Lograr un mundo con más justicia social parece una utopía. Más aún en el contexto actual, en el cual la pandemia tiñe de incertidumbre nuestras expectativas de futuro. Sin embargo, es importante no perder de vista que contamos con la brújula de los Objetivos de Desarrollo Sostenible para guiarnos entre tanta neblina. En 2015, los 193 países miembros de las Naciones Unidas se comprometieron a alcanzar los 17 ODS. El Objetivo 5 se centró en la igualdad de género y estableció la ambiciosa meta de lograr la igualdad y el empoderamiento de las mujeres y las niñas para 2030. Cinco años después, siguen existiendo grandes diferencias entre los géneros en todo el mundo y en todos los planos. Es por esto que resulta primordial profundizar el debate sobre la igualdad de género. La consultora McKinsey elaboró un informe que propone 10 claves indispensables para el análisis.
¿Qué aspectos debemos considerar para abordar la igualdad de género?

La igualdad de género no solo es un derecho humano fundamental, sino que es uno de los fundamentos esenciales para construir un mundo pacífico, próspero y sostenible. Naciones Unidas afirma que si bien se han conseguido algunos avances durante las últimas décadas: más niñas están escolarizadas, y se obliga a menos niñas al matrimonio precoz; hay más mujeres con cargos en parlamentos y en posiciones de liderazgo, y las leyes se están reformando para fomentar la igualdad de género, aún queda un largo camino por recorrer.

Diversas investigaciones ya han demostrado que los efectos de la pandemia de la COVID-19 han revertido los escasos logros que se han alcanzado en materia de igualdad de género y derechos de las mujeres.  El brote de coronavirus ha agravado las desigualdades existentes para las mujeres y niñas a nivel mundial; desde la salud y la economía, hasta la seguridad y la protección social.

En este contexto surge la pregunta clave, ¿Cómo podemos asegurarnos de que el papel de la mujer en el lugar de trabajo y en la sociedad sea fundamental para los esfuerzos de reconstrucción de las economías en la era COVID-19, y de que las mujeres no se queden más rezagadas? Mientras los líderes mundiales en la Asamblea General de las Naciones Unidas evalúan el progreso, expertas de la consultora McKinesey han elaborado un informe en el cual ofrecen sus perspectivas sobre las diez cosas que todo el mundo debería saber sobre la igualdad de género para profundizar en el debate.

1. Abordar la brecha de género global impulsará el PIB mundial

La desigualdad entre los géneros no sólo es una cuestión moral y social apremiante, sino también un desafío económico fundamental. Un informe de 2015 del Instituto Global McKinsey (MGI), The Power of Parity: How advancing women's equality can add $12 trillion to global growth, exploró el potencial económico disponible si se redujera la brecha global de género. Hace cinco años, las mujeres generaron el 37 por ciento del PIB mundial a pesar de representar el 50 por ciento de la población mundial en edad de trabajar. La investigación encontró que en un escenario de "mejoras en la región" en el que todos los países coinciden con el desempeño del país de su región que más ha progresado hacia la igualdad de género, 12 billones de dólares al año podrían añadirse al PIB en 2025. Eso sería equivalente en tamaño al PIB de Japón, Alemania y el Reino Unido combinados, y aproximadamente el doble del crecimiento probable del PIB mundial aportado por las trabajadoras entre 2014 y 2025 en un escenario de continuidad.

2. El progreso hacia la igualdad entre los géneros ha sido marginal desde 2015

El informe explica que, Incluso antes de la crisis de la COVID-19, los progresos mundiales en la lucha contra las diferencias de género -tanto en el trabajo como en la sociedad- habían sido marginales desde 2015. MGI trazó un mapa de 15 indicadores de la igualdad de género en el trabajo (cómo los hombres y las mujeres se dedican al trabajo remunerado, cómo comparten el trabajo no remunerado y su representación en los empleos de alta productividad y formales, y en los puestos de dirección de la economía) y en la sociedad (servicios esenciales y facilitadores de las oportunidades económicas como la inclusión digital y financiera, la protección jurídica y la voz política, y la seguridad y la autonomía física). La igualdad de género en la sociedad y la igualdad de género en el trabajo están correlacionadas sobre la base del análisis de MGI de 125 países. Si bien las puntuaciones absolutas sobre la igualdad en la sociedad tienden a ser más altas que las de la igualdad en el trabajo para la mayoría de los países, no se encontró prácticamente ningún país con una alta igualdad en los indicadores sociales y una baja igualdad en el empleo y los mercados laborales. Esto sugiere que las soluciones deben abordar ambos aspectos.

3. En los dos últimos decenios, si bien las mujeres de las economías avanzadas han logrado grandes avances como trabajadoras, consumidoras y ahorradoras, han tenido que hacer frente a un aumento de los costos y a la inseguridad

Aunque las mujeres de las economías avanzadas de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos han logrado grandes avances como trabajadoras, consumidoras y ahorradoras en los dos últimos decenios, gran parte de esos progresos se han visto contrarrestados por el aumento de los costos y las nuevas formas de inseguridad que afectan de manera desproporcionada a las mujeres. Entre 2000 y 2018, las mujeres representaron dos tercios de los 45 millones de puestos de trabajo creados en 22 países de la OCDE, pero muchos de esos puestos de trabajo eran a tiempo parcial o independientes, que eran menos seguros y ofrecían una remuneración más baja y menos prestaciones. En ese período, el empleo femenino a tiempo parcial aumentó en 2,3 puntos porcentuales, frente a un aumento de 0,7 puntos porcentuales en el empleo a tiempo completo para las mujeres.

4. Las mujeres siguen trabajando un doble turno en casa

Las tareas domésticas y de cuidados son otro punto clave para considerar a la hora de abordar la igualdad. Si bien las mujeres se enfrentan a la desigualdad en el mundo del trabajo, también se enfrentan a las desigualdades en el hogar. En todo el mundo, las mujeres realizan tres veces más trabajo de cuidados no remunerado que los hombres. Como uno de los muchos ejemplos en todo el mundo, el "doble turno" es un hecho para millones de mujeres en China, que salen a trabajar, pero luego hacen la mayor parte del trabajo en el hogar también. En promedio, trabajan casi nueve horas al día, y sólo la mitad de ellas son remuneradas. Poniendo los dos juntos, en promedio las mujeres en China trabajan casi un día entero a la semana más que los hombres. En algunos países como la India, las mujeres hacen casi diez veces más trabajo de cuidado no remunerado que los hombres. Este fenómeno no se limita en modo alguno a las economías en desarrollo; es un hecho constante que las mujeres también trabajan a doble turno en las economías avanzadas. En los Estados Unidos, por ejemplo, las mujeres siguen haciendo casi el doble de trabajo de cuidado no remunerado que los hombres; el 54% de las mujeres, pero sólo el 22% de los hombres, dicen hacer todas o la mayoría de las tareas domésticas. Incluso entre las personas que ganan la mayoría de los ingresos de su hogar, el 43% de las mujeres que son las principales generadoras de ingresos del hogar siguen haciendo todas o la mayor parte de las tareas domésticas, en comparación con sólo el 12% de los hombres. Además, las mujeres que trabajan tienen más probabilidades que sus colegas masculinos de tener un cónyuge que trabaje: el 81 por ciento de las mujeres forman parte de una pareja con dos carreras y tienen dos carreras que equilibrar, mientras que sólo el 56 por ciento de los hombres forman parte de una pareja con dos carreras.

5. Las mujeres se enfrentan a retos cada vez mayores a causa de la automatización

La creciente adopción de la automatización se suma a los desafíos que enfrentan las mujeres en el lugar de trabajo. La investigación de MGI explica que la proporción de mujeres cuyos empleos son reemplazados por máquinas y que probablemente tendrán que hacer transiciones de trabajo debido a la automatización es aproximadamente la misma que la de los hombres: hasta una de cada cuatro en la próxima década puede tener que cambiar a una ocupación diferente. Entre 40 y 160 millones de mujeres en todo el mundo pueden necesitar hacer la transición entre ocupaciones para 2030, a menudo en funciones de mayor cualificación.

6. El desafío para las mujeres es ahora aún mayor, ya que experimentan las consecuencias económicas de COVID-19

Aunque las primeras evidencias sugieren que la infección por COVID-19 ha sido más mortal para los hombres que para las mujeres -la tasa de mortalidad de los hombres en países como China, Italia y Corea del Sur ha sido casi el doble que la de las mujeres-, las perspectivas económicas de las mujeres han sido las más afectadas. En cuanto al empleo, la investigación ha descubierto que los empleos de las mujeres en todo el mundo son 1,8 veces más vulnerables a esta crisis que los empleos de los hombres. Las mujeres constituyen el 39% del empleo mundial, pero en mayo de 2020 representaban el 54% de las pérdidas totales de puestos de trabajo. A nivel mundial, parte de la razón es que las mujeres están desproporcionadamente representadas en las industrias que se espera que disminuyan más en 2020 debido a COVID-19.Otro factor es que durante la pandemia, incluso más trabajo de cuidado no remunerado como el cuidado de los niños y la escolarización en el hogar cayó en manos de las mujeres al cerrar las guarderías y las escuelas

7. Podemos salir de algunos problemas de igualdad de género, pero no de otros.

Incluso si los encargados de formular políticas públicas y las empresas logran lograr una sólida recuperación económica de la crisis de COVID-19, no hay garantías de que la reanudación del crecimiento económico ayude a reactivar el progreso hacia la igualdad de género. Durante muchos años ha quedado claro que el crecimiento económico (el aumento del PIB per cápita) no eleva a todos los segmentos de la población; no podemos salirnos de algunos aspectos de la igualdad de género.

8. Las empresas que son de género y étnicamente diversas superan a sus pares

El fomento de la igualdad entre los géneros no es sólo una oportunidad para los países, sino que también las empresas pueden salir ganando. En las investigaciones de McKinsey sobre Diversity Matters (2015), sobre Delivering through Diversity (2018) y, más recientemente, en mayo de 2020, sobre Diversity Wins, se examinó si las empresas con niveles más altos de diversidad tanto de género como étnica tienen un mayor rendimiento económico. La investigación de 2020 examinó un conjunto de datos de más de 1.000 grandes empresas en 15 países y encontró que las empresas en el cuartil superior de la diversidad de género tenían un 25% más de probabilidades de tener una rentabilidad superior a la media que las empresas en el cuarto cuartil. Las empresas en el cuartil superior de la diversidad étnica y cultural tenían un 36% más de probabilidades de tener un rendimiento superior a la rentabilidad. Las empresas con mejores resultados tanto en rentabilidad como en diversidad tenían más mujeres en los puestos de línea (es decir, en la propiedad de una línea de negocio) que en los puestos de personal de sus equipos ejecutivos. La investigación también encontró una penalización para el desempeño en el cuartil inferior en cuanto a la diversidad de género: las empresas en el cuartil inferior tanto para el género como para la diversidad étnica tenían un 27% más de probabilidades de tener un desempeño inferior al promedio de la industria que todas las demás empresas.

9. La trayectoria profesional de las mujeres en las empresas tiene fugas, especialmente al principio

A lo largo de los años, la investigación con LeanIn.Org ha encontrado algunos progresos en el avance de la mujer a través de la tubería corporativa en América del Norte. En el informe 2019 Women in the Workplace (Mujeres en el lugar de trabajo), se observa que, de los trabajadores de nivel inicial, el 48 por ciento eran mujeres, en comparación con el 45 por ciento en 2015. Las mujeres constituían el 21 por ciento de los trabajadores de nivel C, en comparación con el 17 por ciento en 2019. Sin embargo, como muestran estas cifras, las mujeres están subrepresentadas en todos los niveles de las organizaciones, y el conducto se filtra entre el nivel de entrada y el C-suite. El mayor obstáculo para las mujeres en la escalera corporativa es un "escalón roto" en el primer escalón hasta el nivel de gerente. Por cada 100 hombres contratados o ascendidos a gerente, sólo hay 72 mujeres, y sólo 58 mujeres negras. Después de este grado inicial de descenso, es muy difícil para las mujeres recuperar el terreno perdido. Si se suman las diferencias en el índice de ascensos a lo largo de cinco años, esto equivale a una diferencia de un millón de mujeres en puestos de dirección.

10. Todos los sectores deben colaborar para mantener y acelerar los progresos en materia de igualdad entre los géneros

Hay mucho por hacer, sobre todo teniendo en cuenta que la era de la automatización y ahora COVID-19 significan que las mujeres se enfrentan a nuevos retos además de los antiguos. La única manera de dar nueva vida a los esfuerzos por cumplir el Objetivo de Desarrollo Sostenible 5 es que los principales interesados colaboren en la búsqueda de soluciones integrales a la compleja cuestión de la desigualdad entre los géneros. A medida que los gobiernos diseñen programas de estímulo y las empresas busquen estrategias de reanudación tras la pandemia, será importante no ignorar las posibles consecuencias de género; de hecho, es hora de duplicarlas poniendo el género en el centro de estas iniciativas para aprovechar las oportunidades. Se necesitarán más datos para asegurar una mayor transparencia y comprensión de las consecuencias de género.

Los gobiernos nacionales pueden permitir el cambio en un frente más amplio utilizando la ley. Por ejemplo, pueden eliminar las barreras legales contra las mujeres que trabajan (como las normas que prohíben a las mujeres trabajar en turnos de noche) y pueden hacer cumplir las leyes que protegen a las mujeres de la violencia. El conjunto de herramientas de política es muy amplio, desde el apoyo financiero para las mujeres, como las transferencias de efectivo, hasta las regulaciones fiscales, los programas de cuidado infantil y la garantía de que la infraestructura pública se construye y diseña teniendo en cuenta el género. No se puede exagerar la importancia de reducir la brecha de género en lo que respecta a quién asume la responsabilidad del cuidado, y los gobiernos pueden desempeñar un papel importante en este sentido. Algunos gobiernos han promulgado cuotas para garantizar un nivel mínimo de mujeres en funciones de liderazgo. Otros han acelerado la igualdad entre los géneros mediante incentivos para la educación de la mujer, la iniciativa empresarial y los préstamos comerciales, por ejemplo. Las organizaciones no gubernamentales también tienen un importante papel que desempeñar, por ejemplo, en la formación de actitudes y normas sociales. Muchos gobiernos y ONG han establecido asociaciones fructíferas con empresas para ampliar rápidamente la escala de las nuevas soluciones. Por último, los programas de estímulo pueden utilizarse para ayudar a invertir en las mujeres y las niñas.

Cinco años después de la introducción de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, los progresos en materia de igualdad de género han sido modestos en el mejor de los casos, y ahora el esfuerzo por reducir las diferencias de género se enfrenta a nuevos retos en forma de tendencias de automatización y el impacto regresivo de la pandemia de la COVID-19. Cuando sólo quedan diez años para alcanzar el Objetivo 5, es necesario acelerar el progreso. Lograr la igualdad para la mitad de la población mundial es un imperativo mundial que corre el riesgo de verse socavado por la existencia de prioridades contrapuestas en un mundo complejo y por los desafíos de la recuperación de la pandemia.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top