La problemática medioambiental está en el centro de las preocupaciones actuales. En este contexto, los inversores están cada vez más preocupados por la forma en que el cambio climático y la transición a una economía con bajas emisiones de carbono podrían repercutir en el perfil de riesgo y rendimiento de sus carteras.
¿Cómo afecta la gestión del riesgo climático en las carteras de inversión?

¿Cómo podrían utilizarse esas herramientas para ayudar a gestionar el riesgo climático, y cuál podría ser el impacto en el perfil de riesgo/rendimiento de una cartera? MSCI, expertos en fondos de capital de inversión, realizaron un informe a donde seleccionan una cartera de muestra, utilizando el universo de fondos de mercados desarrollados gestionados activamente a nivel mundial y examinan cuatro formas de mitigar el riesgo climático mediante el uso de simples estrategias de exclusión.

El informe analiza cómo los riesgos relacionados con el clima afectan a una cartera "típica" gestionada activamente, profundizando en los diferentes tipos de riesgos derivados de la transición a una economía con bajas emisiones de carbono y el cambio climático. La investigación indicó que la exposición de la cartera seleccionada de muestra a los riesgos climáticos tanto de transición como físicos podrían haberse reducido significativamente con poco efecto en las características de riesgo/rendimiento.

En el estudio monográfico, se selecciona una cartera de muestra representativa de un fondo mundial gestionado activamente en cuanto a las características de riesgo-rendimiento y utilizan el modelo de valor climático en riesgo ("Climate VaR") realizado por MSCI para examinar las diferentes dimensiones de los riesgos relacionados con el clima. De este modo, muestra cómo se puede utilizar el Climate VaR para medir los riesgos climáticos de la cartera en su conjunto, así como explorar más a fondo qué sectores, países y valores impulsaban estos riesgos en la cartera.

También consideran algunos enfoques que un gestor de cartera podría seguir para gestionar estos riesgos. Concretamente, desarrollan cuatro sencillas estrategias de:

  1. VaR climático agregado
  2. Riesgos y oportunidades de la transición VaR del clima
  3. Riesgos y oportunidades físicas VaR climático
  4. Intensidad de carbono

Para cada estrategia de exclusión, el informe investiga el impacto en los riesgos climáticos, así como en las características de riesgo y rendimiento de la cartera de muestras, incluyendo las exposiciones por sector, país y estilo. Se muestra entonces que, si bien esas estrategias de exclusión tuvieron repercusiones sustanciales en las medidas de los riesgos climáticos de la cartera de la muestra, tuvieron un impacto mínimo en las exposiciones convencionales de riesgo, rendimiento y mercado de la cartera de la muestra.

Medición de los riesgos climáticos

No hay gestión de riesgos sin medición de riesgos, por lo que el informe mide los riesgos climáticos en esta cartera de muestra. La noción de que existen "riesgos climáticos" en las carteras financieras ha ido ganando terreno entre los inversores durante la última década. Entonces, ¿qué son los riesgos climáticos? En resumen, la idea es que el cambio climático afecta al rendimiento financiero de las empresas y, por lo tanto, también al perfil de riesgo-rendimiento de los valores que emiten. Los riesgos climáticos se clasifican típicamente en dos dimensiones:

- Riesgos de la transición: los riesgos asociados a la transición a una economía con bajas emisiones de carbono - por ejemplo, cambios en la política, la tecnología o la oferta y la demanda en determinados sectores; y

- Riesgos físicos: los riesgos asociados a los impactos físicos del cambio climático en las operaciones de las empresas, como resultado de, por ejemplo, temperaturas extremas, inundaciones, tormentas o incendios forestales.

Hay varias maneras de evaluar los riesgos del cambio climático para una cartera. En este estudio de caso, MSCI ilustra un enfoque aplicando el modelo de Valor en Riesgo Climático ("Climate VaR") del MSCI a una cartera de muestra y examinando las diferentes dimensiones de los riesgos climáticos a los que podrían estar expuestas las empresas de la cartera. Luego consideran los enfoques que podría seguir un gestor de cartera para gestionar este riesgo e investigan el impacto que esos enfoques podrían haber tenido en las características de riesgo y rendimiento de la cartera.

VaR climático

El modelo Climate VaR desarrollado por el MSCI tiene por objeto medir el posible impacto de los diferentes escenarios climáticos en las valoraciones individuales. El Climate VaR indica, en puntos porcentuales, cuál podría ser el impacto potencial en el valor de mercado de un valor como resultado de los efectos del cambio climático.

El modelo incorpora tres tipos de impactos del cambio climático:

- Riesgos políticos: cuánto puede necesitar una empresa para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero en el futuro como resultado de la política climática.

- Oportunidades tecnológicas: cuánto puede beneficiarse una empresa de la transición a una economía con bajas emisiones de carbono mediante la oferta de nuevos productos y servicios con bajas emisiones de carbono.

- Riesgos y oportunidades físicas: cuánto puede sufrir una empresa un aumento (riesgo) o una disminución (oportunidad) de las interrupciones comerciales o de los daños a los activos a causa de las manifestaciones físicas del cambio climático.

Para los tres tipos de impactos, el modelo calcula las estimaciones específicas de los escenarios y de las empresas sobre los futuros impactos en los costos e ingresos, y luego aplica la modelización financiera para derivar los impactos de la valoración del nivel de seguridad. En el apéndice se ofrecen más detalles sobre la metodología del VaR climático.

El VaR climático agregado fue de -7,75%, lo que significa que, en los escenarios considerados, los riesgos y oportunidades climáticos podrían haber dado lugar a una disminución de 7,75 millones de dólares de los EE.UU. en el valor de la cartera. Esta posible disminución puede desglosarse entre riesgos de transición y riesgos físicos. Por ejemplo, los riesgos de política contribuyeron sustancialmente a los riesgos de transición de la cartera, pero esos riesgos se vieron compensados en gran medida por las oportunidades de transición. Esta compensación es coherente con el concepto de "ganadores" y "perdedores" en la transición a una economía con bajas emisiones de carbono: Las empresas de la cartera incluidas se dedicaban a una mezcla diversa de actividades, lo que explica las exposiciones a la transición, tanto a la baja como a la alta. En cuanto al riesgo físico, las inundaciones costeras y el calor extremo habrían aportado el mayor riesgo a la baja. Otros peligros, como el frío extremo, se asociaron de hecho a un impacto positivo en la valoración de la cartera, porque se esperaba que el número de días con temperaturas bajo cero disminuyera en las ubicaciones de las empresas de la cartera.

El estudio también observa que las empresas que más contribuían a los riesgos climáticos eran las activas en los grupos industriales de la Norma de Clasificación Industrial Global de Materiales e Inmuebles, así como las empresas con operaciones en los Estados Unidos, China y Canadá

Gestión de los riesgos climáticos

Después de desglosar el riesgo climático de la cartera de muestras, el informe explica que es posible explorar formas de gestionar potencialmente estos riesgos.  Se hizo evidente de inmediato que las simples estrategias de exclusión tenían un impacto muy sustancial en las medidas de riesgo climático. También el informe exploró el posible impacto que cada enfoque de exclusión podría tener en las características de riesgo/rendimiento de la cartera de muestra, comparando el rendimiento simulado a cinco años de las estrategias.

Es interesante que las características tradicionales de riesgo/rendimiento se mantuvieron en gran medida inalteradas: Todas las estrategias tenían rendimientos anualizados simulados a cinco años en un rango estrecho, y todas, salvo el enfoque agregado, superaban ligeramente la cartera de muestras original. Entonces, ¿Se puede mitigar el riesgo climático en las carteras de acciones sin alterar las características de riesgo y rendimiento subyacentes de la cartera? Este estudio monográfico se aplicó sólo a una única cartera y, por lo tanto, no puede generalizarse fácilmente, aunque las investigaciones realizadas por el MSCI y otras entidades ofrecen otros posibles escenarios de mitigación del riesgo. El informe concluye que, en el caso de la cartera de muestra elegida, fue posible reducir sustancialmente las exposiciones al riesgo climático de la cartera sin alterar significativamente las características convencionales de riesgo y rendimiento de la cartera o su exposición al mercado, como a sectores, países y estilos.

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top