Si bien la crisis económica generada tras la pandemia ha golpeado a casi todos los sectores de la economía mundial, las pequeñas y medianas empresas han sido, sin duda, la parte del tejido empresarial más azotada. En este contexto adverso y con un futuro plagado de incertidumbre, los ODS se posicionan para las pymes como una de las inversiones más rentables y seguras a largo plazo.
Trabajar los ODS podría permitir a las pymes salir fortalecidas de esta crisis

El panorama es incierto y cambiante y con la pandemia aún entre nosotros, la supervivencia de muchas empresas se ve en peligro.Sin contar las empresas que ya han tenido que cerrar durante el confinamiento, si las estimaciones se cumplen, un 15% de los empleos del sector de las pequeñas y medianas empresas podrían perderse, según un sondeo publicado en junio por la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Si bien no existen recetas mágicas, y con un futuro plagado de incertidumbre, los ODS se posicionan para la pyme como una de las inversiones más rentables y seguras a largo plazo. De hecho, trabajar los ODS podría permitir al sector empresarial, y especialmente a las pymes, salir fortalecidas de esta crisis dotándolas de una mayor resiliencia y capacidad de adaptación. Es por esto, que desde la Red Española del Pacto Mundial destacan seis tendencias ligadas a los ODS que las pymes pueden aprovechar para recuperarse de esta situación y establecer un modelo de negocio más sostenible:

  • Apuesta por lo local: En esta pandemia se ha destacado la importancia de apostar por la acción social en el territorio (ODS 2), el comercio de proximidad (ODS 12) y por la prosperidad local (ODS 1) para conseguir reflotar la economía. En este sentido, las pymes tienen un gran papel que desempeñar para atender a las necesidades de las comunidades y regiones en las que la empresa está presente, contribuyendo a crear empleo y riqueza en su región y a mantener un modelo de negocio más sostenible con su entorno.
  • Cuidado de la plantilla: La COVID-19 ha colocado en el centro el cuidado de la plantilla, tanto en su salud (ODS 3) e higiene (ODS 6) como en su educación (ODS 4) y condiciones laborales (ODS 5, ODS 8, ODS 10). Los empleados y empleadas son el alma de la empresa y su compromiso con la misma repercute directamente en la productividad e imagen de la organización. Por ello, es esencial que la pyme emprenda medidas de apoyo a la plantilla en tiempos de crisis.
  • Inversión en medioambiente: El estado de deterioro del planeta y la aparición de cada vez más normativas para contribuir a su cuidado han puesto de manifiesto que el futuro será verde o no será. La transformación hacia modelos de negocio más sostenibles, más que un reto para la pyme, puede ser una oportunidad de situarse a la vanguardia empresarial y hacer crecer sus negocios. La inversión en energías renovables (ODS 7), transición ecológica (ODS 13, ODS 15) o industrias oceánicas sostenibles (ODS 14) han demostrado ser más que rentables, lo que podría situar a la pyme en una posición de ventaja respecto a su competencia.
  • Transformación digital: la adaptación de los negocios al mundo digital (ODS 9) es algo que lleva produciéndose durante los últimos años en mayor o menor medida dependiendo del sector. Esta crisis ha hecho que esa transición se haya acelerado y ha requerido que las empresas inviertan de forma urgente en la tecnología necesaria para poder continuar su actividad. Ejemplo de ello es la apuesta por nuevas modalidades como el teletrabajo o los eventos en streaming, que repercuten positivamente en la desmasificación de las ciudades y la disminución de la contaminación (ODS 11).
  • Transparencia y buen gobierno: En los tiempos de crisis suelen aumentar los casos de vulneración de los derechos humanos, así como los de corrupción, tanto dentro como fuera de las empresas. Por ello, ahora más que nunca, la sociedad reclama a las empresas una mayor transparencia y mecanismos de gobernanza que aseguren que estas respetan los derechos tanto de sus empleados como de las comunidades locales donde ejercen su actividad. En este sentido, la pyme deberá reforzar la confianza de sus consumidores y empleados a través de la implantación de mecanismos de transparencia y procedimientos de gobernanza que avalen este compromiso.
  • Trabajo en alianza: La pyme debe aprovechar las relaciones con otros actores (ODS 17) de su entorno como administraciones locales, sociedad civil u otras empresas, para encontrar nuevas oportunidades de negocio y financiación y aumentar su impacto en el mercado. Asimismo, desde un punto de vista social, podrá realizar proyectos en alianza que repercutan positivamente en el desarrollo de la comunidad.

Una vez más, los ODS y la genda 2030 funcionan como una brújula para poder salir de este mar de incertidumbres que nos ha traído la pandemia de la COVID-19.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top