Una investigación realizada por la consultora McKinsey & Company, demuestra que el compromiso de la ciudadanía europea con la sostenibilidad vinculada a la moda se ha profundizado durante la crisis de COVID-19. El estudio afirma que los consumidores en Europa desean que los actores de la moda actúen de forma responsable y tengan en cuenta las repercusiones sociales y ambientales de sus negocios.
La moda sostenible cobra cada vez más protagonismo

Mientras la industria de la moda se reorganiza para la nueva normalidad después de la crisis de COVID-19, los consumidores europeos se han comprometido aún más con la sostenibilidad. Esto presenta una oportunidad para que la industria de la moda refuerce su compromiso con el medioambiente. Además, ahora podría ser el momento de impulsar una menor estacionalidad en el sistema de la moda.

En medio de la conmoción y la incertidumbre a la que se enfrenta el sector de la moda durante la crisis de COVID-19, hay un resquicio de esperanza para el medio ambiente: dos tercios de los consumidores encuestados declaran que se ha vuelto aún más importante limitar los impactos sobre el cambio climático. Además, el 88% de los encuestados cree que se debe prestar más atención a la reducción de la contaminación.

En la práctica, los consumidores ya han comenzado a cambiar sus comportamientos. De los encuestados, el 57% ha hecho cambios significativos en su estilo de vida para reducir su impacto ambiental, y más del 60% informa de que se ha esforzado por reciclar y comprar productos en envases respetuosos con el medio ambiente. Además, de los consumidores encuestados, el 67% considera que el uso de materiales sostenibles es un factor de compra importante, y el 63% considera de la misma manera la promoción de la sostenibilidad de una marca.

Además, la mayoría esperan que las marcas se ocupen de sus empleados, así como de los trabajadores en Asia, durante la crisis de COVID-19. Esto pone de relieve la necesidad de que las marcas mantengan sus compromisos éticos, a pesar de la crisis. La investigación también demuestra que ya se puede percibir un cambio en el comportamiento de compra. Con el 88 por ciento de los consumidores esperando una lenta recuperación o una recesión, la confianza general de los consumidores es baja. Como resultado, el gasto del consumidor en moda también está cambiando. Más del 60 por ciento de los consumidores informan de que gastaron menos en moda durante la crisis, y aproximadamente la mitad esperan que esa tendencia continúe después de que pase la crisis. Sin embargo, es probable que los consumidores reduzcan los accesorios, la joyería y otras categorías discrecionales antes de reducir su gasto en ropa y calzado.

Cuando se trata de hacer cambios en el comportamiento de compra, los segmentos de consumidores más jóvenes están dispuestos a comprar versiones más baratas de los productos que normalmente compran. Los resultados de la encuesta indican que la mentalidad del consumidor no está fuertemente ligada al ciclo de la moda, por lo que ahora podría ser el momento de impulsar una menor estacionalidad en el sistema de la moda. De los consumidores encuestados, el 65% apoya que las marcas de moda retrasen el lanzamiento de nuevas colecciones como resultado de la crisis de COVID-19. Además, el 58% de los encuestados están menos preocupados por la moda de las prendas de vestir que por otros factores posteriores a la crisis, y los consumidores citan ahora la novedad como uno de los atributos menos importantes a la hora de realizar sus compras.

Como resultado de la crisis de COVID-19, el 65 por ciento de los encuestados están planeando comprar artículos de moda más duraderos, y el 71 por ciento están planeando mantener los artículos que ya tienen por más tiempo. Además, el 57 por ciento de los encuestados están dispuestos a reparar los artículos para prolongar su uso.

En general, el sentimiento de los consumidores sugiere que la crisis de COVID-19 podría servir como una oportunidad para que los actores de los sectores del vestido, el calzado y el lujo refuercen sus compromisos de sostenibilidad y aceleren los cambios en toda la industria, como la reducción de la estacionalidad y la ampliación de los modelos de negocio circulares.

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top