La pandemia ha modificado casi todos los planos de nuestra vida y el trabajo no ha sido la excepción. Ante el aislamiento obligatorio, el teletrabajo se ha conformado como la gran solución para no detener del todo la actividad laboral. Randstad, la empresa de recursos humanos número 1 en España y en el mundo, ha llevado a cabo un informe sobre la influencia de la tecnología en el mercado laboral en la llamada nueva normalidad, en la que tendrán un papel relevante las herramientas de empleo en remoto como el teletrabajo.
El 81% de los profesionales españoles consideran que los empresario deberían proporcionarles formación tecnológica

Para la confección de su investigación, Randstad ha analizado los datos de la última oleada del estudio Randstad Workmonitor, elaborada  a partir de más de 13.500 encuestas a profesionales ocupados de 33 países. El mismo revela que el 23% de los profesionales españoles asegura no contar con la tecnología ni los conocimientos para llevar a cabo su actividad de trabajo en remoto a través del teletrabajo, imprescindibles en la actual situación. La tasa obtenida en España es la segunda más baja de Europa, solo tras Francia (27%), la misma que Reino Unido (23%), y está por delante de otros países de nuestro continente como Alemania (22%), Países Bajos (21%), Italia (20%) y Portugal (10%). 

Según la investigación, en Japón (54%) y Hong Kong (30%) es donde la percepción de falta de preparación ante los nuevos desafíos laborales que trae consigo la nueva normalidad es mayor que en ningún otro lugar, mientras que el país donde menos trabajadores se sienten así es en India (7%).

En España, son las trabajadoras las que menos capacitadas se sienten para trabajar en remoto. Así piensan el 26% de las profesionales mujeres, mientras que, entre sus compañeros varones, esta percepción es del 20%.

En lo que se refiere a sectores, el sanitario es el que en mayor medida sus trabajadores más echan de menos conocimientos y medios para poder teletrabajar (34,3%), seguidos por distribución (29,6%), industria alimentaria y química (28,6%), educación (27,7%), administración (24,5%) y construcción (23,1%).

Ya por debajo de la percepción media de los trabajadores españoles (23%), se encuentran los sectores financiero (22,2%), hostelería (21,2%), otras industrias (20,7%) y logística (19%). Los trabajadores que menos acusan la falta de medios para teletrabajar son los de los sectores de energía (16,7%), telecomunicaciones (16,7%) y Tecnologías de la Información y la Comunicación, TIC (11,1%).

Según Luis Pérez, director de Relaciones Institucionales de Randstad, “es preocupante que los trabajadores no se sientan capacitados para llevar a cabo su labor en remoto. El teletrabajo no solo ha resultado fundamental durante el confinamiento, sino que va a tener mucha presencia a partir de ahora, como estamos comprobando, por ejemplo, con la intención por parte del Gobierno de legislarlo. Pero muchas empresas tienen que poner a disposición de los trabajadores medios y formación para que el teletrabajo sea una opción igual o más eficiente que el empleo presencial”.

Por otro lado, Randstad señala que una parte de los profesionales españoles echan en falta medios para poder teletrabajar. Cuatro de cada 10 trabajadores de nuestro país considera que se empresa no les está proporcionando el equipamiento tecnológico necesario para poder desempeñar su labor en remoto, cuatro décimas más que la media global (36%). España es el tercer país europeo en peor percepción en este sentido, solo por detrás de Portugal (47%) e Italia (41%). Por debajo del nuestro se encuentran Alemania (36%), Países Bajos, Francia (ambos con 34%) o Reino Unido (32%).

Responsabilidad de las empresas

Según buen parte los profesionales de nuestro país (81%), es responsabilidad del empresario proporcionar formación a los trabajadores para mejorar sus habilidades tecnológicas, necesarias para el trabajo en esta nueva normalidad, un punto porcentual por encima de la media del estudio (80%).

Por encima del nuestro, se encuentran países como Portugal (82%), Italia, Australia (ambos con el 83%), Argentina (84%), China (85%), e India (90%). Comparten en menor medida la idea de que las empresas han de formar a sus empleados, los trabajadores de Francia, Canadá (ambos con 79%), Alemania, Hong Kong (78%), Reino Unido, Estados Unidos (76%), Países Bajos (74%) y Japón (66%).

En lo que se refiere a la formación, el 60% de los profesionales españoles consideran que su empleador está invirtiendo para proveer a sus trabajadores de conocimientos que les haga afrontar con garantías la nueva situación laboral. A pesar de estar un punto porcentual por debajo de la media del estudio (61%), España se encuentra en la línea de países de su entorno, como Francia (58%), Alemania (59%), Países Bajos (60%) o Italia (61%).

India (85%), China (82%) y Estados Unidos (66%) lideran la lista de los países en los que sus trabajadores más confían en la dotación de tecnología y formación por parte de las empresas para afrontar la nueva normalidad. En el otro lado, los países más pesimistas son Japón (30%), Portugal (50%) y Hong Kong (56%).

Existe una percepción similar en cuanto a la inversión que llevan a cabo sus empleadores en medios tecnológicos y desarrollos digitales que permitan trabajar en la nueva normalidad. El 62% de los trabajadores españoles aseguran que sus empresas lo están llevando a cabo, el mismo porcentaje que los italianos y solo superior en Europa al de los británicos (61%) y portugueses (56%). India (90%), China (81%), Países Bajos (73%) y Estados Unidos (68%), lideran el ranking de los países en los que sus trabajadores más confían en el desarrollo tecnológico de sus compañías.

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top