El co-working aborda el futuro del coworking y el trabajo desde 5 ejes: flexibilidad, seguridad, modelos híbridos, impacto y comunidad.
El futuro del trabajo en Impact Hub

El coworking puede ser una palanca eficaz para la reactivación económica de muchas empresas que primen la flexibilidad en estos tiempos inciertos y la necesidad de recibir apoyo y conectar tras el confinamiento. Bajo esta premisa aborda Impact Hub el futuro de los espacios de trabajo flexible y apoyo al emprendimiento. Esta red global, que reúne a 17.000 profesionales en 100 centros de 55 países, cumple 10 años en Madrid, donde cuenta con 6 espacios de trabajo y eventos en las zonas de Atocha, Chueca, Tribunal, AZCA y Prosperidad. Además, impulsa junto al equipo de Impact Hub Barcelona la apertura de un centro en el distrito 22@.

Según Impact Hub, en un contexto en el que la COVID-19 ha trastocado la economía y alterado nuestra forma trabajar, los coworking se configuran como alternativa válida para organizaciones que reducen oficinas fijas o necesitan espacio adicional para desplazar equipos, rotar plantillas o reunirse, sin comprometer presupuestos o contratos a largo plazo. La flexibilidad y los formatos híbridos de trabajo serán una máxima de la vuelta a la oficina en las empresas, acompañada de las medidas sanitarias y de seguridad y la adaptación de espacios y aforos para garantizar el distanciamiento físico, que no social.

Pero más allá adaptar el espacio físico, para Impact Hub seguirá primando el contenido como punto diferencial de su propuesta de valor: el espacio entendido como el lugar donde ocurren las conexiones, los contenidos y las experiencias. En este marco, Impact Hub se proyecta como el espacio seguro para crear comunidad y posibilitar modos de trabajo flexibles y formatos híbridos que faciliten la vida tanto a las empresas como a las personas, fomentando además modelos de negocio con impacto positivo para transicionar hacia un mundo más sostenible, equilibrado y resiliente. 

Flexibilidad a medida

Según Impact Hub, la flexibilidad se aplicará no solo a la configuración del espacio de trabajo, adaptable a la desescalada y la realidad social y económica de las empresas, sino también a los tipos de membresía, los servicios incluidos y las condiciones y duración de los contratos.

La opción del coworking será interesante para empresas y organizaciones que busquen alternativas a sus oficinas y encuentren en estos espacios las infraestructuras profesionales y todos los servicios llave en mano para facilitar la movilidad en su plantilla, sin las complejidades que implica pagar la luz o internet a sus empleados en remoto.

Además, añade la posibilidad de recibir clientes y conectar con otros profesionales y equipos de sectores diversos, lo que facilita la innovación y ayuda al desarrollo personal y profesional. “Más que nunca, las empresas valorarán la oportunidad de conectar a sus empleados con una cultura emprendedora y disruptiva, que pueda acelerar el cambio hacia empresas ágiles, adaptables a cambios continuos”, indica María Calvo, directora de Comunidad y Desarrollo de Negocio de Impact Hub Madrid.

También el coworking seguirá siendo el lugar natural de las startups y emprendedores, que hoy necesitan más ayuda que nunca y que encuentran en estos espacios el apoyo, los recursos y las sinergias necesarias para impulsar sus proyectos.

Modelos híbridos de trabajo
Surgen modelos híbridos de trabajo que combinan lo mejor de trabajar a distancia (flexibilidad, autogestión y conciliación para el trabajador; orientación a resultados y ahorro de costes para la empresa) con la necesidad de tener un espacio de encuentro, de conexión humana, que permita trabajar en comunidad cuando se requiera.

Se generalizará el pago por uso de servicios y la innovación será una constante en el diseño y la oferta de nuevos productos y servicios a los diferentes públicos. Un ejemplo son los “cheques coworking” que se están promoviendo ya entre empresas de otros países.

Lo híbrido entra con fuerza en el sector de los eventos, uno de los más golpeados por la crisis del coronavirus. Ante las limitaciones de uso de salas y reducciones de aforo, Impact Hub Madrid se ha reinventado para ofrecer soluciones de eventos online, híbridos y seguros que combinan la producción y el diseño de la experiencia online y toda sus posibilidades de acceso, agilidad y replicabilidad, con el uso de espacios singulares dotados tecnológicamente.

Teletrabajo y coworking
Antes de la COVID-19, solo el 5% de empleados en España trabajaba en remoto de manera habitual, según resultados de la Encuesta de población activa (EPA) publicados por el INE (Instituto Nacional de Estadística). Y, de un día para otro, el país se ha visto sumergido en el mayor ejercicio de teletrabajo que podíamos imaginar. Dista mucho, no obstante, del teletrabajo como fórmula para ganar en conciliación, autogestión y sostenibilidad, pero esta experiencia abre la puerta a repensar las formas de trabajar y relacionarnos, de forma organizada a partir de ahora.

Impact Hub sostiene que, al contrario de excluirse, el teletrabajo y el coworking crecerán y se complementarán. Ambos ofrecen la flexibilidad que demandan hoy día las empresas y profesionales ante las medidas de distancia física, la reducción de costes y el entorno cambiante. El uso de oficina convencional convivirá con el trabajo a distancia, ya sea en casa o en espacios de coworking, con ventajas profesionales estos últimos frente a las domésticas.

Surge, por otra parte, la necesidad de conectar bajo un mismo propósito a una comunidad ahora dispersa de empleados, socios y colaboradores. Serán imprescindibles las herramientas para alinear a todos estos grupos alrededor de la misión de las organizaciones y para aumentar el sentimiento de pertenencia y compromiso.

Comunidad e impacto siguen siendo claves

La comunidad y el impacto positivo permanecen en la base de su modelo de coworking y apoyo al emprendimiento. “Si algo ha demostrado la crisis es que la respuesta a los retos complejos siempre se logra en comunidad. Los trabajadores se han debido enfrentar en solitario a las pantallas desde sus hogares, pero sintiendo la necesidad de seguir conectados”, apunta Antonio González, CEO de Impact Hub Madrid.

Cuidar la comunidad ha sido el foco central de Impact Hub en la primera respuesta a la crisis, que en tiempo exprés viró su actividad pública al espacio online a través de encuentros online, hackatones virtuales y recursos útiles. “Durante este tiempo, hemos intensificado las comunicaciones y el contacto con nuestros miembros, atendiendo a sus realidades particulares y destacando el valor de conectar en comunidad más allá del espacio físico. Hemos recopilado las iniciativas altruistas que surgían dentro de la comunidad y desafiado la distancia física con la solidaridad social, y hemos lanzado el programa de apoyo Impact Care”, destaca Calvo.

Por otro lado, esta comunidad global de emprendedores con impacto apunta a que durante la reactivación, las empresas tendrán que enfrentarse a su razón de ser y demostrar con hechos, no palabras, su impacto positivo en la sociedad. “Pensamos que el impulso de cambio después de esta epidemia será más fuerte y más sostenido en el tiempo.Tenemos la oportunidad de reconstruir y redefinir el cambio sobre nuevas bases donde la sostenibilidad, el propósito y la creación de impacto positivo sean ejes reales y no solo aspiracionales. Impact Hub Madrid nació en un contexto de crisis en 2010 y estamos preparados para ser parte de la solución a esta nueva crisis, que requerirá grandes dosis de creatividad, innovación y colaboración”, sostiene González.

La organización se propone seguir apoyando el emprendimiento y fomentado iniciativas de intraemprendimiento como una vía eficaz de actuar en el mundo y crear empleo de calidad. “Queremos acompañar a las personas, empresas y organizaciones que liderarán las empresas del futuro en su camino hacia la generación de impacto positivo. Desde el emprendedor que necesita formación o impulso para su proyecto a la gran empresa que busca implementar cambios en sus formas de trabajo y transicionar hacia la sostenibilidad”, indica González. Para todo ello, Impact Hub se guía por los Objetivos de Desarrollo Sostenible y su experiencia como empresa B Corp.

¿Te ha gustado el artículo?

1 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top