Publicado el
Así lo muestra el Informe anual sobre el estado del reporte no financiero en España publicado por La Red Española de Pacto Mundial. Este revela que un 97% de las compañías del índice bursátil asume su compromiso con la Agenda 2030 de Naciones Unidas y el 71% de ellas lo hace a través de la alta dirección. Si bien los resultados son alentadores, la investigación también advierte que aún queda un largo camino por recorrer.

El 2030 está a la vuelta de la esquina. Si bien pareciera que diez años es mucho tiempo, lo cierto es que no es tanto si de lo que se trata es de cumplir las ambiciosas metas propuestas por la Agenda de Naciones Unidas. Una de las principales conclusiones del informe “Comunicando el Progreso 2020: una llamada a la acción sostenible y al reporte empresarial”, la publicación anual sobre información no financiera que cada año edita la Red Española de Pacto Mundial, es que a tan solo una década para lograr los objetivos establecidos en la Agenda 2030, las empresas españolas van asumiendo su papel como actores imprescindibles del desarrollo sostenible y han comenzado a acelerar el camino de la ambición en ODS.

La Red Española del Pacto Mundial analiza el desempeño de las empresas españolas en sostenibilidad a través de sus Diez Principios, los cuales se dividen en cuatro áreas diferenciadas: normas laborales, medioambiente, derechos humanos y anticorrupción. En el primer caso, el informe muestra que una tendencia que sentará precedentes para los próximos es el cuidado de la plantilla, tanto a través del establecimiento de programas a empleados/as sobre salud y bienestar (entre las empresas del IBEX35 se registra un aumento de un 63% a un 94%) como de la aplicación de medidas de conciliación laboral, implantadas por un 73% de las empresas consultadas frente al 34% del año pasado.

Otro dato clave que aporta el documento es que  el área medioambiental es, además de la más trabajada por las empresas analizadas, la que presenta resultados más optimistas. Especialmente destacable es la mejora en el establecimiento de compromisos relacionados con la reducción de emisiones de CO2: ya son un 77% de las empresas del IBEX 35 y un 75% de las adheridas al Pacto Mundial las que disponen de este tipo de objetivos, lo que supone un aumento de cerca de un 70% respecto al año pasado. Cabe señalar también el importante incremento en la aplicación de medidas de economía circular entre las empresas del IBEX 35, pues el porcentaje se sitúa en un 86% en este 2020. 

Por su parte, respecto al bloque de derechos humanos, de manera similar a lo que ocurrió el año pasado, sigue existiendo una considerable brecha entre el establecimiento de compromisos por parte de las empresas y la implantación de medidas concretas. Esto se puede apreciar en los porcentajes que se enuncian en la investigación, por ejemplo, en las diferencias que existen entre el porcentaje de empresas que disponen de políticas de DDHH: un 71% en el caso del IBEX 35 y un 18% en el de empresas adheridas al Pacto Mundial frente a las que evalúan el impacto real de las mismas: tan sólo el 51% de las empresas del IBEX y el 10% de las empresas adheridas al Pacto Mundial en España evalúa el impacto de sus políticas de DDHH sobre sus actividades.

Finalmente, es en el bloque de las medidas de anticorrupción donde se puede encontrar la mayor diferencia entre grandes empresas frente a pymes. En este sentido, se aprecia en el análisis que son aquellas empresas de mayor tamaño, sobre todo las del IBEX 35, las que más trabajan este tipo de políticas. Por ejemplo, mientras que 66% de ellas dispone de mecanismos para reportar casos de corrupción, entre las pymes el porcentaje se reduce a solamente un 16%. Asimismo, otro indicador que manifiesta que las empresas del índice bursátil han mejorado su rendimiento en este bloque es la disposición de un código ético para proveedores que asciende de un 43% en 2019 a un 54% en 2020.

Concretamente, el documento hace un análisis exhaustivo de las memorias de sostenibilidad de las compañías que forman parte del IBEX 35 y que fueron publicadas el pasado año.  De la investigación se desprende que durante el último ejercicio, el compromiso y la gestión de las empresas españolas han mejorado a una velocidad mayor que en los últimos años. Uno de los datos más reveladores en este sentido es el establecimiento de objetivos cuantificables por parte de las empresas del IBEX 35. Los indicadores expuestos en el documento evidencian que, si bien en 2019 únicamente un 20% de las compañías del índice bursátil establecían indicadores relativos a la consecución de los ODS, el porcentaje ha aumentado considerablemente en 2020, cuando ya cerca de la mitad de las empresas del índice bursátil (el 49%) fijan este tipo de objetivos.

Otro importante dato que muestra el informe es que tras cinco años de vigencia de la Agenda 2030, el 71% de los máximos directivos de las grandes empresas del IBEX 35 manifiestan públicamente su compromiso y el de sus compañías con el logro de los ODS, elevándose desde la cifra del 37%.  Otra conclusión que queda patente a través del documento es que las empresas adheridas a la Red Española del Pacto Mundial presentan, por lo general, mejores resultados de desempeño en materia de su contribución a los ODS que la media del resto de empresas españolas. Este hecho se puede analizar en indicadores como la identificación de ODS prioritarios – el 78% de las empresas españolas adheridas al Pacto Mundial frente a 48% de la media española - o la creación de alianzas para contribuir a la Agenda 2030 (41% frente al 27%).

Es real que hay muchos aspectos positivos que celebrar, pero no es menos cierto que aún queda un largo camino por recorrer. Pese a haber varios indicadores que muestran un panorama optimista respecto al avance de las empresas en la carrera hacia el logro de la Agenda 2030, todavía quedan algunas áreas donde hay que poner prioritariamente el foco. En primer lugar, y aunque el dato ha mejorado notablemente respecto al año pasado, todavía existe un gran margen de diferencia entre la identificación de ODS prioritarios y el reporte sobre su contribución. De las empresas del IBEX35, pese a que un 91% especifica sus ODS más trabajados, solo un 77% explica su contribución concreta a estos. Otro de los ámbitos donde sigue quedando un importante camino por recorrer es el de la formación específica a empleados en materia de ODS. Aunque la importancia como pieza clave en materia de sensibilización colectiva es indiscutible, este tipo de formación interna es prácticamente inexistente entre las empresas del IBEX 35 (3%).

Cristina Sánchez, la directora ejecutiva de la Red Española del Pacto Mundial, afirmó que: “el análisis muestra cómo en plena Década de Acción las empresas españolas están dando el salto del compromiso a la acción. En este sentido, se ha mejorado notablemente tanto con el establecimiento de ODS prioritarios como de objetivos cuantificables más ambiciosos, una acción que hace tan sólo un año identificábamos como uno de los mayores retos para las empresas y que además es imprescindible para medir la contribución del sector empresarial a la Agenda 2030. Nos quedan aún enormes desafíos que abordar en estos diez años para cumplir con las metas fijadas, pero esta disposición de avance del tejido empresarial nos permite ser optimistas”.

 

¡Comparte este contenido en redes!

Diploma “Digitalización y Sostenibilidad”
 
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies