Más de 150 empresas, inversores y redes de negocios europeos, entre los que se encuentran Unilever, Microsoft, Google, Apple, y muchas más, han unido sus reclamos para exigir a los líderes de la Unión Europea que respalden la ambición establecida en el Acuerdo Verde Europeo y reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero por lo menos en un 55 por ciento para 2030.
Líderes empresariales reclaman a la Unión Europea mayor ambición climática

Cada vez más voces en Europa quieren llevar la ambición climática de la UE más allá de los niveles actuales y el Parlamento Europeo ya ha dado los primeros pasos para ello, aunque el resultado de su presión aún no está claro. La emergencia climática se hace cada vez más evidente y, por consiguiente, la necesidad de actuar también. En una carta abierta, los directores generales de diferentes empresas europeas han expuesto su determinación de trabajar con la UE para hacer frente a los impactos de la crisis generada por el coronavirus y, al mismo tiempo, lograr una recuperación respetuosa con el medioambiente. El objetivo es abordar los impactos de la pandemia al mismo tiempo que se sientan los cimientos para que la recuperación económica sea más resiliente al clima y regenerativa.

Firmada por 157 empresas e inversores y 21 redes empresariales, la carta afirma: "Lo que necesitamos ver urgentemente a continuación es una aplicación ambiciosa del conjunto de medidas de recuperación centrada en el logro de una transición verde y digital, con el Acuerdo Verde Europeo como eje central y un elevado objetivo de reducción de las emisiones a corto plazo en la mira. " La carta demuestra la diversidad del apoyo empresarial europeo para una mayor ambición climática, con empresas de sectores que incluyen manufacturas, industria pesada, finanzas, bienes de consumo, generación de energía y tecnología apoyando el objetivo del 55% de reducción de los gases de efecto invernadero de aquí a diez años.

La iniciativa está dirigida por el Grupo de Líderes Empresariales Europeos (CLG Europe), un grupo intersectorial de empresas europeas que trabajan para lograr la neutralidad climática. Actualmente, la UE mantiene una meta de recorte de emisiones de dióxido de carbono (CO2) del 40%, pero desde la Comisión se ha advertido que se trata de un objetivo insuficiente para alcanzar en 2050 la neutralidad climática, una idea central con la que coincide la élite inversora europea. La propuesta del 60% que ha avanzado la Eurocámara va en este sentido, pero queda todavía la parte más difícil: poner de acuerdo a los líderes de 27 países que conforman el Consejo Europeo.

La carta explica que, "Las decisiones correctas ahora pueden ayudar a crear y proteger comunidades sanas, prósperas y justas y asegurar una hoja de ruta para una economía próspera. Desde el punto de vista de las empresas y los inversores, es esencial que haya claridad en la vía de transición neta cero y en los calendarios de cada sector, así como una política que permita realizar inversiones sustanciales en soluciones neutras en materia de carbono. Esto, a su vez, nos daría la confianza necesaria para invertir de manera decisiva al ritmo y la escala necesarios para reducir las emisiones, crear empleos verdes decentes, impulsar la innovación y acelerar la reconstrucción de una economía resistente de cero emisiones de carbono".

La redacción de la carta se llevó a cabo en asociación con Business Ambition for 1.5C , la coalición We Mean Business que incluye a BSR, The B Team, CDP, CLG Europe, Ceres, WBCSD, The Climate Group y sus redes RE100 y EV100, así como con el Grupo de Inversores Institucionales sobre el Cambio Climático (IIGCC). También, hubo un apoyo adicional de las redes europeas de empresas e inversiones, la Alianza Europea para la Recuperación Verde, la Fundación Solar Impulse, el Grupo Español de Crecimiento Verde (España) entre otras.  Juntos, antes del discurso sobre el Estado de la Unión 2020 de la Presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, y en el período previo a la Semana del Clima en Nueva York, los signatarios de la carta están instando a los líderes europeos a que eviten los peores efectos del cambio climático y aseguren una recuperación económica sostenible y competitiva mediante los siguientes puntos:

  • Respaldando la ambición establecida en el Acuerdo Verde Europeo.
  • Presentando planes de recuperación resistentes que permitan las inversiones verdes necesarias para lograr la neutralidad climática.
  • Acordando una meta claramente definida para reducir las emisiones nacionales de gases de efecto invernadero por lo menos en un 55% para 2030 .

Christian Sewing, director general del Deutsche Bank AG dijo sobre el pedido: "Los bancos juegan un papel crucial en esta ambiciosa transformación. Podemos y debemos ayudar a las empresas a hacer negocios de manera más sostenible. Pero necesitamos que la UE allane el camino proporcionando normas comunes". Por suparte, Casper Klynge, Vicepresidente de Asuntos Gubernamentales Europeos de Microsoft, dijo: "A medida que trabajamos juntos para lograr una recuperación ecológica de COVID-19, tenemos una oportunidad sin precedentes para actuar en el cambio climático y ganar impulso en nuestro camino hacia la neutralidad del carbono en Europa. Es necesario establecer objetivos claros y ambiciosos para alcanzar el nivel cero neto. Todos nosotros -empresas y gobiernos- podemos tomar medidas que son buenas para el crecimiento, el empleo y la economía, así como para el planeta".

La carta será presentada en un evento virtual de alto nivel organizado la ONU en el día de apertura de la Semana del Clima de Nueva York el 21 de septiembre. La campaña Race to Zero - la mayor alianza comprometida con el cero neto - tiene como objetivo crear un impulso en torno al cambio hacia una economía descarbonizada antes de la COP26, donde los gobiernos deben reforzar sus contribuciones al Acuerdo de París. El eurodiputado francés y presidente de la comisión de medio ambiente del Parlamento Europeo, Pascal Canfin, apoyó la carta y expresó al respecto: "Apoyo firmemente esta iniciativa. Tras el lanzamiento de la Alianza Europea para la Recuperación Verde, un número significativo de directores ejecutivos de empresas demuestra una vez más que la lucha contra el cambio climático es una prioridad fundamental. Es esencial que las empresas respalden la necesidad de elevar nuestra ambición para asegurarnos de que cumplimos durante las próximas décadas para que Europa se convierta en el primer continente con clima neutro".

En la carta, los líderes empresariales también aseguran entender los riesgos que plantea el cambio climático y la pérdida de biodiversidad para sus negocios y explican cómo están trabajando “para desbloquear el cambio en sectores económicos clave”. Por un lado, los inversores, los bancos y las aseguradoras están trabajando cada vez más para hacer que sus carteras de activos sean sostenibles, mientras que más de 900 grandes empresas están tomando medidas climáticas basadas en la investigación científica. Sobre esto, la carta explica que “Estamos invirtiendo fuertemente en energía limpia, eficiencia energética y electrificación, reduciendo las emisiones en las cadenas de valor y el ciclo de vida de nuestros productos, y desarrollando mejores prácticas en la bioeconomía”.

Al mismo tiempo, las empresas afirman ser “muy conscientes de los posibles impactos sociales que pueden surgir con la transición económica”, razón por la que esperan trabajar junto con los responsables de la formulación de políticas “para apoyar una estrategia centrada en el trato justo y respetuoso de los trabajadores y las comunidades, que pueda ofrecer más oportunidades y empleos a largo plazo en la nueva economía”. Y es que, en este sentido, resulta clave la visión de futuro ya que la reconstrucción de una economía y una sociedad más sólidas incidirán en el presente, pero también en el futuro. En este sentido, la carta expresa, “no sostendrá solo a una generación, sino también a aquellas que vendrán, y brinda a nuestros hijos y nietos la oportunidad de vivir bien y con seguridad”. Y continúa, “La UE ya ha mostrado liderazgo, demostrando cómo la certeza política en torno a la acción climática puede impulsar la innovación y la inversión. Ahora se necesita un enfoque con visión de futuro que respalde la inversión en personas y regiones, aliente el desarrollo de tecnologías limpias e incentive la demanda de bienes y servicios bajos en carbono. Nosotros, como líderes empresariales e inversores europeos, quisiéramos subrayar que son exactamente estas tecnologías verdes las que impulsarán la competitividad de Europa en el mundo “, concluye la carta, que llama a los líderes europeos a tomar medidas urgentes. El momento de actuar es ahora.

Síguenos

Top