MAPFRE se ha adherido a las normas de conducta para las empresas de la Organización de Naciones Unidas a favor de las personas LGBTI. De este modo, la compañía, ha adoptado los Principios de Conducta para las Empresas de la ONU con el fin de hacer frente a la discriminación contra las personas lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersexuales (LGBTI).
Un nuevo paso en el compromiso de MAPFRE con el respeto a los derechos humanos y la igualdad

Al adoptar estos principios propuestos por la ONU, MAPFRE se compromete a respetar los derechos humanos en todo momento de los miembros de la comunidad, los trabajadores y los clientes LGBTI; eliminar la discriminación contra los empleados LGBTI y prestar apoyo al personal LGBTI en el lugar de trabajo; no discriminar a los clientes, proveedores y distribuidores LGBTI; y defender los derechos humanos de estas personas en las comunidades donde desarrollan su actividad.

Las Normas de Conducta se fundamentan en los Principios Rectores sobre las Empresas y los Derechos Humanos y en el Pacto Mundial, y ofrecen orientación a las empresas sobre cómo cumplir su responsabilidad de respetar los derechos de todos, en este caso, los derechos de las personas LGBTI.

Con su adhesión a las Normas, MAPFRE da un paso más en su compromiso con los derechos humanos, los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS 10- Reducción de las desigualdades), la diversidad y la igualdad de oportunidades, en esta ocasión, en relación con la orientación sexual de las personas.

Dicho compromiso con los derechos humanos está recogido en los Principios Institucionales, Empresariales y Organizativos de MAPFRE y, de forma expresa, en el Código Ético y de Conducta y en la Política de Responsabilidad Social Corporativa actual.

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top