La mitad de la población mundial está expuesta a contaminación del aire. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que 4,2 millones de muertes anuales pueden atribuirse a la contaminación del aire exterior. Una reciente investigación publicada en Climate and Atmospheric Science's, indica que la mayoría de la población mundial sufre niveles de contaminación atmosférica sustancialmente superiores a las Directrices de la OMS sobre la calidad del aire.
Cuesta respirar

La contaminación atmosférica ocupa un lugar destacado en el programa mundial y se reconoce ampliamente que es una amenaza tanto para la salud pública como para el progreso económico. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que 4,2 millones de muertes anuales pueden atribuirse a la contaminación del aire exterior.

Recientemente, se han producido importantes avances en los métodos que permiten cuantificar los indicadores relacionados con la contaminación atmosférica para seguir los progresos realizados en la consecución de los objetivos de desarrollo sostenible y que amplían la base de pruebas de los efectos de la contaminación atmosférica en la salud. A pesar de los esfuerzos por reducir la contaminación atmosférica en muchos países, hay regiones, en particular en el Asia central y meridional y en el África subsahariana, en las que las poblaciones siguen estando expuestas a niveles cada vez mayores de contaminación atmosférica.

La mayoría de la población mundial sigue estando expuesta a niveles de contaminación atmosférica sustancialmente superiores a las Directrices de la OMS sobre la calidad del aire y, como tal, la contaminación atmosférica constituye una importante y, en muchas zonas, creciente amenaza para la salud pública.

En 2016, la OMS estimó que 4,2 millones de muertes anuales podrían atribuirse a la contaminación del aire por partículas finas (en el exterior), o PM2 (partículas de menos de 2,5 μm de diámetro). Las PM2 provienen de una amplia gama de fuentes, entre ellas la producción de energía, los hogares, la industria, el transporte, los desechos, la agricultura, el polvo del desierto y los incendios forestales, y las partículas pueden viajar en la atmósfera durante cientos de kilómetros y sus características químicas y físicas pueden variar enormemente a lo largo del tiempo y el espacio.

La OMS elaboró las Directrices sobre la calidad del aire (AQG) para ofrecer orientación sobre la reducción de los efectos de la contaminación atmosférica en la salud. La primera edición, el AQG de la OMS para Europa, se publicó en 1987 con una actualización mundial (en 2005) que reflejaba el aumento de las pruebas científicas de los riesgos para la salud de la contaminación atmosférica en todo el mundo y la creciente apreciación de la escala mundial del problema2. El actual AQG de la OMS establece que la concentración media anual no debe exceder de 10 μg/m3 2.

La adopción y aplicación de intervenciones normativas han demostrado ser eficaces para mejorar la calidad del aire. Hay por lo menos tres ejemplos de aplicación de políticas a largo plazo que han reducido la concentración de contaminantes atmosféricos en Europa y América del Norte: i) la Ley de aire limpio de 1963 y sus enmiendas posteriores en los Estados Unidos; ii) la Convención sobre la contaminación atmosférica transfronteriza a larga distancia (LRTAP), con protocolos que se aplican desde principios de los años ochenta en Europa y América del Norte; y iii) las normas europeas sobre emisiones aprobadas en la Unión Europea a principios de los años noventa. Sin embargo, entre 1960 y 2009 las concentraciones de PM2,5 a nivel mundial aumentaron en un 38%, debido en gran parte a los incrementos en China y la India, y las muertes atribuibles a la contaminación atmosférica aumentaron en un 124% entre 1960 y 2009.

El impulso de los programas sobre contaminación atmosférica y cambio climático, y las sinergias entre ellos, junto con los objetivos de desarrollo sostenible, brindan la oportunidad de abordar la contaminación atmosférica y la carga de morbilidad conexa. Aquí se examinan las tendencias de la calidad del aire mundial entre 2010 y 2016 en el contexto de los intentos de reducir la contaminación atmosférica, tanto mediante políticas a largo plazo como mediante intentos más recientes de reducir los niveles de contaminación atmosférica. Se presta especial atención a la cobertura completa de las concentraciones estimadas y a la obtención de distribuciones (a nivel nacional) de las exposiciones de la población para la evaluación de los efectos sobre la salud.

Aunque la contaminación atmosférica afecta por igual a los países de ingresos altos y bajos, los países de ingresos bajos y medios son los que más sufren, y las mayores concentraciones se observan en el Asia central, oriental, meridional y sudoriental. Las altas concentraciones observadas en partes del Oriente Medio, partes de Asia y las regiones subsaharianas de África están asociadas con la arena y el polvo del desierto. El polvo del desierto ha recibido cada vez más atención debido a la magnitud de su concentración y a la capacidad de ser transportado a muy largas distancias en determinadas zonas del mundo13,14. El Sáhara es una de las mayores fuentes mundiales de polvo del desierto y el aumento de las PM2,5 en esta región es coherente con la predicción de un aumento del polvo del desierto debido al cambio climático16,17.

A nivel mundial, el 55,3% de la población mundial estuvo expuesta al aumento de los niveles de PM2, entre 2010 y 2016, sin embargo, existen marcadas diferencias en la dirección y la magnitud de las tendencias en todo el mundo. Por ejemplo, en América del Norte y Europa las concentraciones medias anuales ponderadas por la población disminuyeron de 12,4 a 9,8 μg/m3, mientras que en Asia central y meridional aumentaron de 54,8 a 61,5 μg/m3. Las reducciones de las concentraciones observadas en América del Norte y Europa se ajustan a las comunicadas por la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos y la Agencia Europea del Medio Ambiente (AEMA). Los valores más bajos observados en esas regiones reflejan los importantes procesos de reglamentación que se aplicaron hace treinta años y que han dado lugar a disminuciones sustanciales de la contaminación atmosférica en los decenios anteriores.

 En los países de altos ingresos, el alcance de la contaminación atmosférica provocada por la quema generalizada de carbón y otros combustibles sólidos, junto con otras emisiones tóxicas procedentes de procesos industriales en gran medida no regulados, disminuyó notablemente con las Leyes de Aire Limpio y otras leyes similares de "control del humo" introducidas a partir de mediados del siglo XX. Sin embargo, éstas siguen siendo importantes fuentes de contaminación atmosférica en otras partes del mundo. En América del Norte y Europa, las tasas de mejora son pequeñas, lo que refleja las dificultades para reducir las concentraciones a niveles más bajos.

El coronavirus nos ha mostrado lo vulnerables que somos como especie humana. La exposición a un virus externo y que puede ser mortal ha alarmado al mundo entero. Sin embargo, seguimos contaminando, y viviendo expuestos a otros peligros, igual o más perjudiciales que el propio virus. El momento de actuar es ahora y queda mucho por hacer.

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top