Publicado el
Así lo muestra el Informe Europeo de Pagos de Intrum, empresa líder en gestión y prevención de impagos. Según dicha investigación casi la mitad de las empresas españolas (48%) ya cuenta con un código ético que fomente el pronto pago, 11 puntos por encima de la media europea (37%).

La pandemia ha detenido o retrasado muchos procesos, entre ellos los pagos. Los retrasos en los pagos en el mundo empresarial están a la orden del día en tiempos de coronavirus. Esta situación, junto a la demora en la reforma de la ley  de lucha contra la morosidad, está llevando a las empresas españolas a un cambio de comportamiento con el objetivo de construir una cultura de pago sostenible que beneficie a todo el tejido productivo.

Así lo muestra el Informe Europeo de Pagos de Intrum, empresa líder en gestión y prevención de impagos, casi la mitad de las empresas españolas (48%) ya cuenta con un código ético que fomente el pronto pago, 11 puntos por encima de la media  europea (37%). De este modo, nuestro país se sitúa entre los cuatro países europeos cuyas empresas son más proclives a poner en marcha iniciativas para favorecer el pronto pago, al mismo nivel que Noruega y Reino Unido (48%). Por encima de ellas, encabezando el ranking, se encuentran las compañías suizas, donde la mitad de ellas (50%) aplica estas medidas.

La investigación advierte que otro cambio en el comportamiento del tejido empresarial se observa en la aplicación de los intereses de demora a las facturas impagadas. Se trata de un derecho recogido en la directiva europea antimorosidad por el que las empresas pueden aplicar un recargo de 40 euros a las facturas impagadas.

A pesar de que este derecho lleva varios años recogido en la directiva, tan solo el 5% de las empresas españolas aplicaba este recargo en 2019. Un año después, este porcentaje ha aumentado 23 puntos porcentuales, siendo el 28% de las compañías encuestadas las que reconocen hacer uso de este derecho, motivado, entre otras causas, por la crisis de la pandemia y el mayor conocimiento de la directiva europea. Es evidente que la morosidad sigue siendo un desafío para el tejido empresarial. Según revela el último Barómetro de la Pyme, desarrollado por Cepyme, la crisis desatada por la pandemia ha reducido los ingresos del 92% de las pequeñas y medianas empresas. Una caída que en el 40% de los casos ha sido de la mitad de sus ingresos.

Esta situación ha llevado a que 9 de cada 10 pymes españolas hayan recibido peticiones para alargar sus plazos de cobro en el último año. En concreto, el 79% de las solicitudes se realizaron desde una gran compañía, mientras que el 75% provenía de otra pequeña o mediana empresa y el 30% del sector público. En el contexto actual signado por la pandemia, más que nunca es importante que las empresas conozcan y apliquen los derechos que la normativa antimorosidad pone a su disposición para prevenir impagos. Este factor, junto al apoyo de servicios especializados en la recuperación de la deuda, hará que el tejido empresarial mejore su liquidez y esté más preparado para afrontar la incertidumbre actual.

¡Comparte este contenido en redes!

300x300 diario responsable
 
CURSO: Experto en Responsabilidad Social Corporativa y Gestión Sostenible
 
Advertisement
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies