacia tecnologías y empresas más sostenibles, esta iniciativa busca hacer que Europa sea climáticamente neutra de aquí a 2050.
La Comisión Europea lanza un paquete de medidas para fomentar la inversión sostenible

La Comisión Europea ha anunciado el día de hoy, 21 de abril, una serie de nuevas medidas que harán de la UE un líder mundial en el establecimiento de normas para las finanzas sostenibles. El Pacto Verde Europeo es la estrategia de crecimiento de Europa cuyo objetivo es mejorar el bienestar y la salud de la ciudadanía, lograr que Europa sea climáticamente neutra de aquí a 2050 y proteger, conservar y mejorar el capital natural y la biodiversidad de la UE. Para contribuir a este importante propósito, para garantizar la transición de la financiación y evitar el “blanqueo ecológico”, todos los elementos del paquete de medidas anunciadas el día de hoy aumentarán la fiabilidad y comparabilidad de la información sobre sostenibilidad. Ello situará al sector financiero europeo en el centro de una recuperación económica sostenible e integradora frente a la pandemia de COVID-19 y al desarrollo económico sostenible a largo plazo de Europa.

La Comisión es consciente de que las empresas necesitan un marco general de sostenibilidad para cambiar sus modelos de negocio en consecuencia, es por esto que el paquete consta de los siguientes elementos: en primer lugar, el acto delegado de taxonomía climática de la UE tiene por objeto apoyar las inversiones sostenibles, aclarando qué actividades económicas contribuyen más a la consecución de los objetivos medioambientales de la UE. El Colegio de Comisarios ha alcanzado hoy un acuerdo político sobre el texto. El acto delegado se adoptará formalmente a finales de mayo, una vez se disponga de traducciones en todas las lenguas de la UE.

En segundo lugar, se presentó una propuesta de Directiva de información de las empresas en materia de sostenibilidad. La propuesta tiene por objeto mejorar el flujo de información sobre sostenibilidad en el mundo empresarial. Hará que la información sobre sostenibilidad por parte de las empresas sea más coherente, de modo que las empresas financieras, los inversores y el público en general puedan utilizar información comparable y fiable sobre sostenibilidad. Finalmente, seis actos delegados modificadores garantizarán que las empresas financieras, por ejemplo, asesores, gestores de activos o aseguradoras, incluyan la sostenibilidad en sus procedimientos y su asesoramiento en materia de inversión a los clientes.

Valdis Dombrovskis, vicepresidente ejecutivo para una Economía al Servicio de las Personas, ha declarado: “Europa fue un primer líder en la reforma del sistema financiero para apoyar las inversiones en favor del cambio climático. Hoy damos un paso adelante con la primera taxonomía climática que ayudará a las empresas y los inversores a saber si sus inversiones y actividades son realmente ecológicas. Esto será esencial si queremos movilizar la inversión privada hacia actividades sostenibles y hacer que Europa sea climáticamente neutra en 2050. Se trata de un paso pionero sobre el que hemos consultado mucho y de forma amplia. No hemos escatimado esfuerzos a la hora de buscar un resultado equilibrado y basado en la ciencia. También proponemos normas mejoradas relativas a la información sobre sostenibilidad por parte de las empresas. Mediante el desarrollo de normas europeas, nos basaremos en las iniciativas internacionales y contribuiremos a ellas”

Dentro del paquete de medidas se incluye la taxonomía de la UE, que es una herramienta de transparencia sólida y con base científica a disposición de empresas e inversores. Crea un lenguaje común que los inversores podrán utilizar en cualquier lugar al invertir en proyectos y actividades económicas que tengan una incidencia positiva sustancial en el clima y el medio ambiente. También introducirá obligaciones de información para las empresas y los participantes en los mercados financieros.

Asimismo, el acto delegado, acordado políticamente hoy por el Colegio de Comisarios, introduce el primer conjunto de criterios técnicos de selección para definir qué actividades contribuyen sustancialmente a dos de los objetivos medioambientales del Reglamento por el que se establece una taxonomía: adaptación al cambio climático y mitigación del cambio climático. Este acto delegado abarcaría las actividades económicas de aproximadamente el 40 % de las empresas cotizadas en bolsa, en sectores que son responsables de casi el 80 % de las emisiones directas de gases de efecto invernadero en Europa. Incluye sectores como la energía, la silvicultura, la industria manufacturera, el transporte y la construcción.

Cabe destacar que el acto delegado de taxonomía de la UE es un documento vivo y seguirá evolucionando con el tiempo, a la luz de los cambios y el progreso tecnológico. Los criterios serán objeto de revisión periódica.Por otro lado, la propuesta presentada el día de hoy revisa y refuerza las normas existentes introducidas por la Directiva sobre información no financiera. Se trata de una renovada Directiva de información de las empresas en materia de sostenibilidad. Su objetivo es crear un conjunto de normas que, con el tiempo, igualen la información sobre sostenibilidad a la información financiera. Ampliará los requisitos de la UE relativa a la información sobre sostenibilidad a todas las grandes empresas y a todas las que cotizan en bolsa. Esto significa que casi 50 000 empresas de la UE tendrán que seguir normas detalladas de la UE en materia de información sobre sostenibilidad, frente a las 11 000 sometidas actualmente a estos requisitos. La Comisión propone el desarrollo de normas para las grandes empresas, y normas separadas y proporcionadas para las pymes, que las pymes no cotizadas pueden utilizar voluntariamente.

En general, la propuesta tiene por objeto garantizar que las empresas comuniquen la información fiable y comparable sobre la sostenibilidad que necesitan los inversores y otras partes interesadas. Garantizará un flujo coherente de información sobre sostenibilidad a través del sistema financiero. Las empresas tendrán que informar sobre la manera en que las cuestiones de sostenibilidad, como el cambio climático, afectan a sus negocios y al impacto de sus actividades en las personas y el medio ambiente.

Asimismo, la propuesta simplificará el proceso de notificación para las empresas. Muchas empresas se encuentran actualmente bajo presión para utilizar una serie de diferentes normas y marcos de información sobre sostenibilidad. Las normas de información sobre sostenibilidad propuestas en la UE deben ser una "ventanilla única", que ofrezca a las empresas una solución única que satisfaga las necesidades de información de los inversores y otras partes interesadas. Por otro lado, las seis enmiendas presentadas hoy animan al sistema financiero a apoyar a las empresas en el camino hacia la sostenibilidad, y a apoyar a las empresas sostenibles existentes. También reforzarán la lucha de la UE contra el “blanqueo ecológico” a través de: en primer lugar, brindar asesoramiento en materia de inversión y seguros: cuando un asesor evalúa la idoneidad de un cliente para una inversión, ahora tendrá que discutir las preferencias de sostenibilidad del cliente. En segundo lugar, propone obligaciones fiduciarias: las modificaciones presentadas hoy aclaran las obligaciones de una empresa financiera a la hora de evaluar los riesgos de sostenibilidad y la sostenibilidad de los modelos de negocio. Por último, supervisión y gobernanza de los productos de inversión y seguros: los fabricantes de productos financieros y los asesores financieros tendrán que considerar factores de sostenibilidad a la hora de diseñar sus productos financieros.

Mairead McGuinness, comisaria de Servicios Financieros, Estabilidad Financiera y Unión de los Mercados de Capitales, concluyó que: “El sistema financiero desempeña un papel crucial en la aplicación del Pacto Verde de la UE, y se requieren inversiones significativas para ecologizar nuestra economía. Necesitamos que todas las empresas desempeñen su papel, tanto las ya avanzadas en la ecologización de sus actividades como las que tienen que hacer más para lograr la sostenibilidad. Las nuevas normas actuales son un factor de cambio en las finanzas. Estamos intensificando nuestra ambición en materia de finanzas sostenibles para contribuir a que Europa sea el primer continente climáticamente neutro de aquí a 2050. Ahora es el momento de pasar de las palabras a los actos e invertir de manera sostenible”.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top