La organización Oceana propone prohibiciones para los plásticos más dañinos para el medio marino. Ante la preocupante realidad acerca de que casi el 75% de la basura de las playas es plástico,la organización medioambiental, plantea incluir medidas más ambiciosas en la Ley de Residuos.
Por un océano libre de plástico

Oceana reclama medidas legales ambiciosas para proteger los mares españoles de la plaga de los plásticos de un solo uso. En su aportación a la consulta pública del Anteproyecto de Ley de Residuos y Suelos Contaminados, la organización reclama medidas como prohibir la suelta de globos, eliminar vasos y recipientes desechables de determinados entornos, promover sistemas de retorno y aplicar un impuesto finalista al plástico de un solo uso.

La ley que saldrá de este proceso consultivo será la pieza clave para la transposición de la Directiva 2019/904 de la Unión Europea (UE), que prohibirá productos como cubiertos, platos, pajitas, agitadores de bebidas y palitos de globos a partir de 2021.

La directora de la Campaña de Plásticos de Oceana en Europa, Natividad Sánchez, afirma que con más de 1 millón de kilómetros cuadrados, España es el segundo país con mayor superficie marina de la UE y el que más plástico vierte al mar: 126 toneladas diarias. La Ley de Residuos no puede pasar de puntillas sobre esto. Los plásticos de un solo uso son un problema creciente y necesitamos una ley ambiciosa, que vaya más allá de los mínimos marcados por la UE. Nuestros mares se ahogan en plástico".

Incluir objetivos de reducción para toallitas en la norma, y acabar con las anillas de plástico de los packs de bebidas. Prohibir la suelta de globos, ya que constituyen el residuo plástico más mortífero para aves, tortugas y cetáceos.Entre las peticiones de Oceana destacan:

  • Eliminar el uso de vasos y recipientes de comida desechables dentro de edificios de la Administración y de restaurantes y bares. Favorecer sistemas de depósito, devolución y retorno para ir eliminando su uso de otros entornos, tales como eventos al aire libre.
  • Fijar objetivos en la comercialización de envases rellenables para que estos supongan, al menos, un 70% del mercado en 2025. Un estudio de Oceana señala que reducir un 10% las botellas de un solo uso de refrescos y agua reduciría en un 22% el número de botellas que llegan al mar.
  • Introducir un impuesto especial que grave los productos plásticos de un solo uso, a excepción de los elementos de componente sanitario o de prevención para la salud. Esta medida obligaría a las empresas del sector a buscar alternativas más sostenibles. La recaudación debería destinarse a abordar el problema de la basura en ecosistemas de profundidad, financiar sistemas de retornables y promover medidas de concienciación.

Con todo, Pilar Marín, científica marina senior de Oceana en Europa, reconoce que “el Gobierno ha asumido muchos compromisos nacionales e internacionales para reducir la contaminación por plástico, pero ahora es el momento de poner en marcha esta línea de actuación. Es la forma más eficiente para responder a la emergencia climática y alcanzar “residuo cero” en 2050, además de salvaguardar la salud de los mares de España y sus recursos a lo largo del proceso”.

De este modo, la organización para la conservación de los océanos urge al Ejecutivo a poner el foco en la reducción de basuras marinas y en la llegada de plásticos al mar agilizando las acciones para reducir la presencia de plásticos en el medio ambiente, ya que perjudican gravemente a la biodiversidad marina y afectan a actividades económicas fundamentales como la pesca. Y es que, según datos del Ministerio para la Transición Ecológica, el plástico continúa siendo el residuo más frecuente en las costas españolas (73,3%), con gran diferencia respecto al resto de materiales.

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top